El pastel de la Boda Real

La pareja real le pidió expresamente a la repostera inglesa, Fiona Cairns que se hiciera cargo de la tarta de bodas.

El príncipe William y Kate Middleton han encargado una tradicional tarta de bodas decorada con las flores nacionales del Reino Unido, la rosa de Inglaterra, el cardo de Escocia, el narciso de Gales y el trébol de Irlanda.

El hijo del príncipe Carlos y su prometida han pedido a Fiona Cairns, cuyas tartas y dulces se venden en las tiendas británicas más exclusivas, que prepare un pastel de varios pisos, con frutos secos y cubierta con un glaseado blanco y decorada con distintas flores.

La tarta será presentada en la recepción que ofrecerá la reina Isabel II una vez casados Guillermo y Kate el próximo 29 de abril en la Abadía de Westminster, en Londres.

Según los detalles divulgados por la Familia Real, Cairns, de 56 años, recibió una llamada del despacho del príncipe Guillermo el pasado febrero para preguntarle si podía encargarse de la tarta.

"No lo podía creer, (la tarta) no tiene color, es de crema y (glaseado) blanco. Es una tarta tradicional pero también bastante delicada y moderna", afirmó Cairns.

Al parecer, a Guillermo y Kate les encanta la tarta de frutas que vende Cairns en las tiendas británicas, mientras que el ex Beatle Paul McCartney compra una todas las Navidades.

Esta diseñadora culinaria, que vive en Leicestershire (centro de Inglaterra), afirmó que Kate la hizo sentir muy relajada cuando las dos se conocieron hace seis semanas en Clarence House (residencia oficial londinense del príncipe Carlos) para hablar de la tarta.

"Kate sabía muy bien lo que quería", afirmó Cairns, que no ha querido decir cuánto pisos tendrá el pastel, aunque reveló los ingrediente: pasas, nueces, guindas, brandy francés, huevos de corral y harina.