null: nullpx

Quitar el gelish tú misma no es tan difícil: te decimos cómo hacerlo sin maltratar tus uñas

Publicado 23 Dic 2019 – 11:10 AM EST | Actualizado 23 Dic 2019 – 11:10 AM EST
Reacciona
Comparte

Lucir unas uñas perfectas ya es tan difícil. La industria de la belleza se ha encargado de consentir a todas las beauty addicts que buscan que sus manos se vean hermosas, gracias al extenso abanico de esmaltes, diseños y técnicas que hay para decorarlas.

Entre ellos está el gelish, una técnica de esmalte en gel que destaca por su durabilidad (aproximadamente 3 semanas) y por los múltiples colores que hay para escoger.

El gelish es un material que se aplica en las uñas (como si fuera barniz) y se endurece al exponerse a la luz ultravioleta o LED. No importa las actividades que hagas, esta técnica tiene una fórmula que se fija y se mantiene intacta.

Esta técnica logra que tus uñas luzcan arregladas y on point para cualquier ocasión. Sin embargo, el estrés comienza cuando el gelish empieza a descarapelarse, pues no siempre hay tiempo de acudir a la estética para quitar el esmalte.

Para evitar que la desesperación se apodere de ti y decidas arrancarlo (por favor, no lo hagas), aquí podrás encontrar una manera sencilla de quitar el gelish desde tu casa, sin dañar tus amadas uñas.

Toma nota de los siguientes pasos.

#1 Hidrata tus manos

El gelish contiene una potente fórmula que hace que se fije muy bien a tus uñas, es por eso que cuesta trabajo quitarlo. Para evitar dañarlas, debes lavarlas muy bien y aplicar una crema hidratante.

Agrega una dosis extra de hidratación con cinco gotas de aceite de almendras. Distribuye el producto sobre tus manos, en especial alrededor de las uñas. Eso las protegerá de los siguientes pasos ha realizar.

#2 Acetona en acción

Ya que tus manos están hidratadas y protegidas ante la resequedad que se pueda presentar, calienta 30 mililitros de acetona (sin llegar a punto de ebullición). Debes tener mucho cuidado, porque es un producto flamable.

Humedece 10 pedazos de algodón en la acetona y sujétalos muy bien en cada uña. Después, envuelve los dedos con papel aluminio y espera de 15 a 20 minutos para que suceda la magia. La acetona tibia debilitará el gel para su fácil remoción.

#3 Quita los restos

Deja que pase el tiempo indicado y quita el papel aluminio. Con los algodones, realiza masajes ligeramente fuertes para remover el esmalte.

Puedes ayudarte con un palillo de madera para eliminar los restos o tomar unas pinzas y desprender los pequeños pedazos de gel. Hazlo con mucho cuidado.

#4 Enjuaga y calma

Por último, enjuaga tus manos para quitar los restos de acetona. Seca muy bien y aplica una crema humectante. Puedes aplicar una capa de esmalte protector para tus uñas.

Lo más recomendable es dejar descansar tus uñas del esmalte por un tiempo, para que no se vuelvan quebradizas. Puedes protegerlas con un poco de esmalte transparente, de preferencia fortificado.

¡Hey, no te vayas! Aquí hay más de belleza:

Reacciona
Comparte