Cena para los mejores cocineros

Los mejores cocineros mexicanos recibieron un reconocimiento en honor a su talento y valentía para crear menús inolvidables.
Univision.com
23 Ene | 5:07 PM EST

Ellas todas altas,guapas y emperifolladas; ellos todos sofisticados, erguidos y engominados. Modelos, músicos, empresarios y sibaritas -y  entre todo ese glamour-  los festejados, los feliz-feliz no cumpleañeros: los chefs. Estos nuevos rockeros de las cocinas mexicanas lograron reunir a la créme de la créme en la segunda edición de la cena para galardonar a los cocineros mexicanos que recibieron la Distinción Bohemia.

Mario Espinosa chef del restaurante Rosas y Xocolate (Mérida), Guillermo Barreto chef de El Sarmiento (Ensenada), Darren Walsh chef de Lula Bistro (Guadalajara) y Vicente Torres del Oca (Ciudad de México), fueron los invitados de honor a esta cena realizada el miércoles 16 de noviembre en el Museo Casa de la Bola.

Los cuatro chefs se mostraron contentos, satisfechos y orgullosos de participar en esta distinción y celebrar junto a directivos de Cuauhtémoc Moctezuma, los chefs ganadores de la primera edición de Distinción Bohemia, el Consejo Evaluador de este reconocimiento, socialités y hasta personalidades de los fogones como Ricardo Muñoz Zurita y Benito Molina.

Recuerda a los galardonados de Distinción Bohemia 2010.

Una cena sabrosa en toda la extensión de la palabra. El convite se llevó a cabo en el  Museo Casa de la Bola, una casona del siglo XVI que en sus inicios funcionó como productora de aceite de olivo, hasta convertirse en museo que resguarda y rescata obras de arte y que abre sus patios para eventos privados. Entre velas y comensales desfilaron los platillos preparados por el chef Eduardo Kohlmann.

Fotos sexys y sabrosas de Distinción Bohemia 2011.

El primer tiempo fue un ceviche de camarón con vinagreta ligera, aguacate y zanahoria crocante. Este plato era ideal para saborear con Bohemia Weizen (una edición de trigo reservada para el verano) o para degustar con Bohemia Clásica.

El segundo plato, una ensalada de higos rostizados con Prosciutto di Parma, mozzarella y balsámico dejó a los que compartíamos la mesa sin palabras, sonaba algún “mmhhmm”  pero el intercambio de ideas tuvo que esperar a que se acabaran las delicias sobre el plato.  El contraste de texturas y sabores resaltaba o se complementaba con las cuatro variantes que ofrece Bohemia: la clásica, la weizen, la obscura y hasta con la stout, una cerveza densa, chocolatosa y con toques acaramelados.

Si bien no era cosa fácil volver a silenciarnos con los sabores, al desfilar el filete de res en mole de Xico, no sólo hubo expresiones de satisfacción por los aromas y presentación, sino que con cada bocado quedó claro que con cualquiera de las cuatro variedades de cerveza, se vivía una experiencia nueva y sorprendente.

Para cerrar a la altura, el chef Kohlmann ofreció un pastelito de chocolate amargo con quenelle de roquefort y nieve de guayaba, combinación pensada para degustar con la versión obscura y la stout de Bohemia.

El postre se disfrutó con más calma, llegó el café y ahora sí, con la sobremesa en pleno, los saludos y las velas extinguiéndose quedó claro que ésta celebración enaltece la calidad de los cocineros mexicanos al tiempo que fomenta la cultura cervecera en México.