null: nullpx
bebe

17 cosas que le pasarán a tu bebé los primeros 3 meses de vida y son normales ¡No te asustes!

Publicado 5 Oct 2018 – 02:37 PM EDT | Actualizado 5 Oct 2018 – 02:37 PM EDT
Reacciona
Comparte

Despeja tus dudas sobre la maternidad, esas incógnitas del recién nacido que no te dejan dormir tranquila y te agotan. Disfruta de ver a tu bebé sano con la cabeza libre de preocupaciones. ¡Ponte al día!

#1 Pies

Suelen tener los pies algo más fríos que el resto del cuerpo. ¡A usar calcetitas!

#2 Usar gorrito

Los recién nacidos suelen perder calor por la cabecita, para eso es el tan recomendado gorrito.

#3 Vómitos

Muchos bebés regurgitan después de mamar o de tomarse el biberón. Es algo normal. No hay razón para preocuparse, pues no suele ser mucha cantidad.

Por regla general, solo echan la leche que han tomado de más. Si esto ocurre frecuentemente, aumenta la cantidad y/o el niño empieza a perder peso, entonces sí habría que consultar a un médico, porque podría no estar digiriendo bien la leche.

#4 Cólicos

Si tiene dolor de panza o llora mucho después de comer, puede tener la pancita llena de gases. ¿Qué hacer para ayudarlo? Cada mamá tiene sus fórmulas para combatir los cólicos de los bebés: gotitas, masajes orientados a los cólicos, tetinas o biberones especiales, etc. No todo funciona para todos los bebés. Algunas sí y otras no.

Por eso, más que aliviar los cólicos del bebé, lo mejor es prevenirlos. Si usa biberón procura que la leche esté tibia, porque fría le provocará dolor de estómago.

Otra dato a tener en cuenta es que el biberón esté inclinado para que el chupón nunca siempre esté lleno de leche. Recuerda que los gases se producen cuando el bebé toma aire.

Si no puedes evitar los cólicos, alivia el dolor del bebé. ¡Prueba con este masaje!

#5 ¿Por qué no está feliz?

No es que los recién nacidos no se sientan a gusto contigo, ¡todo lo contrario! Pero, hasta pasados los 3 meses, no verás muchas sonrisas ni alborotos y es completamente normal.

#6 El cordón tarda en caerse

Paciencia. Por supuesto que el cordón umbilical es poco agradable y hay que cuidarlo mucho, pero recuerda que se caerá alrededor de las dos semanas.

Lo importante es que uses esponjas para bañarlo y secarle la humedad. Cuanto más rápido se seque, más rápidos se caerá.

Incluso si sangra un poco, es absolutamente normal. Es otra de las curiosidades del cordón umbilical. ¡Piensa que es una costra!

#7 Sectores blandos

Hay dos sectores blandos en los bebés que debes cuidar, pues ambos están en la parte superior de la cabeza. Hay que evitar presionar estas áreas sensibles. Entonces, ¿puedes peinarlo?

¡Sí, obvio que sí! Incluso si el bebé se hiere, tienes que saber que están recubiertos de una gruesa capa de membrana que los protege.

#8 ¿Está lleno o se queda con hambre?

Aunque los bebés no hablen, sí te harán entender cuando tienen hambre o cuando ya no quieren más. Suelen necesitar comer cada 2 a 3 horas.

#9 Cantidad de pañales

Los primero cinco días es difícil contar la cantidad de pañales. Pero, si estás preocupada porque usa demasiados, es un buen indicador llevar la cuenta. En promedio se tienen cinco a seis pañales mojados al día, y al menos uno o dos con heces. En total, entre unos 8 y 10.

#10 Perder peso

Un recién nacido pierde del 5 al 8% de su peso al nacer en la primera semana. Pero se supone que tiene que recuperarlo la semana siguiente. En caso contrario, sí deberías ver a tu médico.

#11 Tiene gripe

¡No te mortifiques! Puede que lo hayas cuidado muy, pero muy bien, y de todos modos haya contraído gripe. Es normal que los bebés padezcan una 3 o 4 gripes al año y eso es porque las cepas de este virus siguen evolucionando.

#12 Tos y más tos

La tos es muy frecuente en los pequeños y se vuelve una pesadilla para los padres (y para ellos, claro). Tienes que distinguir entre cuatro tipos distintos para saber qué medidas tomar. A continuación te decimos cuáles son esas variantes, pero recuerda que es importante que hables con el pediatra al respecto.

La tos seca suele ser producto de una infección respiratoria superior, resfriado o gripe. Si empeora en ambientes cálidos, es ésta.

La "tos de perro", que suena como un ladrido, se produce porque la parte superior de la tráquea está hinchada. Puede ser por una infección viral.

La tos húmeda, con exceso de moco fluido, podría ser producto de infecciones o asma.

La tos ferina es la que más asusta porque suele empeorar por la noche, pues todo el moco va a los bronquios. Hay niños que llegan a ponerse azules por la escasez temporal de oxígeno. Es clave saber qué hacer ante la tos nocturna del bebé, pero no te olvides de comentarlo con su médico.

#13 Popó explosiva

La popó del recién nacido es principalmente líquida, con algo de textura parecida a semillas de mostaza. Es normal que el color vaya de marrón al verde o amarillo.

¿Cuándo preocuparse? Si se detecta algún signo de sangre, sí es momento de llamar al pediatra.

#14 Mocos

Es importante extraer la mucosidad o líquido de la nariz y la boca del bebé con una bombilla de succión, para una respiración exitosa y aliviar la incomodidad para el bebé. ¿No le salen? Tranquila, entonces el médico le puede administrar gotas de solución salina para suavizarlo.

#15 Rechaza la medicación

El médico le ha recetado medicamentos, pero tu bebé los vomita. Es un reflejo normal, porque hay cuerpos que toman los agentes exteriores y ajenos, por ejemplo los medicamentos, como enemigos. No lo fuerces. El mejor modo es distraerlo o mimarlo a la hora de dárselo.

#16 Sudor

Es normal que el bebé sude si se le abriga demasiado. Piensa que él está en el mismo ambiente que tú, por lo tanto, guíate de tu percepción para vestirlo.

#17 Piel irritada o seca

La piel irritada o seca en la zona de pliegues es completamente normal, pero tiene una causa muy probable: la humedad. Por eso es importante secar bien al niño luego de bañarlo.

De hecho, hay médicos que no recomiendan el baño diario porque, a diferencia de la común creencia de que libra al cuerpo de bacterias y virus, quita la humedad natural de su cuerpo. Si el clima es muy caluroso puedes bañarlo a diario, pero usa agua tibia y evita el shampoo o jabón.

No dejes de ver:

Reacciona
Comparte