null: nullpx
Día de la Mujer

Todas las mujeres fuertes e independientes deberían leer las frases brillantes de esta latina

Publicado 8 Mar 2019 – 10:47 AM EST | Actualizado 8 Mar 2019 – 10:47 AM EST
Reacciona
Comparte

«Todos sentimos el anhelo de lo salvaje», escribió Clarissa Pinkola Estés. La psicóloga, que se define en su página como una latina mestiza, recopiló varias historias antiguas para tallar un perfil de mujer capaz de confiar en sí misma, respetarse, resistir las caídas y defenderse de quien la daña.

Si bien nuestra cultura desprecia lo salvaje y lo femenino, y mucho más si están unidos, Pinkola reivindica a la mujer indómita, aquella que, como el lobo, se ve arrinconada por un depredador psicológico, el patriarcado, y que, sin embargo, no se deja domesticar por él.

La psicóloga utiliza un lenguaje en que se encuentran los conceptos de alma de mujer e intuición femenina, de acuerdo a La Trama. Estos son conceptos reivindicados por algunas mujeres, pero que varios grupos feministas prefieren descartar. Si el libro se comprende como un tratado hecho por mujeres (todas las que participan de la mitología) hacia mujeres, podemos ver más allá de estas identidades superficiales.

Frases inspiradoras del libro Mujeres que corren con los lobos

Como explica la autora, los esquemas patriarcales condicionaron a las mujeres, las hirieron y las despojaron de su poder e independencia. Mujeres que corren con los lobos es un libro dedicado a aquellas mujeres interesadas en conocerse y desbloquear todo su potencial.

Sobre la fuerza

Ser fuerte no significa ejercitar los músculos o la flexión. Significa encontrarse con lo luminoso de uno sin huir, viviendo activamente con la naturaleza salvaje de una manera propia. Implica ser capaz de aprender, ser capaz de sostener lo que sabemos. Significa sostenerse y vivir.

Los arquetipos de mujer débil, delicada y frágil han acompañado a la figura femenina por siglos. Quizá se deba a un entendimiento pobre de lo que significa la fortaleza. Ser fuerte es saber mostrar la propia identidad sin miedo, es ser capaz de levantarse después de una caída. Es sobreponerse a cualquier circunstancia, usando la inteligencia, la estrategia y la resiliencia.

Sobre la identidad

Ser nosotros mismos hace que acabemos exiliados por muchos otros. Sin embargo, cumplir con lo que otros quieren nos causa exiliarnos de nosotros mismos.

Muchas veces no hay opción: tenemos que elegir entre ser fieles a los demás o ser fieles a nosotras. Toma valentía ser una misma y mostrarse tal cual es ante los demás. Es huir de la domesticación y encontrar lo que de verdad queremos ser.

Sobre el amor propio

Nuestra hambre secreta por ser amados no es hermosa. Nuestro desuso y mal uso del amor no es hermoso. Nuestra falta de lealtad y devoción es poco amorosa, nuestro estado de separación del alma es feo, son verrugas psicológicas, insuficiencias y fantasías infantiles.

Si bien todas las personas vivimos bajo incontables presiones sociales, se espera de la mujer que intente encajar en el arquetipo femenino clásico. Para la gran mayoría, esta tarea consume tiempo y energía que podría estar empleando en actividades productivas. Todo esto puede desembocar en una gran infelicidad. Sentimos que no somos «normales».

Encontrarnos con nuestro verdadero ser, aceptarlo y amarlo implica mucho más que tener personalidad exterior. Se trata de mirarnos a nosotras mismas a la cara y descubrir nuestros deseos más reales y salvajes. Es mirar nuestra naturaleza desde adentro.

Sobre la resiliencia

La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez está en el fondo. En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra.

No es un sentimiento placentero para nadie. Tocar fondo nos puede poner en un estado depresivo del que no queremos levantarnos nunca más. Pero, en ese fondo, no tenemos nada que perder, y todo para ganar.

Sobre el amor

El amor en su forma más plena es una serie de muertes y renacimientos. Soltamos una fase, un aspecto del amor, y entramos en otra fase. La pasión muere y es traída de regreso.

Nada es más importante como cultivar el amor propio. Desde esa fuente de luz podemos dar a los demás. El amor romántico tradicional retrata la idea de que estamos incompletas, y que solo con una relación de pareja seremos verdaderamente felices. Pero primero debemos ser un ser completo para dar de nuestro amor a los demás.

El amor es una fuerza que nunca se acaba y siempre está dentro de cada una. Creer que depende de otras personas, de una relación de pareja, de la aprobación de los demás, es superficial.

Sobre la vida

Confío en que salgas y dejes que te ocurran cuentos, es decir, vida, y que trabajes con estos cuentos de tu vida —la tuya, no la de otra persona—, que los riegues con tu sangre y tus lágrimas y tu risa hasta que florezcan, hasta que tú misma florezcas. Ésta es la tarea. La única tarea.

Tienes una sola vida: elige vivirla como tú quieras. Esa es la verdadera liberación.

Más mujeres empoderadas:

Reacciona
Comparte