null: nullpx
ciclo menstrual

El ciclo menstrual afecta tu humor todo el mes, incluso cuando no estás en el período: conócete más

Publicado 6 Mar 2019 – 08:27 AM EST | Actualizado 6 Mar 2019 – 08:27 AM EST
Reacciona
Comparte

Todas las personas experimentan, en su día a día, los efectos de los cambios hormonales en el cuerpo y en la mente. Piensa en el surgimiento de tu apetito unas horas después del almuerzo o en cómo se prepara tu cuerpo para la lucha durante una situación de estrés. De todos modos, las personas que tienen un ciclo menstrual viven cambios parecidos todos los meses, en el mismo orden.

El ciclo menstrual afecta tu humor: aprende sobre cada fase

El ciclo menstrual está dividido en cuatro fases: menstrual, folicular, de ovulación y lútea. Cada una de ellas está regulada por cambios rápidos en los niveles de dos hormonas sexuales, el estrógeno y la progesterona. Estas «hacen un baile algo complicado a través de tu ciclo», como describe de manera original Suzanne Gilberg-Lenz, obstetra y ginecóloga en Beverly Hills, para Self.

No es meramente la acción del estrógeno, sino del balance entre las dos hormonas, además de otros factores, como el estilo de vida, la dieta, el estrés, los hábitos, otras condiciones médicas y la cultura, lo que nos afecta [...] durante los años fértiles de menstruación.

1. Fase menstrual

En la fase menstrual o de sangrado, los niveles de estrógeno y progesterona caen abruptamente, lo que provoca el derrumbe de las paredes del útero, dado que no hay embarazo. Esta fase puede durar entre tres y siete días para la mayoría de las mujeres; el sangrado puede ser ligero o pesado según el día y según cada persona, explica Hal Danzier, endocrinólogo reproductivo, para Woman s Day.

Los síntomas físicos de esta fase varían de mujer a mujer. Dolor abdominal, hinchazón y fatiga son los más comunes. El dolor puede variar de leve a insoportable, y esto depende de la concentración de la hormona prostaglandina, que provoca los espasmos del útero. La fatiga que viene con el período también se debe a los niveles hormonales. «Cuando un óvulo fertilizado no llega al revestimiento del útero, las hormonas que sostienen este entorno ya no son necesarias y sus niveles caen en picada», dice la pediatra Molly O’Shea para Good Housekeeping.

Cuando esto pasa, tu cuerpo sale rápidamente de un estado de alerta hormonal y ese cambio provoca otros cambios también, y todos son agotadores. Hasta que los niveles hormonales suban otra vez, estarás realmente cansada.

Si te sientes especialmente cansada durante tu período menstrual, deberás descansar más que en el resto del ciclo. En caso de que tomes algún medicamento para el dolor, asegúrate de que no tenga cafeína (y evita el café y los refrescos), ya que este compuesto comprime los vasos sanguíneos, empeorando la tensión, aconseja Erika Schwartz, autora del libro The Hormone Solution, para Woman’s Day.

2. Fase folicular

Esta fase se superpone con la menstrual, dado que comienza en el primer día de la menstruación, pero se extiende hasta el período de ovulación. En esta fase, la hormona foliculoestimulante, segregada por la glándula pituitaria, estimula el folículo, una estructura que se encuentra dentro del ovario, para que produzca un óvulo, con lo que dará comienzo a la siguiente fase. La fase folicular puede ser corta o larga, y extender o acortar la totalidad de tu ciclo menstrual, dependiendo de cuánto tiempo tarde en madurar el folículo.

En esta semana (aproximada), los niveles de estrógeno y progesterona comenzarán a ascender de a poco. La actividad hormonal elevada hace que tu sentido del olfato se agudice, además de darte más claridad mental y mejor coordinación. En esta fase, «es posible que te vaya mejor en un examen o en una presentación en el trabajo», dice Danzier.

