null: nullpx
Consejos

5 sencillos hábitos diarios para fortalecer la relación con tus hijos

Publicado 2 Ago 2017 – 05:57 PM EDT | Actualizado 23 Mar 2018 – 01:30 PM EDT
Reacciona
Comparte

El lazo que compartes con tus hijos es de lo más bonito, significativo y no lo cambiarías por nada del mundo. Pero a veces entre la falta de tiempo, las responsabilidades y el estrés, darle mantenimiento a esa unión resulta un tanto trabajoso. ¡No te preocupes! No tiene nada de malo admitirlo, a todos nos pasa.

Por eso queremos compartirte estos 5 sencillos hábitos para fortalecer la relación con tus hijos. Sólo necesitas ser constante y poner atención en los detalles:

#1 Juegos y apapachos

El contacto físico es esencial en cualquier relación importante de tu vida. Abrazos, besos, caricias, tomarse de las manos, mirarse a los ojos. A veces el amor lo reconocemos más en las acciones que con sólo las palabras.

Jugar es una manera grandiosa de enseñarle habilidades sociales mientras ejercita sus capacidades motrices y, además, pasas tiempo de calidad con él. Puedes tener un rato divertido sin hacer actividades complejas y extraordinarias, rentando todos los inflables que encontraste en Internet. Intenta jugar con él mientras realizan sus tareas diarias, como fingir que el bote de la ropa sucia es la boca de una ballena y deben alimentarla con calcetines.

#2 Comunicación y empatía

Que tus hijos sean más jóvenes que tú no quiere decir que necesiten menos una buena charla como las que tienes tú con tus amigos. Demuéstrales que pueden contarte sus miedos, sus problemas, sus sueños y sus historias diarias sin miedo a ser juzgados sin razón. Despierta en ellos su confianza hacia a ti y ayúdalos a enfrentar aquellas cuestiones que los sobrepasan. 

Ponte en sus zapatos: ¿cómo te hubiera gustado que te trataran a ti cuando eras pequeña?

#3 Tiempo para cada quien

Si tienes más de un hijo, no sólo pases tiempo con todos en familia. Dedícale tiempo personal a cada uno de tus chiquitos. Así recordarán que son importantes tanto en su grupo familiar como individualmente. Reconócelos como las personitas valiosas que son.

#4 Déjalo expresar sus emociones

Aunque sea más agradable que tu hijo te presuma el dibujo que hizo en clase a que esté haciendo berrinche en el súpermercado, debes dejarlo expresar todas y cada una de sus emociones.

Las emociones "negativas" como el enojo, la envidia o la tristeza serán parte de la vida de tu chaparro, así que es mejor dejarlo experimentarlas de pequeño para que sepan cómo lidiar con ellas después. Pregúntale cómo se siente, por qué se siente así y cómo le gustaría solucionarlo. De esta manera no sólo te conectarás con él en un nivel emocional, sino que también le darás las herramientas para convertirse en un adulto responsable de sus emociones.

Ojo: darle la posibilidad de expresarse y darle retroalimentación no son sinónimos de dejarlo hacer lo que quiera.

#5 Disfruta el momento

No importa si están viendo una película, armando un rompecabezas o haciendo la tarea: enfócate en ese instante y saborea cada momento de él. Recuerda que ese tiempo no se repetirá y aprécialo como el tesoro que es.

¡Nada de WhatsApp! Deja el celular en la mesa, que no desaparecerá por unos minutos que lo ignores. Ensúciate las manos con él y corran por el patio como locos. Tu pequeño apreciará que convivas con él en plenitud, reconocerá que es valioso para ti y sabrá que cuenta contigo.

Un último tip: Estos hábitos los puedes aplicar con cualquiera de tus hijos, no importa qué edad tengan. Obvio las dinámicas son diferentes entre niños de preescolar que con adolescentes, pero no importa en qué etapa de la vida estén, nunca se es demasiado viejo para recibir el amor de su mamá y papá.

Reacciona
Comparte