Ser Padres

Toda la familia está estresada. Como tener un ambiente cálido

Cómo reestablecer la armonía en el hogar cuando todos los integrantes de la familia viven bajo estrés y tensión.

"Todos los días gritos", protesta la madre. "Acá hay mala onda", se quejan los hijos; los gritos del padre se dejan oír... ¿Qué hacer ante tanta queja y cómo reestablecer la armonía?

En la sociedad actual, madre y padre intentan sostener a la familia, protegerla y mantenerla segura, eso lleva mucha energía y esfuerzo. El mundo de hoy ofrece tecnología y avances a los que se quiere acceder, la educación es importante y los padres trabajan mucho para darles lo mejor a sus hijos.

Los hijos viven atareados en diversas actividades y los tiempos para estar juntos son escasos y hay que aprovecharlos al máximo. También hay que dejar tiempo para sí mismo, deportes, salud, recreación...

Tanta exigencia supone un agotamiento y mucho enojo. Hay maneras de evitar que la familia se vea envuelta en este círculo y comience a estar estresada y a ser agresiva. Las tensiones hacen aparecer malas respuestas, silencios, portazos, gritos y esto no ayuda a vivir mejor aunque en casa no falte nada. Las familias estresadas generan diferentes problemas y son más difíciles de solucionar: problemas laborales o en la escuela, obesidad, dependencias, adicciones, depresiones y demás.

Cómo evitar estar tensos en casa

En primer lugar aceptar que se está desbordado. Respirar profundamente varias veces antes de gritar o decir algo de lo que se pueda arrepentir.  También ayuda hacer una lista de prioridades para no exigirse tanto en cosas que son esenciales e ir haciendo una tarea por vez y no iniciar varias y enloquecerse.Planificar ayuda a ahorrar tiempo y a aprovecharlo mejor.No suponer que se puede todo 'solo' y aceptar ayuda, pedir colaboración, no siendo omnipotente.ceptar que no se es perfecto y que no se puede lograr TODO.Permitirse un día al aire libre o para salir de la rutina. Si no se puede un día, aunque sea un ratito de descanso y pausa para disfrutar solo o en compañía de otro miembro de la familia.Suelen ser muy gratas las tareas realizadas en grupo familiar: pintar un garaje, arreglar un mueble, cortar el césped. Y ayudan a compartirHay que huir de la exigencia, tanto entre los adultos como hacia los niños, exigir lo que corresponde para vivir bien y en armonía no supone un mundo rígido y en el que constantemente se está rindiendo examen.

Todo el mundo tiene un límite y la familia también, cada miembro debe cuidarse y cuidar al otro de no caer en excesos de ninguna clase.