null: nullpx

¿Talones ásperos y agrietados? 4 remedios naturales para recuperar su suavidad

Publicado 5 Ago 2020 – 10:20 AM EDT | Actualizado 5 Ago 2020 – 10:20 AM EDT
Reacciona
Comparte

Los talones agrietados aparecen cuando la piel se deshidrata en exceso. En ocasiones, este padecimiento viene acompañado de dolor, enrojecimiento, picor y descamación de la dermis.

Si no recibe el tratamiento adecuado, puede devenir en complicaciones cutáneas, como dermatitis o eccema.

Afortunadamente, existen remedios naturales que puedes hacer desde casa para devolverle el brillo y la suavidad a la piel de los talones.

Te mostramos 4 recetas para olvidarte de este problema y lucir unos pies hermosos.

#1 Mascarilla de plátano y limón

Necesitas un plátano maduro y el jugo de medio limón. En un bowl, mezcla ambos ingredientes, hasta obtener una pasta homogénea.

Aplica generosamente sobre los talones y déjalo actuar por 30 minutos. Enjuaga con agua tibia y ¡listo!

Para mejores resultados, repite este tratamiento tres veces por semana.

Beneficios

De acuerdo con Healthline, el plátano contiene silicio, un compuesto químico que hidrata la piel y activa la regeneración celular.

Este mineral facilita la creación de colágeno y elastina, proteínas que estimulan la elasticidad y flexibilidad de la dermis. Gracias a su alto contenido de vitamina A y C, también cura heridas leves y disminuye la inflamación de los pies.

Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad Católica de Cuenca afirma que la vitamina C, presente en el limón es un excelente aliado para reducir la deshidratación y mantener a los talones libres de gérmenes, hongos y bacterias.

La Dra. Cynthia Cobb, especialista en cuidado de la piel y cosmetología, explica que el limón tiene cualidades astringentes que restablecen los niveles de pH, disminuyen la inflamación y descomponen las células muertas.

#2 Limón y glicerina

En un recipiente hondo, mezcla media taza de jugo de limón, tres cucharadas de glicerina y agua caliente. Sumerge los pies de 15 a 20 minutos.

Utiliza un lima o una piedra pómez para quitar la piel reseca de los talones y eliminar la callosidad. Evita hacerlo demasiado fuerte, pues la fricción puede lastimar tu piel.

Si tu dermis se irrita fácilmente, evita el paso anterior y solo aplica la mezcla sobre la zona endurecida de los talones. Colócate unos calcetines y déjalo actuar toda la noche; al despertar, enjuaga con agua tibia.

Realiza este procedimiento dos veces a la semana.

Beneficios

Según una investigación publicada por la Biblioteca Nacional de Medicina, la glicerina hidrata la piel a profundidad, crea una capa protectora contra hongos y bacterias y acelera el proceso de curación de heridas.

También contiene ácido láctico, compuesto que evita la formación de callos y pie de atleta.

#3 Aceite de coco

Este producto es esencial para hidratar los talones y combatir la resequedad. Utiliza una buena cantidad de aceite de coco y masajea tus pies; pon especial atención en la piel endurecida.

Después ponte unos calcetines y ve a dormir. Cuando despiertes, enjuaga con agua caliente y aplica una crema hidratante. Repite todos los días.

Beneficios

Los especialistas en cuidado de la piel aseguran que el aceite de coco es rico en ácidos grasos y vitamina E, compuestos que facilitan la generación de colágeno.

Esta proteína mantiene las articulaciones en buen estado, ayuda a reparar el tejido dañado y desinflama los pies.

¿Lo mejor? También reduce el mal olor y el dolor ocasionado por las grietas y la deshidratación, subraya la Asociación North Texas Foot & Ankle.

#4 Vaselina: el mejor aliado

Además de devolverle la vitalidad a tus dermis, es útil para relajar y desinflamar los pies. Primero, sumerge los talones en agua caliente durante 20 minutos.

Posteriormente, toma un poco de vaselina y masajea las zonas dañadas. Usa unos calcetines de algodón y deja que el tratamiento actúe toda la noche.

Al despertar lava tus pies como lo harías normalmente. Obtén unos talones hermosos realizando esta receta todos los días.

Beneficios

La vaselina contiene vitaminas A y E, nutrientes necesarios para mantener la firmeza y elasticidad de la dermis, suavizar los pies y activar la regeneración celular, menciona un artículo publicado en el Indian Dermatology Journal.

Por si fuera poco, también hidrata a profundidad y combate la piel áspera.

Sigue nuestras recomendaciones y prepárate para lucir unos talones saludables, libres de grietas y con un brillo espectacular.

¿Conoces otro tip para mejorar el aspecto de esta zona? Escribe tus mejores consejos en los comentarios.

mini:


¡Hey, no te vayas! Pensamos que te gustaría leer esto:

Reacciona
Comparte