null: nullpx
Así se Vive Mejor Familia

Cómo detectar si tu hijo necesita gafas

¿Tu hijo presenta alguno de estos signos? Puede que esté necesitando gafas.
20 Ago 2015 – 12:17 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Texto: Cintia Saporito

¿Tu hijo tiene problemas de aprendizaje en la escuela? ¿Le están costando los deportes para los que siempre fue bueno? A veces, los problemas visuales son pasados por alto o no detectados a tiempo. Descubre si tu niño puede estar necesitando gafas. 

Seis signos. Estos indicios que reveló el Dr. Yin C. Tea, jefe del Servicio de Pediatría y Visión Binocular, de la Universidad Nova Southeastern, podrían orientarte.

1. Fatiga en la vista. Que se ponga bizco, se refriegue los ojos o parpadee con frecuencia, son señales que no deberías ignorar.

2. Dolores de cabeza y/o visión borrosa. Si estos síntomas aparecen tras una tarea visual prolongada, también podrían estar revelándote que necesita gafas.  

3. Indicadores de desempeño. ¿Se salta o relee palabras? ¿Comete errores significativos al copiar? ¿Tiene una postura anormal al escribir? ¿Se cubre un ojo para leer? Frente a estas situaciones, es posible que sostenga que se "mueven" las palabras o que ve doble. ¡Es momento de consultar al oftalmólogo!   

4. ‘Eye turning in or out’. Si tu hijo está cansado o no está enfocando la vista en un objeto puntual, uno de sus ojos podría desviarse hacia dentro o fuera. Mirar fotografías puede ayudarte a notar este problema, sugirió el doctor Danny H. Ngo, jefe de optometría de la organización Kaiser Permanente, en el sureste de California. Checa otros signos, según el experto.

5. Acercarse demasiado los materiales. ¿Tu niño sostiene sus libros u hojas a menos de 30-40 cm (12-16 pulgadas) del rostro? Tal vez no vea bien. Pero, como también podría tratarse de un hábito, intenta pedirle que se aleje de las cosas. Si vuelve a arrimarse o te explica que de otro modo ve borroso, llévalo al médico.  

6. Se niega a leer o le cuesta hacerlo. Si bien muchos niños se rehúsan porque no ven bien, también podría tener problemas de aprendizaje. La consulta médica puede ayudar a resolver las dificultades visuales o determinar un tratamiento adecuado. 

Controles periódicos. Aunque no presenten ninguno de los signos mencionados, tus hijos necesitan visitar regularmente al oftalmólogo. Luego de las primeras revisiones de la vista a los 6 meses, 3 años y antes de comenzar el primer grado, lo ideal es que se hagan chequeos anuales o cada dos años, recomendó Ngo. 

La detección temprana y el tratamiento de algunos problemas visuales pueden ayudar a evitar la pérdida permanente de la visión, finaliza el especialista.  

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
Publicidad