Familia y Hogar

Ahora piensa en tí

Quieres mucho para tu familia, pero te olvidas de tí misma... Karla Martínez te ayuda a encontrar tu tiempo.
18 May 2010 – 12:00 AM EDT

La mayoría de la mujeres nos preocupamos tanto por los demás que llegamos a olvidarnos de nuestros propios intereses. Les cuento que yo tengo muchas metas por realizar como por ejemplo hablar Italiano, graduarme de chef, estudiar pintura, etc... Y me he dado cuenta que cada día pospongo más esos sueños. Siempre utilizando la misma frase, "no tengo tiempo". ¿Y saben porqué? Porque todo se lo dedico a mi familia y el poco tiempo que me queda libre estoy AGOTADA.

Una, como mamá, quiere lo mejor para los hijos, que si la escuela, el

ballet, el fútbol, natación, etc... Y por cumplir los sueños de todos,

nos olvidamos de cumplir los nuestros. No hay nada malo en querer

complacer a todos y hacer de nuestros hijos personas preparadas y

exitosas. Lo malo está en que a veces eso nos lleva a una frustración

que termina alejándonos del objetivo principal: el bienestar de la

familia. Cómo podemos criar hijos felices si nosotras mismas

no lo estamos. Cómo logramos que nuestros hijos luchen por sus sueños

cuando nosotras no luchamos. Pero lograr poner nuestras priridades como

mujeres y madres a la par, es muy difícil. Pero ¡sí se puede y se debe

hacer! No podemos olvidarnos de nosotras, de lo que somos. Porque

siempre terminamos siendo 'la mujer de...', 'la madre de...' ¿y la

mujer dónde queda? Dios nos dotó de hermosas cualidades y habilidades,

por algo nos dio la bendición de dar vida.Debemos encontrar la

forma de cumplir con las metas que nos pusimos desde que eramos niñas.

Pero ¿cómo? Según los expertos la clave es organizándonos y delegando.

Nosotras queremos hacer todo y tenemos que aprender a distribuir

labores. La vida es muy corta, cuando menos pensamos nuestros hijos ya

son adultos, hicieron su familia son exitosos y nosotras ¿dónde

quedamos?Yo quiero darles una mejor preparación a mis hijas de

la que yo recibí, es el propósito. Pero una buena manera es haciendo

que ellas se sientan orgullosas de su mamá. Viendo una mujer exitosa.

Las invito a que empecemos ya. No dejemos para mañana lo que podemos

hacer hoy. ¡Vamos chicas que sí se puede!Así que la respuesta a la pregunta que les hice al principio es: las dos.Las quiero, Karla