De acuerdo a Lauri Grossman, del American Medical College of Homeopathy, el resurgimiento en el humor de la mujer no solo es útil para el ámbito estudiantil o laboral. Afirma que en esta fase, «las mujeres experimentan sensaciones positivas». Entre ellas, lista el alivio y la euforia, además de un deseo sexual aumentado que lleva a orgasmos más intensos.

Considera esta fase como una oportunidad de resolver problemas, o también de aprovechar tu buena energía para eventos sociales como salir con un grupo de amigos o disfrutar unas merecidas vacaciones.

3. Fase de ovulación

Se trata de la fase en la que es más probable quedar embarazada (al tener relaciones sexuales sin protección). Durante esta etapa, la glándula pituitaria segrega hormona luteinizante, que provoca la ovulación de 24 a 36 horas después. Si tienes un ciclo menstrual de 28 días, comenzarás la ovulación cerca del día 14.

La ovulación dura un solo día. El ovario libera el óvulo maduro, y este viaja a través de las trompas de Falopio hacia el útero, donde puede ser fertilizado por el esperma. Dentro de las 24 horas después de que el óvulo es liberado, morirá o se disolverá si no es fertilizado, según Healthline. Puedes quedar embarazada si has tenido relaciones sexuales desprotegidas en los cinco días anteriores, dado que el esperma puede sobrevivir todo ese tiempo dentro del organismo femenino.

Los efectos de la fase folicular se ven potenciados por los niveles alcanzados por el estrógeno y la testosterona: «Las mujeres se sienten más energizadas, tienen mayor deseo sexual, y frecuentemente notarán mayor cantidad de flujo cervical», explica Danzier. «La química de tu cuerpo se prepara para la reproducción, por lo que tiene sentido que comiences a sentir más ganas de tener sexo.» Tómate el período de ovulación como el momento perfecto para reconectar con tu pareja.

Las hormonas de la ovulación tienen su parte negativa, sin embargo. Puedes comenzar a notar brotes de acné o algunos granos nuevos, además de sensibilidad o dolor en los senos, dolor de cabeza y retención de líquidos, e incluso puedes llegar a subir ligeramente de peso.

4. Fase lútea

Esta fase comienza después de la ovulación, es decir, después de la mitad del ciclo menstrual, y dura hasta la próxima menstruación. En esta fase, las hormonas se encargan de engrosar el revestimiento del útero para prepararlo para el embarazo, incluso si no hay óvulo fecundado. Como no quedaste embarazada, sin embargo, los niveles de estrógeno y progesterona comienzan a decaer, lo que provoca la próxima menstruación después de 14 días.

Los niveles elevados de progesterona provocan una sensación de calor e incluso de fiebre al comienzo de la fase, y no es solo una sensación: «La progesterona actúa en el área que regula la temperatura en el cerebro», explica Danzier, e incluso llega a subir la temperatura una fracción de grado. También relaja los músculos intestinales, haciéndote sentir y lucir más hinchada.

Durante la fase lútea, el 85 % de las mujeres comienzan a sentir los síntomas del síndrome premenstrual. El estrógeno y la progesterona influencian los niveles de serotonina, un neurotransmisor que ayuda a regular el humor, el ciclo de sueño y el apetito, de acuerdo a Healthline. Por eso, además de traer síntomas físicos, el síndrome premenstrual puede provocar cambios de humor y emociones exacerbadas, como ansiedad, tristeza, irritabilidad e ira.

Puedes manejar los síntomas del síndrome premenstrual durmiendo más horas, mejorando tu alimentación, haciendo ejercicio leve o moderado y aplicando técnicas para controlar el estrés. Si estos cambios en el estilo de vida no funcionan, ve al médico. Te podrá recetar algún medicamento, como anticonceptivos, que eliminan tu ciclo menstrual, o antidepresivos, que ayudan con la producción de serotonina.

Para tener una idea más clara de tus síntomas a lo largo del ciclo menstrual, es aconsejable utilizar una aplicación que te permita ingresar en cualquier momento síntomas tanto físicos como emocionales. Recomiendo Clue, que está disponible para iOS y Android en español.

Lee más:

Reacciona
Comparte