null: nullpx
bienestar emocional

4 palabras comunes que te alejan del éxito, ¡deja de decirlas!

Publicado 31 Ene 2017 – 04:00 PM EST | Actualizado 26 Mar 2018 – 10:34 AM EDT
Reacciona
Comparte

Hay muchas cosas que actúan como obstáculos, que nos impiden alcanzar nuestro verdadero potencial. Nos enfrentamos a desafíos de varias formas a diario, desde eventos sin precedentes a los obstáculos conocidos. Sin embargo, hay algunas palabras comunes que usamos regularmente que te dificultan lograr tus metas.

No nos damos cuenta del impacto de estas palabras en nuestras vidas y las usamos más de lo que deberíamos. Al sustituir estas palabras por algo más positivo, podemos cambiar la forma en que nos acercamos y logramos el éxito...

"Suerte"

A veces, eventos imprevistos pueden afectar los resultados. Sin embargo, la suerte no marca la diferencia. Estamos tan fascinados con el concepto de suerte que nos obligamos a creer su significado en nuestras vidas. Si no recibimos una llamada de un reclutador para un trabajo que queríamos, culpamos a nuestra "suerte". Si conseguimos algo, damos a la suerte el crédito.

La suerte es una excusa para explicar nuestros fracasos o una forma de devaluar el éxito que hemos logrado debido a nuestro trabajo duro. Haces tu propio destino y eres responsable de los eventos que ocurren en tu vida. Así que no sigas diciendo o creyendo que la suerte juega un papel importante en tu vida.

"Odio"

Abusamos de la palabra “odio” sin darnos cuenta o entendiendo la verdadera definición de la misma. "Odio" es una palabra enferma y contamina nuestra mente con negatividad, afectando nuestro proceso de pensamiento. Casualmente decimos: "odio a mi jefe" u "odio mi trabajo" sin darnos cuenta de cómo esa palabra influye en nuestro pensamiento.

"Rechazo"

Todo el mundo se enfrenta al rechazo de forma regular; es sOlo una parte de la de vida. Pero la forma que percibimos este rechazo afecta el curso de nuestro éxito. En un mundo perfecto, todo el mundo apreciaría tus ideas y nunca encontraría nada malo en lo que haces. Ese es un lugar imaginario ideal. Cuando utilizamos la palabra "rechazo", intencionalmente nos hacemos miserables. En cambio, debemos abordar la situación de manera diferente y tal vez veremos las cosas bajo una luz nueva.

"Pero"

La palabra "pero" mata el impulso. Ponte en esta situación: realmente te gusta alguien y te acercas a confesar tus sentimientos. Él o ella responden diciendo que le gustas también y a mitad de camino usa la palabra "pero". Esa sensación es aplastante y sabes qué esperar al final de la frase. Intenta reemplazar la palabra "pero" por la palabra "y". Ve la diferencia que hace.

¿Te das cuenta? Esas palabras aparentemente inofensivas pueden hacer una gran diferencia.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:bienestar emocionalConsejoslenguajetipsVix