null: nullpx
Cocinar

La cocina mística

Marta Atzin y las Mujeres de Humo cocinan con los ingredientes que les dan los dioses y con ayuda de los elementos, esto es parte de la cocina mística.
2 Abr 2012 – 04:18 AM EDT
Reacciona
Comparte

Marta Gómez Atzin, con ayuda de las Mujeres de Humo, rescatan los sabores de la cocina veracruzana y saben que el secreto para esos sabores va mucho más allá de las cocinas.

La cocina ritual es la que proviene de las comunidades, es la cocina tradicional de la vida de las mujeres totonacas, es aquella en la que lo que se prepara se ofrenda a los dioses, y para cocinarla se pide permiso a los dioses.

La cocina ritual usa como ingredientes lo que da el monte y lo que crece y vive en los jardines de la gente: raíces, hierbas, animales como guajolotes y gallos.

Desde que la hierba crece y la gallina pulula por el jardín, se pide permiso a los dioses para cocinar y se pide su ayuda para que el agua, el fuego y la tierra de los que están hechos sus comales y sus ollas, cocinen bien. La cocina ritual enseña a ofrecer desde el corazón todo lo que se va a cocinar, se ofrece a los dioses y a los visitantes, pues para las Mujeres de Humo, la comida es una muestra de cariño y todo el que come con ellas es como de la familia.

Se agradece el alimento que la madre tierra da a sus hijos y se cocina siempre entendiendo que es un regalo de los dioses y de lso elementos, así los platos siempre se cocinan con amor.

Según las enseñanzas de las abuelas, la comida está viva y es parte de la cocinera, por eso cuando uno está entre los fogones siempre debe de estar contento y alegre, de otra forma los frijoles no se cocen o los tamales quedan crudos; si esto sucede, es porque la cocinera estaba enojada y no hay más solución que con mano amable y bien intensionada seguir cuidando los tamales hasta que queden cocidos, o en el caso de los moles, nos explica Marta, la cocinera debe de hablarle,  pedir perdón y mezclar el mole hasta que vuelva a su color.

Otra historia que cuentan las abuelas es que si uno es celoso le va a llegar todo el humo del comal, así que si la nube de humo te llega directo, ya sabrás por qué fue.

Agradecemos a Marta Gómez Atzin y a las Mujeres de Humo por compartir sus secretos y sabores con nosotros.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Cocinar