null: nullpx

Cómo eliminar las 'semillas del fracaso' para atraer dinero

Descubre el secreto para dejar a un lado esta noción y conseguir prosperidad este año que recién inicia.
11 Ene 2021 – 10:42 AM EST
Reacciona
Comparte
1/38
Comparte
Aunque el dinero no lo es todo en la vida es una parte integral de todo el desarrollo social. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con aquellos que nos dicen que “el dinero es todo” porque ese tipo de pensamiento conlleva a llevar que “hagamos todo por dinero”. Crédito: Shutterstock
2/38
Comparte
O sea, alguien que está fijo y obsesionado con la idea material de cada día tener más y más sin conocer límites tiende a comprometerse seriamente en su búsqueda por la obtención de riquezas. Crédito: iStock
3/38
Comparte
La prosperidad y la abundancia son dos formas de energía que atraemos cuando hacemos bien las cosas. Otras veces nos encontramos sin dinero aunque lo hagamos todo bien porque debido a nuestro acondicionamiento previo no hemos sabido darle al mismo su importancia. Crédito: Shutterstock
4/38
Comparte
El dinero no lo es todo, pero es una parte vital del desarrollo humano pues cuando faltan recursos y hay pobreza las personas tienden a sentirse incómodas, de mal humor y hasta agresivas, a menos que hayan aprendido a identificar y conocer las llamadas "semillas del fracaso". Crédito: Shutterstock
5/38
Comparte
¿Qué son las "semillas del fracaso" y cómo podemos eliminarlas?
Dentro del campo de los estudios metafísicos y filosóficos esotéricos se conoce como “semillas del fracaso” a nuestras impresiones mentales, la programación que nosotros mismos nos hemos hecho para llevarnos a cierto estado mental.
Crédito: Shutterstock
6/38
Comparte
Los conceptos negativos que hemos ido construyendo a lo largo de nuestra vida y que se han impregnado en nuestro ser interno actúan como verdaderos frenos que nos impiden alcanzar nuestras metas.
Al identificarlos podemos contrarrestarlos utilizando las herramientas sicológicas y metafísicas que tenemos a nuestra disposición.
Crédito: Shutterstock
7/38
Comparte
Sin embargo, antes de conocer esas herramientas y aplicarlas para eliminar las semillas del fracaso tenemos que partir de una premisa importantísima que suele actuar como el gran freno, el principal, para nuestro desarrollo. Crédito: Shutterstock
8/38
Comparte
Se trata de la idea del fracaso. Mientras alguien diga "he fracasado en mi relación amorosa, he fracasado como padre, como trabajador, como amigo o como ser humano, soy un verdadero desastre, un fracaso total". Crédito: Shutterstock
9/38
Comparte
Mientras esa actitud esté latente en nuestro subconsciente muy poco podemos hacer para avanzar en la vida, por tanto la primera regla de oro es la siguiente, afirmar a partir de ahora que los fracasos no existen, solamente hay experiencias, algunas positivas y gratas, otras negativas y desagradables, pero ninguna de ellas se llamarán fracasos sino lecciones, experiencias que nos enseñan qué hacer y qué evitar, instrucciones de la vida, enseñanzas para no repetir los mismos errores. Crédito: Shutterstock
10/38
Comparte
Por tanto la primera y básica regla para avanzar en nuestro propósito consiste en el cambio de actitud y transformación interior afirmando que "los fracasos no existen", y a partir de ahí elaboraremos la técnica para destruir esas semillas que nos impiden prosperar. Crédito: Shutterstock
11/38
Comparte
Todo lo que nos sucede es parte de un proceso de aprendizaje en el que no hay fracasos, sino lecciones. Observa claramente, la vida te lo indica constantemente. El niño pequeño que está aprendiendo a caminar y se cae, no está fracasando, está aprendiendo. Crédito: Shutterstock
12/38
Comparte
El que comienza a estudiar un instrumento musical, una guitarra, piano, violín y se equivoca constantemente, no está fracasando está aprendiendo, el que inicia un nuevo proyecto o negocio que no resulta nada bueno y termina mal no ha fracasado ha aprendido de la experiencia, y sabrá qué hacer en el futuro. Crédito: Shutterstock
13/38
Comparte
Un padre que no supo educar a sus hijos correctamente no fracasó como padre sino que tal vez no hizo lo que debía hacer.
O sea, eliminando la palabra “fracaso” de nuestras mentes comenzamos a erradicar sus semillas.
