Cocinar

Tamales mexicanos: tentadora receta para disfrutar en casa

Envuelta y especiada, esta comida tradicional cautiva a más de un paladar con sus colores, texturas e incomparable sabor.

Texto: Bárbara Asnaghi 

De solo mencionarlo se nos hace agua la boca. El tamal, comida de origen prehispánico cuyo nombre proviene del náhuatl tamalli (que significa “envuelto”), puede ser dulce o salado. Se envuelve en hojas vegetales o de plátano y contiene distintos ingredientes como carne, salsas, elote, frijol, entre otros, dependiendo de la zona. Aprende un poco más sobre su origen y sigue esta deliciosa receta para disfrutarlo en casa.

Presente en las celebraciones

Uno de los rituales más significativos de los aztecas era la "Fiesta de Atamalcualiztli" (o de los tamales de agua), que se llevaba a cabo cada ocho años "vida ritual del maíz" y duraba siete días. El festejo consistía en una especie de ayuno que permitía consumir solamente tamales simples de masa al vapor, sin aderezos, chile, sal o especias.

Otra festividad donde estaban presentes los tamales era la "Fiesta de Izcalli", típica en los pueblos prehispánicos de la zona, y se llevaba a cabo a fin de año. En ella, las mujeres los repartían entre sus vecinos y familiares.

En los rituales religiosos simbolizaban la carne humana, y la olla en la que eran preparados representaba al vientre de la madre.

Algunas variedades por zona ¡para todos los gustos!  

- Oaxaca. Están envueltos en hoja de plátano y destacan los de mole negro.

- Aguascalientes. Se distinguen los de frijol con rajas, piña con rompope, piñón con biznaga y dulces de cacahuate.

- Baja California. Sobresalen los tamales de Güemes, con carne de puerco y pollo, aceitunas, pasas y aceite de oliva.

- Campeche. Ahí puedes encontrar un tamal con salsa de chile guajillo, achiote, jitomate, ajo, cebolla y especias; su relleno contiene, además de la masa y carne de puerco, aceitunas, alcaparras, pasas y almendras.

- Comarca Lagunera. Se preparan generalmente de espinacas.

Receta de tamales de elote

El elote puede servir de relleno para tus tamales. Para 30 porciones, necesitas:

20 elotes desgranados

2 tazas de azúcar

2 tazas de aceite de maíz

Hojas de maíz para envolver los tamales

Sal al gusto 

Ahora sí, ¡a prepararlos!

Muele los granos de elote con el azúcar y la sal, y añade aceite de a poco. Unta una cucharada de la pasta resultante en las hojas de elote, envuélvelas como tamales (como un paquete) y cocínalas en la vaporera o tamalera por aproximadamente 30 ó 40 minutos, o hasta que los tamales se desprendan fácilmente de la hoja.

Y tú, ¿tienes alguna receta que compartirnos?