null: nullpx
atraccion sexual

La homosexualidad no "se cura": esto es lo que debes saber de las terapias de "reorientación"

Publicado 25 Jul 2018 – 01:21 PM EDT | Actualizado 25 Jul 2018 – 01:21 PM EDT
Reacciona
Comparte

En la actualidad existen procedimientos de dudosa ética como las terapias de "reorientación" sexual. Aunque la percepción general ya tiene claro que la ciencia y la psiquiatría condenan estos "tratamientos", el debate se ha avivado en América Latina debido a las recientes declaraciones del conductor Mauricio Clark, quien aseguró "haberse curado" de la homosexualidad.

Desde luego varios usuarios de las redes sociales —incluyendo una gran diversidad de figuras públicas— recriminaron a Clark su afirmación por incitar reproches y violencia contra las libertades individuales.

Ante la polémica, varios internautas citaron el posicionamiento del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED. La institución pública —que aboga por los derechos humanos y promueve políticas antidiscriminación— ha advertido a través de múltiples boletines sobre el peligro de las terapias de reorientación sexual:

«Las terapias de reorientación son una forma de violencia y discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género(...) transgreden los derechos al libre desarrollo personal, son una grave forma de violencia al desconocer la diversidad sexual y contribuyen en gran medida con la homofobia».

Por supuesto, la desinformación que generan estos procedimientos no son un problema únicamente de América Latina. A nivel global la organización Human Rights junto con la American Psychological Association (APA) han duplicado esfuerzos por acabar con estos tratamientos e informar sobre los graves daños que pueden ocasionar a los "pacientes".

Hubo incluso una ocasión en 2007 que la APA revisó exhaustivamente varias de las metodologías utilizadas en las terapias y campamentos de "rehabilitación" para poseer una orientación heterosexual. En todas ellas los investigadores encontraron que los mentores o encargados de los cursos, tenían como única base "sólida" textos religiosos y múltiples actividades de coacción a través de violencia física y chantaje emocional.

Por si fuera poco, el grupo de trabajo concluyó que muchos de estos tratamientos producen depresión, culpa y secuelas emocionales permanentes a quienes son sometidos a estas terapias (quienes por cierto, muy pocas veces recurren a este tratamiento por voluntad propia).

APA también reitera que la diversidad sexual es científicamente natural y que la orientación suele definirse alrededor de los 10 o 12 años de edad.

En la actualidad los peligros de los tratamientos de conversión no son un secreto para los países que se consideran más desarrollados. Existen leyes en Noruega, Alemania, Malta y algunos estados de Estados Unidos en donde las terapias de reorientación son ilegales. Frecuentemente estos marcos legales presidieron a testimonios por parte de víctimas de centros de conversión notablemente afectadas. Por su parte, Reino Unido está en medio de los procesos pertinentes para prohibirlas de forma definitiva.

En la actualidad aún existen países como Rusia y Arabia Saudita en donde la homosexualidad es ilegal y por lo tanto estas terapias se mantienen en práctica.

Mira también:

Reacciona
Comparte