publicidad
Comprando alimentos saludables

Así da gusto ir al supermercado

Así da gusto ir al supermercado

Más vale estar preparados. No es una tarea que podemos delegar si queremos que nuestra familia se alimente en forma saludable.

Comprando alimentos saludables
Comprando alimentos saludables

Nos guste o no, tenemos que ir al supermercado. No es una tarea que podamos delegar, sobre todo si queremos que nuestra familia se alimente en forma saludable. Es más, aquellas personas a las que no les desagrada la rutina de tomar el carro y cargarlo de productos dicen, para defenderse, que es lo más parecido a ir de “shopping”, y ya sabemos las cualidades terapéuticas que tiene ese tipo de salidas para algunos.

Pero ¿qué consejos debemos poner en práctica para que ir al supermercado no se convierta en una tortura? ¿Cómo evitamos comprar alimentos que no necesitamos? ¿Podemos ahorrar?

Tómate tu tiempo y apunta, porque estos consejos te pueden ayudar.

Prohibido ir con hambre

Es el primer consejo que no se puede dejar de lado. Es recomendable llegar sin apetito al supermercado. Si vamos a hacer las compras con hambre, lo más probable es que compremos dulces u otros alimentos de alto contenido graso para calmar esa sensación. Es preferible comer un refrigerio antes de ir.

publicidad

Sigue a Jimena Gallego en su twitter para más ideas sobre cómo mantener tu energía y la de tu familia.

Elige el supermercado que más te gusta

Más allá de que siempre se insiste en que debemos elegir el supermercado que más descuentos nos ofrezca y que así nos permita ahorrar, los especialistas también recomiendan otro aspecto. En ese caso, es importante que elijamos la tienda en la que más cómodas nos sintamos y, básicamente, que ofrezca los productos que queremos para nuestra dieta. En definitiva, la idea es que podamos adquirir lo correcto de forma fácil.

Evita los horarios de más tráfico

Para muchos hacer la lista e ir al supermercado es una tarea estresante. El cuadro se puede agravar si además la tienda está abarrotada de gente y encima hay que hacer interminables filas frente a los cajeros.

Todo eso lo podemos evitar si sabemos cuáles son los horarios de más tráfico en nuestro supermercado. Por ejemplo, los días de semana, entre las 5 y las 7 PM es muy posible que el lugar se encuentra abarrotado. Es lógico, la mayoría realiza sus compras luego de salir del trabajo. Algo similar ocurre en las primeras horas de los domingos y otros días festivos.

Por ello, los horarios recomendados son: a primera hora en la mañana, durante la semana, y por la noche los fines de semana. También es aconsejable hacerlo a la hora en la que se transmite un programa de televisión que sea popular.

Los alimentos saludables, primero

Por lo general, los alimentos saludables se encuentran en las estanterías que están sobre las paredes de la tienda o dentro de los refrigeradores, como lácteos, carnes, pescados, etc. Estos son los primeros que debemos poner en nuestro carro. Mientras tanto, los productos procesados que vienen en paquetes, cajas u otros envoltorios son los que abundan en los pasillos. Por lo tanto, mientras menos tiempo pasemos en esos sectores, más saludable será nuestra compra.

Más empaquetados, menos nutritivos

Otra regla que podemos aplicar para obtener alimentos naturales y saludables es la del empaque. Como decíamos anteriormente, mientras más envoltorio tenga el alimento elegido, menos posibilidades hay de que este haya retenidos sus propiedades naturales, sobre todo en lo que se refiere a nutrientes o calorías, que es algo que necesitamos para el organismo. A simple vista, podemos observar que los alimentos recomendados para una dieta nutritiva están prácticamente “desnudos” en las góndolas de los supermercados.

Una observación que si bien no tiene una corroboración científica pero que sí se encuentra en la práctica es que generalmente los alimentos saludables se encuentra en la parte inferior o menos accesible de los escaparates.

Traduciendo las etiquetas

Muchos productos creen demostrar que son saludables al incluir, como lo dispone la legislación, una detallada información nutricional en sus envoltorios, ya sean envases, cajas o cualquier otro. Pero, lo cierto es que la mayoría de nosotros no tiene los conocimientos necesarios para determinar si ese alimento es tan bueno como dice la publicidad.

publicidad

Por suerte, los especialistas ya hicieron este trabajo por nosotros y nos dan un consejo muy práctico. Si tenemos dos productos similares en nuestras manos, pero aún no decidimos cuál llevar, la recomendación es quedarse con el que menos ingredientes posee en su información nutricional. Seguro, será el más saludable.

Por favor…¡los snacks al final!

Es imposible resistirse y aguantar la tentación, pero hay que hacerlo. Por eso, la clave está en cargar los snacks al final de la compra. Esto podría ayudarnos a comprar menos de aquella variedad que casi no consumimos. También es aconsejable elegir los productos que, por cada porción, no sobrepasan las 100 calorías.

Una compra inteligente=ahorro de dinero

Es absolutamente lógico que cada uno tenga su propio método para ir al supermercado y de hecho, el proceso de compra es, en sí mismo, una actividad muy personal. Pero, aún así, todavía podemos lograr que se vuelva una tarea interesante, que realizada con inteligencia, nos permitirá ahorrar dinero.

Participa en el sweepstake de Quaker para tener la oportunidad de ganar $250.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad