publicidad
Niña comiendo arcoiris de dulce

Trucos para mantener a los chicos alejados de los dulces

Trucos para mantener a los chicos alejados de los dulces

Les ofrecemos estos secretos para mantener a los chicos alejados de los dulces y más cerca de las comidas saludables.

Niña comiendo arcoiris de dulce
Niña comiendo arcoiris de dulce

Todos hemos sido chicos y sabemos la fascinación que pueden llegar a provocar los dulces en los niños. Sus presentaciones coloridas y sus intensos sabores son difíciles de resistir. Entonces, ¿cómo hacer para rechazar una paleta redonda y llena de colores cómo el arco iris?.

Aunque no es una tarea fácil, tampoco es imposible. Menos aún para las supermamás que están acostumbradas a sortear las metas más difíciles con su ingenio, creatividad y energía.

Por eso, les vamos a revelar algunos trucos secretos de manera que mantener a los chicos alejados de los dulces sea una tarea más sencilla.

Lejos de su vista, lejos de su boca

Hacer que los chicos no coman golosinas es particularmente difícil cuando llega la época escolar.

publicidad

Muchas mamás se dejan llevar por la abundante oferta de alimentos azucarados que hay en los supermercados para preparar la cajita con la merienda de los chicos. A esto se suman los ‘parties’ en la escuela y los cumpleaños en la casa de los compañeritos. Y sin volvernos extremistas, todos sabemos que esas costumbres nos están alejando de otros alimentos saludables que son imprescindibles para lograr una dieta saludable en los chicos.

Con suma practicidad, la nutricionista Ximena Jiménez nos recuerda que “lo que está fuera de la vista de los chicos, está fuera de su boca”.

Tampoco es necesario irse al otro extremo de prohibirlos, que sería lo mismo que una infancia triste, pero sí un poco de control.

“Lo más importante es tener alimentos sanos a la vista y siempre listos para comer. Por ejemplo: cortar pedacitos de frutas como piña, manzanas, zanahorias, apio y otros que no necesitan mayor preparación como bananas, fresas y uvas. Debemos hacer lo contrario con los azucarados y dificultar su acceso”.

Entonces, el primer paso es fácil: debemos reemplazar los dulces por frutas frescas y que tengan color.

El beneficio

El principal beneficio de reemplazar los productos azucarados por estos alimentos naturales es que los últimos aportan importantes nutrientes para el desarrollo de los niños. Por ejemplo: leche descremada en lugar de sodas, frutas en lugar de dulces.

Para que se haga costumbre

El mercado es un buen lugar para empezar nuestra aventura de mantener los dulces alejados de los niños. Allí podemos empezar a aplicar los hábitos que nos harán más fácil nuestra misión de acostumbrar a los niños a ingerir alimentos naturales y no tantos dulces.

La nutricionista Ximena Jiménez sugiere que en lugar de comprar tantos jugos, debemos comprar más frutas. “Si compramos jugos deben ser 100% naturales. No nos dejemos llevar por la publicidad y elijamos los alimentos saludables como lentejas, quesos y panes integrales”.

La profesional, que es portavoz de la Academia Nacional para la Nutrición y la Dietética, destacó que “la excepción son los cereales fríos porque a estos les añaden varias vitaminas y minerales”.

Los diferentes nombres del azúcar

Jiménez también recomendó a las madres realizar una cuidadosa lectura de las etiquetas de los productos y con el objetivo de descubrir que el azúcar está presente bajo varios nombres. “Hay que tener en cuenta que el azúcar en las etiquetas tiene varios nombres: molasas, miel, sacarosa, fructosa y otros nombres menos conocidos que terminan en osa”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad