null: nullpx
alcanzar el exito

7 lecciones de "En Busca de la Felicidad" que te ayudarán a alcanzar el éxito

Publicado 19 Feb 2017 – 04:30 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Gandhi solía repetir: “Vive como si fueras a morir mañana y aprende como si fueras a vivir para siempre”.

El salón de clases no es el único lugar donde aprendemos: la vida misma es una fuente de aprendizaje. Las experiencias y vivencias son las mejores maestras ya que nos moldean y nos convierten en personas más sabias y seguras. Por eso, es importante mantener una actitud abierta a cada oportunidad de aprendizaje, porque encontraremos una lección en donde menos lo imaginemos. ¡Como en una buena película!

La famosa película “En busca de la felicidad” trata sobre la vida real de Chris Gardner: un hombre desempleado, sin dinero ni preparación profesional que a través del esfuerzo constante logra obtener un importante puesto en Wall Street y más tarde fundar su propia compañía. Es una excelente prueba de que la vida es aprendizaje puro y que solo depende de nosotros alcanzar el éxito.

Mira todo lo que puedes aprender sobre esta increíble película para convertirte en una persona exitosa:

Actitud positiva

La madre de Chris Gardner siempre le decía: “Si algún día lo desearas, podrías tener un millón de dólares”. Estas palabras lo acompañaron durante toda su lucha y no importaba cuán malas fueran las condiciones, siempre mantuvo esas palabras en su cabeza y creyó que podría lograrlo.

Persistencia y determinación

Las personas exitosas saben hacia dónde se dirigen y tienen muy claro qué quieren alcanzar. No se trata de esperar sentado a que las oportunidades lleguen, sino que es fundamental salir a buscarlas, estar preparado para el rechazo y, por sobre todo, persistir y nunca darse por vencido.

Encontrar la inspiración

Las personas exitosas, en lugar de sentir celos o envidia por aquellos que triunfan, aprovechan para buscar inspiración en ellos. Esta película es un gran ejemplo de eso, Chris forma un vínculo con un hombre de negocios muy exitoso y también les pregunta a las personas que se ven felices cómo lo han hecho.

El éxito no acepta excusas

La vida no consiste en engañarnos a nosotros mismos con excusas. Si realmente queremos lograr algo, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para obtenerlo. Chris Gardner tenía un millón de excusas para no presentarse a la entrevista en Wall Street, y otras infinitas razones “válidas” para olvidarse de su sueño.

No obstante, aun así el continuó con su camino.

Nunca toleres que alguien te detenga

Chris siempre le enseñó a su hijo que protegiera sus sueños y que no permitiera que nadie le dijera que era imposible lograrlos, “si quieres algo, ve a buscarlo”, le repetía. Y así fue exactamente cómo Chris cumplió su sueño: no escuchó a su esposa que le decía que era una locura ni permitió que nadie lo detuviera.

La ruta está repleta de pozos

El camino hacia nuestra meta nunca será sencillo. Pero eso es lo que convierte a nuestros sueños en lo que son, si algo fuera fácil de alcanzar también sería fácil de olvidar. Y recuerda que Chris Gardner perdió sus pertenencias, su esposa lo abandonó, su “negocio” no iba nada bien, no tenía un hogar y aún así a través de mucho sacrificio llegó a donde se propuso.

Es suficiente con creer en ti

Su esposa no creía que fuera a lograr algo con la pasantía en Wall Street y desalentó todo lo que Chris quería hacer. Pero igual Gardner confió en sí mismo y no permitió que la opinión de otras personas influyera en sus decisiones ni detuviera su esfuerzo.

Ahora bien, esta es la máxima prueba de que absolutamente nadie nace predeterminado para ser exitoso o triunfar en esta vida. Aristóteles lo dijo hace muchísimo tiempo: "el éxito no es una coincidencia", sino que cada objetivo que tengamos en esta vida debe acompañarse con esfuerzo, constancia y perseverancia.

Esa esa la única manera de que se cumplan todos nuestros sueños: si no actuamos, todo permanecerá igual, no hay fórmula mágica ni hada madrina.

Adopta todas estas lecciones y ya estarás a mitad de camino.

Reacciona
Comparte