null: nullpx
bebe

¿A tu bebé le están saliendo los dientes? Alivia el dolor con estos remedios caseros

Publicado 31 Ene 2018 – 06:23 PM EST | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

La dentición es el proceso en que aparecen los dientes del bebé. Esto ocurre entre los 4 y los 7 meses, aunque hay algunos pequeñines que comienzan desde los tres meses y otros que lo experimentan hasta que cumplen un año.

En realidad los dientes comienzan a desarrollarse desde que estamos en el útero de nuestra madre. No obstante, se mantienen dentro de las encías y no se manifiestan hasta que transcurre un periodo de desarrollo fuera de él. Generalmente primero aparecen los inferiores del centro, luego los superiores centrales y después los laterales, los caninos y los molares.

Este proceso se prolonga hasta los tres años, tiempo en el cual tu hijo tendrá un total de 20 dientes ‘de leche’ o temporales, que permanecerán en su boca hasta los seis años (más o menos) y después serán reemplazados por piezas dentales permanentes.  

No es tan lindo como parece

Desafortunadamente, la dentición es un proceso incómodo para los bebés, pues presentan algunos síntomas como:

  • Irritabilidad
  • Incomodidad general
  • Inflamación y dolor en las  encías
  • Babeo constante (que incluso puede causar irritación facial)
  • Ganas de morder
  • Falta de apetito
  • Problemas para dormir
  • Fiebre ligera (sólo en algunos casos)

De acuerdo con información de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria ( AEPap), no hay evidencia de la aparición de los dientes provoque dolor en los bebés, pero sí molestias y una sensación extraña, pues nunca antes habían percibido que la mucosa de sus encías se abrieran.

Si tu hijo presenta otros síntomas como fiebre alta, congestión nasal, diarrea y/o aletargamiento, debes acudir con el médico para descartar cualquier problema de salud. Pero si su dentición es normal y sólo quieres ayudarlo para que no se sienta incómodo, puedes probar con estos remedios naturales.

#1 Paletas de leche

Coloca un poco de leche (materna o de fórmula) en un recipiente para hielos y colócalo en el congelador. Recuerda que debe estar muy limpio, al igual que el congelador, y evita que esté cerca de otros alimentos o recipientes -como carne congelada, botes de helado, etc.- para que no se contamine.

Ofrece estas ‘paletas heladas’ a tu bebé cuando notes que está irritable o sus encías se ven inflamadas. El frío ayudará a calmar la hinchazón y disminuirá las molestias.

#2 Masaje

Dar un suave masaje en la boca del bebé también puede ayudar. Aplica una ligera presión con tu dedo (que por supuesto debe estar muy limpio) en las encías y muévelo formando círculos.

#3 Toallita congelada

Toma una pequeña toalla de tela (de preferencia nueva) y mójala con té de manzanilla. Colócala en el congelador y dásela a tu bebé cuando tenga muchas ganas de morder algo. De esta manera no se lastimará al querer morder un juguete, percibirá un sabor agradable y sentirá alivio en sus encías.

#4 Puré de manzana frío

Puede ser de alguna otra fruta, según los gustos de tu bebé. La consistencia pastosa y la temperatura fría (no demasiado, para no irritar su garganta) ayudarán a disminuir la inflamación de las encías.

Reacciona
Comparte