null: nullpx
alcanzar el exito

9 aprendizajes de "Pasante de Moda" que te convertirán en un mejor profesional

Publicado 25 Feb 2017 – 04:30 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Años después de su increíble papel en El Diablo viste a la Moda, Anne Hathaway protagoniza Pasante de Moda en una papel que seguro representa una evolución profesional de la actriz en la pantalla. Esta vez interpreta a una apasionada y joven empresaria quien, alineándose a las tendencias del mundo moderno, construye en unos pocos meses una exitosa compañía de venta de ropa por internet, en la que el promedio de edad de los empleados es de 25 años.

El foco de la trama está en la llegada del otro protagonista a la compañía: un pasante de 70 años. Y por más alocado que suene, la película nos demuestra que la edad y la comprensión de las tendencias modernas no es lo único que importa para triunfar en la época en la que vivimos. Se requieren otros rasgos con mucho más valor para llevar adelante una vida y una carrera exitosas:

Nada es más fuerte que la pasión

Pensar en buenas estrategias e informarse sobre los diferentes aspectos del mercado es esencial para que una empresa sea exitosa. Pero el combustible que mantendrá la moto andando será la pasión. Sacrificar horas de sueño y olvidar comer son señales de que estamos haciendo lo que nos apasiona.

Eso sí, aunque el equilibrio sea difícil y tengamos la sensación de que el deber siempre nos llama, es importante nunca descuidar la vida social.

El valor de la experiencia es insustituible

La película nos demuestra que la obsesión con la jubilación a temprana edad debería dejarse de lado. Ben trae consigo muchos años de trabajo que le dieron experiencia y sabiduría, y es por eso que Jules siempre recurre a él para recibir un buen consejo.

Por mucho que los jóvenes dominen la tecnología, nadie tendrá la experiencia suficiente como una persona de generaciones mayores y a veces, eso es más necesario que el conocimiento.

Toma la iniciativa siempre

Para los jefes de las compañías es casi imposible estar al tanto de todos los nuevos empleados que ingresan. Y Jules no era la excepción, con reuniones cada 5 minutos y tantos temas en la cabeza, era muy difícil seguir el ritmo de quienes entraban o quienes dejaban la compañía.

Pero Ben decide tomar la iniciativa y presentarse por sí solo. En lugar de esperar sus mensajes, siempre buscaba la manera de ayudar y llamar la atención de Jules. Y a través de esas pequeñas acciones que hacía sin que nadie las demandara fue como ganó reconocimiento y le demostró a Jules su gran potencial y entusiasmo.

No temas ser tú mismo

Siempre que te mantengas en línea con las políticas de la empresa, será muy positivo si eres fiel a tu estilo y tus gustos. Ben a pesar de trabajar en una oficina donde todos se vestían informalmente, nunca abandonó su costumbre de usar traje. Es una muy buena manera de diferenciarte y dar a conocer tu personalidad.

Celebra los pequeños logros

Ya sean logros personales o grupales, es muy importante que nunca se subestimen. Es una excelente forma de fomentar la motivación, la buena energía en el ambiente y de reconocer el trabajo duro de todo un equipo.

Una mano derecha siempre es necesaria

Por más que creamos que podemos, es inimaginable pretender controlar y decidir absolutamente todo lo que sucede en la compañía. Por eso, contar con otra persona que asuma algunas de las responsabilidades y nos aconseje siempre es efectivo.

Dos cabezas piensan mejor que una, y siempre necesitamos estar al tanto de las perspectivas y opiniones que otros tienen sobre lo que pensamos.

Nunca dejamos de aprender

A pesar de que Jules estuviera cerrada a tener un pasante y subestimara la capacidad de Ben, a medida que empieza a conocerlo se da cuenta de que tiene mucho que aprender de él y sus sabios consejos. Si bien ella había construido la exitosa compañía siendo fiel a sus decisiones, se dio cuenta de que a veces es muy positivo escuchar qué opinan los demás.

Por su parte, Ben desde que entra en la compañía se muestra muy abierto a aprender de las nuevas generaciones, sus modismos y su forma de pensar. Siempre encontraremos algo en los demás para aprender, no importa que tengamos una enorme diferencia de edad.

"La clave está en seguir moviéndose"

Tanto en la vida profesional como en la vida personal, es esencial nunca detenerse, sin importar lo que suceda. Ben, a pesar de ser viudo y estar retirado, continuaba buscando algo que lo motivara y lo hiciera sentir completo. Se negaba a aceptar lo que otros dijeran y simplemente seguía yendo hacia adelante, hasta que llegó adonde llegó. 

Y gracias a que nunca se rindió pudo encontrar lo que estaba buscando. Eso significa que no debes renunciar a tus objetivos, sino que seguir persiguiéndolos hasta que tu trabajo y esfuerzo te lleven a ellos.

Todos somos humanos

Puedes ser la persona más exitosa del planeta, pero eso no te libera de ser un simple mortal como todos. Eso significa que hasta los más poderosos tienen sus miedos y vulnerabilidades, y es importante tener presente eso para aceptar que podemos necesitar ayuda de vez en cuando.

No veas el apoyo de otros como una debilidad, sino como un aporte positivo al trabajo.

Como ves, nadie es perfecto y siempre haremos una mejor tarea si contamos con la ayuda de otros, ya que cada uno tiene determinada habilidad o conocimiento para aportar. A su vez, es hora de desmitificar que las compañías multigeneracionales no funcionan o que es necesario que los empleados sean todos menores de 40 porque la experiencia y la sabiduría son dos aspectos inigualables para cualquier  camino al éxito

¿Te gustaría compartir tu trabajo con alguien que podría ser tu abuelo? ¡Piensa en lo interesante que sería y lo mucho que aprenderías!

Reacciona
Comparte