Crédito: Shutterstock
14/38
Comparte
Ahora vienen los demás instrumentos para la consecución de nuestras metas y la eliminación de esas semillas del fracaso que nos impiden progresar. Crédito: Shutterstock
15/38
Comparte
El primero es el instrumento de la estructura. O sea, conocer cómo funcionan las cosas. Cuando no se sabe cuál es el mecanismo que existe para lograr un objetivo nos encauzamos en la dirección equivocada y creamos semillas de fracaso. Crédito: Shutterstock
16/38
Comparte
Por tanto, será indispensable conocer bien cómo funciona un sistema, un negocio, una relación, los síntomas y peculiaridades de un desajuste emocional, una condición, una enfermedad, en fin saber lo más que podamos de la manera en que algo trabaja. La ignorancia de ese funcionamiento hace que cometamos muchos errores. Crédito: Shutterstock.com
17/38
Comparte
Por eso, la primera fase para eliminar la semilla del fracaso será informarnos, no actuar a ciegas. ¿Qué vas a empezar una actividad nueva? ¿Ponerte en manos de un cirujano? ¿Entrar en una nueva empresa? ¿Te han detectado una condición o enfermedad desconocida y temes fracasar al atenderte? Crédito: Shutterstock
18/38
Comparte
Felizmente hoy tenemos los recursos de Internet que nos ayudan a informarnos adecuadamente de lo que queremos conocer, por supuesto, si buscamos en los sitios adecuados. Una vez que nos informamos ya estamos en el camino del éxito para erradicar las semillas del fracaso. Crédito: Shutterstock
19/38
Comparte
El segundo paso consiste en la eliminación de lo que obstruye nuestros pensamientos positivos. O sea, la nueva programación, una actitud diferente ante la vida. No es fácil porque los reflejos condicionados que se han formado durante años y muchas veces desde la infancia y toda la vida no se quitan de la noche a la mañana, pero si los reconocemos e identificamos ya estamos dando un gran paso en la erradicación de los mismos. Crédito: Shutterstock
20/38
Comparte
El tercer paso es la constancia, la perseverancia. Cuando hemos tenido un mal hábito por años necesitamos tiempo para que el cerebro procese nuevas estructuras mentales, en algunos casos son días, en otros semanas, y en algunos hasta meses, y durante ese período debemos insistir aunque recaigamos, persistir es lo que creará ese nuevo camino mental que sustituirá al viejo. Crédito: Shutterstock
21/38
Comparte
Una sencilla observación que nos ilustrará lo anterior. Si de niño se aprendió a decir mal una palabra en nuestro idioma porque así lo escuchábamos en casa y luego no nos empeñamos en corregirlas posteriormente, cuando aprendemos la forma correcta no basta con decirla una vez, hay que repetirla hasta que se vuelva consciente ya que generalmente repetimos el error sin darnos cuenta. Crédito: Shutterstock
22/38
Comparte
Ejemplo, quien desde pequeño se acostumbró a decir “de gratis” en vez de decir simplemente “gratis” lo seguirá diciendo aunque sepa que está mal dicho porque la preposición “de” está mal usada, pero al hablar lo repetirá si no cobra conciencia de lo mismo y se propone repetirlo interiormente hasta que lo aprende. Crédito: Shutterstock
23/38
Comparte
Son como los buenos hábitos, lavarnos las manos al llegar a casa, antes de procesar los alimentos, comer, son buenos hábitos adquiridos en la infancia que nos siguen toda la vida, pero también hemos adquirido malos hábitos que para erradicarlos cuesta trabajo. Debemos insistir, perseverar hasta que lo hayamos logrado pues esa acción de voluntad es imprescindible para erradicar las semillas del fracaso. Crédito: Shutterstock
24/38
Comparte
Viene ahora un paso muy importante, la canalización o sublimación. O sea, no vamos a reprimir las tendencias negativas porque la represión causa ansiedad, sino que vamos a irlas sustituyendo unas por otras, de forma gradual pero agradable buscando lo que nos gusta y siempre podemos encontrarlo. Crédito: Shutterstock
25/38
Comparte
Cuarto paso, muy importante, trabajar los obstáculos de tu signo que te impiden eliminar las semillas del fracaso. Una vez conocidas ya estás dando un paso para trabajar sobre ellas y eliminarlas. Crédito: Shutterstock
26/38
Comparte
Aries
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es tu personalidad dominante, querer que todos te obedezcan, necesidad de mandar y dirigir, las actitudes autoritarias algo muy distinto a la cualidad positiva de la iniciativa, dirección, decisión y valentía que son las que deben primar para eliminar las semillas del fracaso.
