¡Mercurio entra en Aries! Descubre el poder de lo que dices

Las palabras que decimos y escuchamos pueden causar alegría o dolor y tristeza. Más... Por Profesor Zellagro
6 Abr | 7:42 PM EDT

¿Qué sucede cuando escuchamos ciertas palabras?

¡Mercurio entra en Aries y la lengua está suelta!

El 7 de abril del 2014 el planeta Mercurio, regente de Géminis y Virgo, conocido como el "planeta de las comunicaciones", comienza su tránsito por el signo de Aries a las 10:35 am, hora del Este de EU.  Estará en ese signo hasta el día 23 de abril cuando se traslade a Tauro, a las 4:16 am, también directo. Es un tránsito muy importante pues indica la expresión, el pensamiento y palabra rápidos, y también, entre otras cosas, la lengua afilada, a veces demasiado irónica, o impulsada por emociones.

Es por eso tan importante conocer el impacto de las palabras, sobre todo durante este ciclo zodiacal para así evitarnos malos ratos. Cada vez que pronunciamos una palabra y alguien la escucha la asocia inmediatamente con lo que la misma significa para esa persona. Precisamente, por esa cualidad es que nos podemos comunicar, y también, muchas veces causar malentendidos. ¡No en vano se les llama en Psicología el segundo sistema de señales!

Cuando decimos algo, pensando en lo que para nosotros tiene un significado podría tal vez no ser lo mismo para quien lo escucha de ahí tener mucho cuidado, sobre todo cuando estamos tratando con personas de diferentes procedencias.

Las palabras representan conceptos. Y si esos conceptos se van formando mal a lo largo de la vida cuesta mucho irlos cambiando.

Por ejemplo, al niño pequeño lo llevan al médico. La mamá dice “voy a llevar al niño al doctor”, y en la mente del niño se asocia una cosa con la otra "para el pequeño la palabra doctor equivale a médico.

Pasan unos días y el papá anuncia que “esa noche va a venir a cenar con nosotros el abogado de la compañía el doctor Hernández”. El niño espera ver un médico, cuando llega el Doctor en Leyes,  le preguntará a su papá “¿en qué hospital está ese doctor?”. Entonces en esos momentos el niño aprende que doctor es más que médico y comienza a ampliar conceptos.

Tenemos que aprender a ampliar conceptos

Si durante toda tu vida has estado asociando una palabra con ciertos rasgos de personalidad, o un estereotipo es hora ya de abrir la mente e incorporar nuevas ideas que correspondan más a la realidad. También aprender a controlarnos si escuchamos una palabra que nos resulta ofensiva pues posiblemente la idea que tenemos de la misma no es la misma de lo que la persona piensa.

Eso es muy importante cuando tratamos con personas de diferentes culturas, etnias, religiones, idiomas, países y familias pues la mala comunicación lleva a los problemas y hasta las guerras. Un esposo que le dice a su esposa algo que para él tiene un significado pero para ella otra ¡puede desatar una verdadera guerra! El enamorado se equivoca, la enamorada también.

Escuchamos una palabra y por asociación, pensamos en otra. Precisamente en eso se basan inclusive las publicidades comerciales, cuando preparan anuncios en que se pone una playa y se asocia con determinada cerveza, así cuando la persona piensa en la playa lo asocia con la cerveza, y de esa manera se van creando asociaciones nerviosas temporales en el cerebro, conexiones que forman luego reflejos condicionados.

Palabras que traen malas vibraciones

Las palabras que traen emociones negativas

Ciertas palabras, al escucharlas, evocan emociones negativas, como son las palabras odio, guerra, venganza, matar, envidia, y otras por el estilo. Por eso se recomienda evitarlas.

Las palabras que inspiran sentimientos positivos

Otras palabras, por el contrario, evocan emociones y sentimientos positivos como amor, amistad, franqueza, lealtad, tolerancia, y así sucesivamente.

Al niño pequeño que desde niño le están diciendo “eres malo, o bruto, o eso o aquello” va formando esas imágenes en su mente, va creando lo que suele llamarse “el Falso Ego” que no es en realidad su verdadera identidad. Si por el contrario se estimula, y desde pequeño se le va afirmando con valores correctos “el niño es muy bueno, no hará eso, o es muy obediente, o es amoroso” entonces actuará cómo se espera de él. Muchos problemas que los padres tienen con los hijos y su educación se debe, precisamente, a esa programación negativa que muchos llevan inclusive y la arrastran toda su vida, inclusive ya siendo adultos.

Un lema peligroso

“Que todo lo que me deseas se vuelva a ti multiplicado”

En algunos lugares cuelgan un letrero así en los comercios. Generalmente no lo hacen con mala intención. Aparentemente es un deseo basado en la Ley del Karma, pero no es así. En un escenario positivo, la persona llega a donde está otra con un buen deseo, y se siente feliz pues “mis buenos deseos hacia esa persona se multiplicarán”, pero supongamos que sea a la inversa y no llega con muy buenos deseos, entonces ese mal se multiplica, digamos si llegaba con un aguacero, sale con un huracán. En lugar de mejorarse, el mundo se empeora, como dijo una vez Gandhi “si seguimos dando ojo por ojo y diente por diente el mundo va a estar lleno de tuertos y desdentados”.

En su lugar lo que hay es que canalizar esa vibración negativa en algo positivo. Que al llegar a esa persona se transforme. O sea, el fenómeno inverso.

Observa lo siguiente: un poco de fuego nos da calor, sirve para calentarnos y cocinar nuestros alimentos, pero un exceso de fuego causa un incendio. El fuego en si no es malo, es la forma en que se expande y canaliza. Alguien que se enoja porque se han burlado de él o de ella y aprovecha ese enojo como un reto para superarse está canalizando positivamente esa ira, pero si en su lugar se vuelve hacia quienes le están haciendo objeto de mofa y les agrede no estará canalizando esa emoción de forma positiva. Si la espina de una rosa te hiere, ¡no vas a odiar por eso a las rosas!

Inclusive dentro de nuestro idioma una palabra tiene connotaciones diferentes y puede hasta parecer grosera cuando realmente no lo es ni la intención de quien lo dijo era esa. Un verbo que es completamente correcto en el sentido de agarrar o tomar algo con las manos, cuando estamos en España, Cuba y otros países hispanoparlantes, en otros lugares como México, podría sonar como grosería. Y muchísimos ejemplos más.

¿Lo mejor? Utilizar nuestro sentido común, estar siempre dispuestos a aprender y ampliar nuestros conceptos y así nos evitaremos muchos dolores de cabeza. ¡No saltar como una liebre cuando pensamos haber escuchado algo ofensivo! Reflexionar y conceder el beneficio de la duda, hay un refrán que bien lo expresa “no hay palabra mal dicha, sino mal entendida”.

Ahora que acabas de leer esta nota sobre el poder de las palabras, baja la aplicación UVIDEOS en tu celular, es gratuita y busca Horóscopos para que estés al día.

Más sobre el Profesor Zellagro aquí: Nuestro Astrólogo, el Profesor Zellagro

Visita ahora mismo tu sección de  Horóscopos y videos  y participa en tus  foros místicos para mayor información ¡te esperamos en  Facebook! ¡Muchas gracias. Profesor Zellagro 

¡Participa en mi blog! ¡Sìgueme en twitter! No te pierdas tampoco los Horóscopos del Niño Prodigio y Mizada