Los celos de la hermanita nueva

Ser madre le cambió la vida a Bárbara Bermudo y te cuenta cómo logró hacer que Mía no tuviera celos de su hermanita Camila.
13 Ene 2011 – 12:39 PM EST

Por Bárbara Bermudo

Para mí llegar a ser madre me ha cambiado mi vida. Siento, pienso y actúo muy diferente ahora con mis dos hijas, y todos los días le doy gracias a Dios por estos seres tan maravillosos que llegaron para enseñarme a vivir una vida mas plena.

Cuando las personas se me acercan, me preguntan ¿Bárbara cómo está todo? ¿Cómo te va con Mía y Camila? Me río y lo primero que digo es: "me falta sueño, pero es parte del gozo de ser mamá, mi vida gira en torno a ellas y no podría ser de otra manera.

Eso si, al comienzo luché un poco con eso de haber perdido la libertad de hacer lo que yo quería y cuando se me ocurriera junto a mi esposo, sin embargo lo más emocionante es que cada día es una nueva aventura llena de enseñanzas.

Quizás uno de los momentos más especiales con la llegada de Camila, mi segunda hija, fue cuando Mía su hermana de 18 meses, la conoció por primera vez. Les confieso que estaba un poco nerviosa de cómo iba a ser ese momento, pero afortunadamente todo transcurrió con paz y armonía.

Pero por supuesto esto requiere tiempo y preparación. Por eso, desde que comenzó mi embarazo quisimos que Mía fuera parte de los preparativos. Fue algo muy especial y ahora vemos el fruto, pues Mía es una excelente hermana mayor sin sentir celos.

Para las que estamos criando hijos a veces es importante saber lo que hacen otras madres y aprender de sus aciertos y errores. La experiencia enseña mucho y nos ayuda a ser cada día mejores en esta maravillosa aventura llamada maternidad.