Crédito: Shutterstock
27/38
Comparte
Tauro
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la obstinación, la terquedad o testarudez, algo que es muy distinto a la persistencia y voluntad cualidades encomiables de tu signo. No confundir la perseverancia y constancia que son instrumentos poderosos para alcanzar el éxito con la obstinación en algo de forma caprichosa.
Crédito: Shutterstock
28/38
Comparte
Géminis
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la inconstancia, no seguir un plan, saltar de una cosa a otra, la desconcentración, que nada tiene que ver con la actitud creativa, inteligente, ágil de mente y despierta de tu signo. Una mayor concentración en todo lo que hagas será la clave del éxito.
Crédito: Shutterstock
29/38
Comparte
Cáncer
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la susceptibilidad, las ataduras del pasado, las nostalgias por lo que ya no existe, que se deben canalizar con la sensibilidad e intuición de tu signo, tu actitud protectora y maternal, tu amor extendido.
Crédito: Shutterstock
30/38
Comparte
Eliminar de tu vida las ideas de algo del pasado mal hecho y proponerte no repetir el error sino avanzar hacia adelante sin crearte sentimientos de culpa. Crédito: Shutterstock
31/38
Comparte
Leo
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la arrogancia o soberbia, las actitudes prepotentes y orgullosas, las cuales se canalizan con la actitudes positivas de Leo, tu buen corazón, tu generosidad, capacidad de amar y perdonar, tu benevolencia. Aplicando esas cualidades superarás errores y avanzarás resueltamente a la consecución de tus metas.
Crédito: Shutterstock
32/38
Comparte
Virgo
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso está en tu actitud crítica constante, la búsqueda de faltas en todo y la falta de tacto al señalarlas, lo cual se compensa con las buenas cualidades de tu signo entre ellas la laboriosidad, el servicio, la preocupación sincera por el bienestar de todos, la capacidad de análisis y reflexión.
Crédito: Shutterstock
33/38
Comparte
Libra
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la bien conocida indecisión librana, no sentirte seguro a la hora de tomar decisiones, las vacilaciones, algo que lo contrarrestas con tu actitud balanceada y equilibrada, tu sentido de equidad, tu tacto social y elegancia.
Crédito: Shutterstock
34/38
Comparte
Escorpión
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la actitud revanchista, la palabra hiriente, los celos y los impulsos posesivos, que se canalizan con tu actitud desinteresada, la sinceridad que late en tu signo, tu agudeza intuitiva y tu percepción síquica. Evitar la ironía y el sarcasmo son fundamentales para poder lograr tus objetivos.
Crédito: Shutterstock
35/38
Comparte
Sagitario
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la despreocupación, dejarlo todo a la "buena suerte", la inconsistencia y la confusión entre sinceridad o franqueza y falta de compasión o mala educación y poco tacto, que se contrapesan con tu entusiasmo, actitud positiva y filosófica y tu amor a la verdad.
Crédito: Shutterstock
36/38
Comparte
Capricornio
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es el pesimismo saturnino, la actitud negativa ante las circunstancias, pensar que las cosas van a salir mal y la incapacidad para reconocer un error y pedir disculpas, todo lo cual se compensa con tu extraordinaria disposición al trabajo, la disciplina de tu mente y acciones, tu sinceridad y entereza y cuando comprendes que pedir disculpas no constituye un acto de debilidad sino de entereza.
Crédito: Shutterstock
37/38
Comparte
Acuario
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la dispersión, la falta de concreción en el presente, la actitud alejada y distante, que se compensa con tu extraordinario sentido de humanidad y amor universal, tu capacidad creativa, originalidad e ingenio, encontrar salidas novedosas a lo que se presente.
Crédito: Shutterstock
38/38
Comparte
Piscis
Tu mayor obstáculo para eliminar las semillas del fracaso es la actitud pusilánime o derrotista, la debilidad de carácter que te vuelve manipulable y presa de los oportunistas, los sentimientos de culpa, la vaguedad o indefinición, lo cual lo compensas exitosamente con tu empatía, tu capacidad intuitiva, tu amor a los demás, tu conocimiento interno de las cosas.
Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés