null: nullpx
Aborto

Esta es la diferencia entre la píldora del día siguiente y una pastilla abortiva

Publicado 6 Feb 2018 – 03:04 PM EST | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

La planeación familiar es un elemento que debe estar presente en la vida de cualquier persona en edad reproductiva. Ya sea que deseen convertirse en padres o no, es importante conocer las diferentes maneras de lograr un embarazo, así como de evitar uno no planeado.

En este ámbito, existen dos métodos que suelen confundirse, pero que en realidad son muy diferentes: la píldora del día siguiente y las pastillas abortivas. La gran diferencia entre ambas opciones es que una evita el embarazo, mientras que la otra termina el embarazo. Aquí te explicamos los detalles que debes conocer de cada píldora.

Anticonceptivo de emergencia

También conocida como la 'píldora del día siguiente', el anticonceptivo de emergencia es un fármaco que detiene tanto la fertilización del óvulo como la ovulación en sí misma. Es decir, puede evitar que la fecundación suceda después de una relación sexual sin protección. Por ejemplo, en caso de un condón roto, de haber olvidado tomar la pastilla o de una violación, como lo explicó el sitio Planned Parenthood.

Existen dos tipos de anticonceptivos de emergencia:

1) Las que contienen levonorgestrel: Esta hormona es una versión sintética de la progesterona y tiene la capacidad de detener la ovulación. De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido, las píldoras con levonorgestrel deben tomarse en un plazo de 72 horas (3 días) después del coito.

2) La que contiene acetato de ulipristal: La marca ellaOne es la que contiene esta sustancia que evita que la progesterona funcione de manera normal. La progesterona es la hormona que prepara al endometrio para que sea capaz de contener al embrión. Se toma dentro de las primeras 120 horas (5 días) después de la relación sexual.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido es claro en este punto: los anticonceptivos de emergencia no provocan un aborto. Aunque una mujer puede tomar estos medicamentos en repetidas ocasiones a lo largo de su vida (sin consecuencias negativas), estas pastillas no deben utilizarse como métodos anticonceptivos. Además de que no previenen enfermedades de transmisión sexual.

Ambos medicamentos pueden ser adquiridos en farmacias o a través de un ginecólogo. Entre más pronto se ingieran, más efectivas serán. Después de emplearlas, la menstruación podría retrasarse o adelantarse. Aunque no provoca efectos secundarios peligrosos, es posible que se presente dolor abdominal o de cabeza, cansancio y vómito. En caso de vomitar, es probable que se deba tomar otra dosis.

Antes de ingerir cualquier tipo de anticonceptivo de emergencia, el embarazo debe ser confirmado por un médico a través de un ultrasonido.

Pastillas abortivas

Este método también se conoce como aborto médico, farmacológico o con medicamentos. Como sus diferentes nombres lo señalan, estas pastillas terminan un embarazo mediante fármacos y sin un procedimiento quirúrgico.

La píldora abortiva en realidad se compone de dos medicamentos, como lo explicó el British Pregnancy Advisory Service. El primero es la mifepristona, un compuesto sintético que bloquea la progesterona y hace que el recubrimiento del útero se desprenda. El segundo medicamento es el misoprostol, el cual genera contracciones en el vientre y un sangrado que finalizará el embarazo. Este se ingiere de 6 a 48 horas después de la mifepristona.

Los cólicos y el sangrado por lo general comienzan 1 o 4 horas después de tomar el misoprostol. Aunque el cansancio puede durar un par de días, es posible regresar a la rutina cotidiana al día siguiente después del aborto (pero se recomienda evitar esfuerzos mayores).

Planned Parenthood detalló que las píldoras abortivas se toman entre las 8 y 10 semanas de embarazo. Al igual que los anticonceptivos de emergencia, entre más pronto se tomen, más efectivos serán. Cuando se utiliza a las 8 semanas o menos tiene una efectividad del 98 %; a las 10 semanas, es del 93 %.

A diferencia de la píldora del día siguiente, las pastillas abortivas sólo son recetadas por médicos o clínicas especializadas. Pero, al igual que los anticonceptivos de emergencia, estas píldoras no presentan efectos secundarios peligrosos. Tampoco ofrecen protección contra enfermedades de transmisión sexual ni previenen futuros embarazos.

Recuerda que el consejo de tu ginecólogo te ayudará a tomar la mejor decisión de acuerdo con tu historial clínico. Esto es de especial importancia si se presenta un embarazo ectópico (fuera del útero), ya que sustancias como la mifepristona y el misoprostol pueden empeorarlo y dañar las trompas de falopio. Por ello es vital confirmar el estado del embarazo con un ultrasonido antes de recurrir a las píldoras abortivas, así como darle seguimiento con un especialista.

Te recomendamos:

Reacciona
Comparte