El alboroto del momento: ¡el cielo se está cayendo!

En su afán por anunciar el fin del mundo muchas personas acuden a cualquier argumento que se les ocurra. La última "moda" ¡el cielo se está cayendo!

En su afán por anunciar el fin del mundo muchas personas acuden a cualquier argumento que se les ocurra. La última "moda" ahora es declarar que "¡el cielo se está cayendo!" lo cual se une a toda una sarta de falacias producto de la ignorancia o la imaginación.

El rumor surge de la proximidad que se observa en las nubes que se van más bajas, cercanas a la superficie, y se debe por supuesto a fenómenos naturales climáticos ya que las nubes no son más que vapor de agua condensado.

Recordemos además que el cielo, como tal, no existe físicamente. La palabra "cielo" que vemos asociada con muchas religiones no se refiere a ese espacio astronómico que por cierto no es real, sino algún lugar equis al cual, según la fe de cada cual, irían las almas de los difuntos y nadie sabe donde está. De la misma manera, no se puede decir que "el cielo está arriba de nosotros" ya que se trata de una posición relativa, pues como la Tierra es redonda, lo que en esta parte del mundo vemos "arriba" estaría "abajo" en el lado opuesto del planeta.

El famoso correo de “Marte se verá como la Luna de grande”

En estos días también comenzará de nuevo a circular el famoso email o correo electrónico que todos los años inunda la Internet con el anuncio de "Marte estará tan cerca de la Tierra que se verá del tamaño gigante y habrá dos lunas en el cielo".

Se trata de otro de los conocidos "correos basura" que inundan el espacio cibernético, algunos inclusive llegan a creerlo saliendo a las azoteas de su casa a ver las "dos lunas" que por supuesto, jamás verán porque es imposible.

Asimismo muchas personas ignoran que los llamados "alineamientos planetarios" no son nada nuevo y ocurren con mucha frecuencia. La posición respectiva de los planetas con respecto al Sol vistos desde la Tierra les hace ver en línea recta y este fenómeno también es causa de confusión haciendo que circulen correos anunciando calamidades que no tienen que ver nada con dichas posiciones planetarias. Lo mismo puede decirse de las manchas y tormentas solares.

Así que cuando alguien venga con otra historia del "fin del mundo" les puedes recordar todos los anuncios fallidos que durante dos mil años o más han estado creando suicidios, temor y pánico como puedes leer haciendo clic en la nota siguiente: fin del mundo, verdad o mentira  y aplicando una nota de humor indicarles que "se compren un techo nuevo por si el cielo les cae encima".