publicidad

Apuesta por la ecología y lo mexicano

Apuesta por la ecología y lo mexicano

Por Ruth E. Hernández Beltrán

Ecología y sabor

Nueva York.- ¿Mesas hechas con botellas recicladas, utensilios biodegradables y paneles solares para cocinar? No se trata de una película futurista, sino de un restaurante neoyorquino que apuesta por el sabor de la comida mexicana y la defensa del medioambiente.

En una ciudad tan multicultural como Nueva York, donde hay restaurantes para todos los gustos, el Habana Outpost, un pequeño local en Brooklyn, es una atracción para comensales que gustan de saborear las tradicionales quesadillas y burritos mexicanos, o el típico emparedado cubano, mientras aportan su grano de arena en la defensa de la ecología.

"La idea fue de Sean Meenan, un admirador de la cultura latina, quien en un viaje a México hace once años vio el restaurante Habana Café, con un concepto parecido a éste", explicó el hondureño Elvis Rosa, administrador del establecimiento.

A su regreso, y con el asesoramiento de su amigo mexicano, abrió un restaurante en el popular SoHo en Manhattan y hace seis años, estableció "Habana Outpost", con un concepto ecológico.

"Es ecológico y a la vez familiar, con programas los fines de semana para los niños y los domingos se proyectan películas de los años setenta y ochenta realizadas en Nueva York y son gratis para la comunidad", explicó.

Un gigantesco y brillante mural del famoso personaje de Howard, 'el Pato', del conocido artista del graffiti Lee Quiñones, de origen puertorriqueño, da la bienvenida al visitante, mientras, al lado opuesto, se exhiben fotos en una pared que tiene como materia prima el trigo, en medio de la cadenciosa música latina que se escucha en el local.

publicidad

El patio, con una gran fuente de agua traída desde México, se caracteriza por las flores decorativas de colores brillantes, sombrillas, plantas y un gigantesco panel solar del que se obtiene la energía para preparar la comida.

Sistemas para recoger el agua de lluvia para regar las plantas y para el uso de los sanitarios, que tienen techos en acrílico que abren para permitir la entrada del aire, caracterizan además este restaurante, cuyo color verde atrae la mirada de los transeúntes.

El agua es además usada para que los niños jueguen y siembren sus plantas como parte de los programas para los chicos a cargo de maestros de la comunidad que les educan sobre el cuidado del medioambiente y el reciclaje.

"Cuando los tanques están vacíos porque no ha llovido, entonces recurrimos al agua que provee la ciudad", explicó Elvis Rosa, que también destacó que cuentan con otro panel solar más pequeño que provee la electricidad de la lámpara principal del local.

La deliciosa comida de este atípico restaurante está a cargo de un grupo de mexicanos que cocinan en un camión rojo, convertido en cocina y que antes de estar en el patio del Habana Outpost, servía para repartir el correo en Nueva Jersey, explicó Rosa, de 28 años, que llegó a Nueva York cuando tenía cinco y que estudió arte en el Instituto Pratts de Brooklyn.

"Fue un camión de (reparto de) correo y ahora es para cocinar, usamos la energía que proviene del panel solar grande", señaló, al tiempo que explicó que varias de las mesas situadas al aire libre se realizaron con botellas o aluminio reciclados, se usan platos de papel y los vasos y utensilios son biodegradables.

Una de las cosas que más divierte a los comensales es preparar su propio batido de frutas, pues para ello tienen que pedalear en una bicicleta estática y generar la energía que hará que la licuadora funcione.

"Es el mismo concepto, que en lugar de usar la electricidad, generamos nuestra propia energía para hacer funcionar ciertas cosas", comentó.

Cerca del camión-cocina se instaló un centro para el reciclaje. "Ya la gente ha aprendido y al terminar de comer, van y colocan cada cosa en su lugar", señaló Rosa.

El local, con 20 empleados, dedica además un espacio a diversas religiones con pequeños altares y un mural de la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

"Aquí la gente la pasa bien y a la vez se educa sobre el medioambiente", agregó el responsable del restaurante.

publicidad
publicidad
¡No, no son parte de un disfraz! Son unos novedosos artículos que facilitan la preparación de algunos alimentos... aunque al utilizarlos pareciera que estás jugando.
¡El chef Chile Mayor nos reveló su secreto para preparar toda una comida completa con menos de $20! Estas mini tostadas de tinga de pollo te encantarán, sobre todo si las acompañas con un vaso de refrescante agua de jamaica.
Un tentempié que puedes poner sobre una galleta, una tostada o un pan con tomate: champiñones al ajillo en salsa verde de perejil, receta de nuestro chef Miguel Rebolledo.
El Chef Miguel Rebolledo preparó en en santiamén este bocadillo típico de su tierra, el cual no solo es delicioso, también es muy nutritivo y sumamente sencillo de preparar.
publicidad