publicidad
En la sociedad las mujeres no tienen un trato de igualdad por su género en el trabajo que desempeñan.

La mujer de hoy, ¿la súper-mujer?

La mujer de hoy, ¿la súper-mujer?

Las mujeres  en general ganan menos, trabajan más. Realmente hay igualdad de derechos y obligaciones?

En la sociedad las mujeres no tienen un trato de igualdad por su género...
En la sociedad las mujeres no tienen un trato de igualdad por su género en el trabajo que desempeñan.

Por: Maria Rosa Rivero

La pregunta que surge cuando  se considera  a la mujer de hoy es ¿Por qué entraron al  mundo del trabajo y la cultura con modelos masculinos?  ¿Por qué no pensar en modelos propios? ¿Realmente hay igualdad de derechos y obligaciones?

Las mujeres  en general ganan menos, trabajan más, siguen su tarea en el hogar de alguna manera, ya sea haciendo   las tareas o en la coordinación y supervisión de quién las realiza. Son pocos los hombres que se ocupan de ver qué falta en la heladera o revisar las tareas de los niños.

Esa misma mujer que se puso  su trajecito, sus tacones y tomo su portafolio, hace jornadas agotadoras y  controla  a la familia por el celular, regresa a casa y le espera otra jornada agotadora. Además de estar impecable y deseable.

publicidad

Pocas han intentado darle otra vuelta a la situación, pocos  son los varones que acompañan en estos cambios y comparten las tareas del hogar y los hijos, si bien algunos “colaboran”  no lo hacen desde  el compartir sino desde la ayuda: la tarea sigue siendo de ella.

¿Cómo se llegó a esta situación? Quizá  buscando la igualdad, quizá buscando participar o en la necesidad de conseguir dinero para sobrevivir. Ya sea por inquietudes personales, profesionales o necesidad económica, lo cierto es que las mujeres llegan al campo laboral  que era un espacio masculino con reglas hechas por hombres, reglas que siguen funcionando, tanto en la dedicación al trabajo que no considera la maternidad ni la familia, como en la competencia y maneras de negociar netamente masculinas.

Esta situación exige de las mujeres  mucha tensión y renunciamientos para acomodarse a maneras que no le son propias. Incluso a veces luchando contra ellas, como si ser mujer fuera un problema.

Las mujeres por no ser discriminadas, se discriminan, se intenta que no se note la diferencia, se ocultan sentimientos, intuiciones y formas de negociar para  semejarse a lo masculino y no a lo mejor de lo masculino  (que sería bueno), sino a lo más agresivo y negativo. Aprender de la diferencia enriquece, pero no ayuda dejar la esencia  personal y de género.

Se celebra el paso a hacia la igualdad, igualdad de oportunidades y de derechos y obligaciones. Pero... ¿existe esa igualdad? ¿Igualdad en los derechos pero también en las obligaciones?

Es importante que las mujeres se interroguen si no están pagando un precio  muy alto al trabajar bajo códigos que no han elegido y que no se relacionan con su vida y sus prioridades, en condiciones que no favorecen la realización personal.  Se paga un alto costo  y muchas mujeres están  “desesperadas”, desesperadas por tanta exigencia, por sentir que no rinden de diez, en ningún lado, que ven poco a sus hijos, que en el trabajo no rinden lo que son capaces y la pregunta es : ¿Por qué? Por qué no encontrar un equilibrio, por qué no se considera en los trabajos  que la igualdad no es absoluta sino relativa a necesidades e intereses, por qué los papás no faltan igual que las mamás cuando de enferma el hijo, por qué la heladera y su contenido son cosas de mujeres y sólo las madres son responsables del  rendimiento escolar de los hijos, etc.

Quizá la respuesta sea que a pesar de las largas horas de trabajo y estudio y de renunciar a tantas cosas no se ha podido reemplazar el modelo  tradicional de familia y en tanto las propias mujeres no acepten que su rol ha cambiado y dejen de sentirse responsable por TODO lo familiar  va a ser muy difícil atenuar la alta carga que significa seguir con ambos roles: madre-esposa ideal y mujer que trabaja a la par del hombre.

publicidad
publicidad
Comunidad
Las familias aplicaron desde el mes de septiembre y fueron identificadas de acuerdo a su ingreso económico y a sus necesidades. Durante cinco días estarán entregando las donaciones a las familias elegidas gracias a las contribuciones de voluntarios y organizaciones.
¿Por qué es importante que nuestros hijos crezcan con una base de educación sexual en su desarrollo emocional e intelectual? La Dra. Nancy señala la importancia de estas enseñanzas para criar mejores hombres y mujeres.
El cantautor boricua lleva años comprometido con la idea de aportar positivamente a la recuperación de estos pequeños. Para ello, realiza campañas de concientización en torno a esta enfermedad y trata de hacer un acompañamiento cercano a los pacientes.
La niña sacó la figura del pesebre para jugar con él, despertando la ternura y risas de los asistentes a la iglesia. La escena se volvió más divertida cuando otra pequeña intentó quitárselo para ponerlo en su lugar.
publicidad