null: nullpx
Famosos

«Decir cosas sin sentido» y otros síntomas para conocer las caras de la bipolaridad

Publicado 11 Abr 2019 – 05:27 PM EDT | Actualizado 11 Abr 2019 – 05:27 PM EDT
Reacciona
Comparte

En los últimos días Vogue publicó una nueva edición con Kim Kardashian como protagonista de su portada. Desde que la revista salió a la venta, en los medios y en las redes sociales se habla de las profundas declaraciones de la reality star.

Entre otras cosas, Kim confirmó una versión que soslayaba desde hace tiempo atrás respecto a la salud mental de Kanye West y es que su esposo en verdad sufre de un trastorno de bipolaridad.

Para quienes no lo recuerdan, poco después del robo que Kim sufrió en una habitación de hotel en París durante la semana de la moda del 2016, Kanye fue ingresado a un hospital psiquiátrico después de experimentar un brote psicótico.

Antes de la internación, el rapero había tenido comportamientos públicos muy extraños y se presentía que algo estaba sucediendo. El pasado año, Kanye lanzó su disco «Ye» y en sus letras terminó por confirmarlo.

La primera vez que Kim habló de la bipolaridad de Kanye

En diálogo con Vigue, Kim contó que ahora se encuentran en un buen momento a nivel emocional, ya que todo se encuentra calmado. «Podemos sentir cuándo vienen los episodios y sabemos cómo manejarlos», expresó la reality star.

«Para él estar medicado no es realmente una opción, porque cambia quién es él. Viajar mucho lo dispara, así que ya no viaja tanto como solía hacerlo. Honestamente nunca quiero hablar por él porque no estoy en su mente», agregó Kim.

Por otro lado, mencionó que verdaderamente sufrió los ataques de la gente por las opiniones de Kanye. «Como si fuera mi culpa si él hace o dice algo con lo que ellos no están de acuerdo. Es mi marido, yo le hago saber cuando creo que algo está mal», contó la reality star y confesó lo terrible que fue para ella a nivel personal cuando su esposo demostró su apoyo público al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

¿Qué es la bipolaridad?

Según la Organización Mundial de la Salud, el trastorno afectivo de bipolaridad afecta a más de 60 millones de personas alrededor del mundo.

Es un trastorno mental que se caracteriza por la aparición de episodios maníacos y depresivos que afectan los períodos del estado de ánimo normal de la persona.

Los síntomas de los episodios maníacos

Los episodios maníaticos pueden provocar conductas y signos muy diversos, pero estos siete se presentan en la mayoría de los casos, según el sitio Health:

  1. Sentirse demasiado exaltado por largos períodos de tiempo
  2. Tener menor necesidad de dormir
  3. Hablar muy verborrágicamente y muchas veces utilizando palabras sin sentido
  4. Sentirse extremadamente inquieto, impulsivo e hiperactivo
  5. Distraerse fácilmente
  6. Sentir exceso de confianza en las propias habilidades
  7. Involucrarse en comportamientos riesgosos, como al mantener relaciones sexuales impulsivas, apostar todos sus ahorros o gastar de manera compulsiva

Los síntomas de los episodios depresivos

Al igual que en los episodios maniáticos, la persona puede presentar síntomas muy diferentes, pero algunos signos son claves:

  1. Sentirse triste o desesperado por largos períodos de tiempo
  2. Aislarse de los círculos de amigos y familiares
  3. Perder interés en actividades que antes disfrutaba
  4. Tener un cambio significativo en el apetito
  5. Sentir fatiga severa o falta de energía
  6. Tener problemas con la memoria, la concentración y la toma de decisiones
  7. Tener pensamientos suicidas y preocupación permanente por la muerte

El tratamiento para el trastorno de bipolaridad

Existen diferentes opciones de tratamiento, entre las que se destacan la medicalización para estabilizar las fases agudas del trastorno y prevenir los episodios.

Sin embargo, es menester y fundamental que las personas que sufren de este trastorno estén acompañados por equipos psicosociales e interdisciplinarios que puedan contener a la persona y ayudarla a sublimar pulsiones a través expresiones (artísticas, ¿por qué no?) que sean de su agrado.

Lee también:

Reacciona
Comparte