null: nullpx

Aprende a dejar el pasado atrás

Descubre por qué es recomendable superar y liberarnos de lo que ya hemos dejado en el camino.
29 Ene 2021 – 07:00 AM EST
Reacciona
Comparte
1/19
Comparte
Todos recordamos momentos buenos y malos que hemos pasado en nuestra vida. No obstante, hay quienes parecen quedarse reviviendo su pasado, clavados en algún momento o etapa en particular que los hizo sentirse bien o mal. ¿Por qué será que tienen facilidad para quedarse ahí y no ver hacia el futuro? Crédito: Shutterstock
2/19
Comparte
Nuestro pasado siempre será algo que nos acompañe por el resto de nuestras vidas. Y es que es la base que nos recuerda quiénes somos, de dónde venimos, cómo nos relacionamos con el mundo a nuestro alrededor y cómo actuamos con la gente. Es demasiado influyente en nuestro día a día, porque significa nuestra historia de vida que nos trajo hasta este momento. Crédito: Shutterstock
3/19
Comparte
Siempre cargaremos con nuestro pasado en nuestra manera de pensar, hablar y sentir el mundo. Pero el problema viene cuando nos quedamos estancados en él, cuando pasamos todos los días recordando aquellos que nos sucedió, sea bueno o malo, ya que sencillamente no es la mejor opción para vivir nuestras vidas y llevarlas hacia el futuro. Crédito: Shutterstock
4/19
Comparte
Cuando nuestros recuerdos o memorias rondan nuestra cabeza todo el tiempo, bloqueando con nuestro presente, nos están impidiendo vivir y disfrutar de este instante que tenemos. Y he aquí la importancia de recordar y tomar plena conciencia, como bien dice el dicho: lo que pasó, pasó. El pasado ya fue. Estás en TU presente y hay que vivirlo. Crédito: Shutterstock
5/19
Comparte
Por supuesto es algo que es más fácil decirlo que ponerlo en práctica, sobre todo para aquellas personas que no pueden dejar a algo o alguien detrás. Puede ser su etapa escolar, algún familiar, amor o amistad que murió o nos dejó, o mil y una situaciones que nos hace ver con añoranza hacia atrás. Es complicado pero hay que superarlo. Crédito: Shutterstock
6/19
Comparte
Y es que, por ejemplo, si la memoria es negativa, sea porque no dejamos de pensar en algo terrible que nos pasó, simplemente nos vuelve a traer en nuestra cabeza ese sentimiento de dolor, malestar, rencor, miedo, vergüenza o demás negatividad que nos está impidiendo crecer, y hasta corremos el nefasto peligro de caer en un hoyo de tristeza, ansiedad, depresión y más miserias. Crédito: Shutterstock
7/19
Comparte
Estos recuerdos negativos, además de opacar cosas nuevas y positivas que te pueden llegar, te harán tanto mal que puede ser que definan tu vida. Llegará un punto en que tienes que dejar ir el pasado o éste definirá tu futuro. Por eso hay que tomar las cosas un paso a la vez y aceptar que el pasado formó parte de ti, pero debes liberarte de él para seguir adelante. Crédito: Shutterstock
8/19
Comparte
Un factor importante para dejar el pasado atrás es darte cuenta que, aunque hayas metido la pata, te equivocaste, te lastimaron, perdiste algo o alguien importante o lo que sea que defina tu situación, es que todo sigue adelante. El mundo no se va a acabar y sobre todo, no se va a detener por ti. No esperará paciente a que lo superes para tomarte de la mano y dirigirte. Crédito: Shutterstock
9/19
Comparte
Por esto mismo queremos darte unas cuantas recomendaciones y consejos para que siempre mires hacia adelante, hacia tu futuro, y que sigas tu camino de la mejor manera posible, siempre aprendiendo y sacando lo mejor de ese pasado y aplicándolo en tu presente para buscar un mejor futuro. Crédito: Shutterstock
10/19
Comparte
Antes que nada, no te avergüences de tu pasado. Lo que hayas pasado, sea bueno o malo, siempre será aprendizaje. Puede ser para que no cometas los mismos errores o para que saques lo mejor de esa persona o experiencia para asumir en tu personalidad y crezcas emocional y espiritualmente. Crédito: Shutterstock
11/19
Comparte
Asume los retos o desafíos que te haya dejado tu pasado. Algunas veces, lo que vivimos nos pudo haber dejado algún efecto físico o psicológico duradero. Entonces es importante que asumas la manera en la que tu pasado afecta tu enfoque o hábitos ahora. No finjas que lo que te pasó no te afectó o afecta. Intenta aceptar de manera racional y calmada qué sientes de tu pasado y cómo reaccionar de la mejor manera ahora. Crédito: Shutterstock
12/19
Comparte
Reconoce tu presente. Siéntate a analizar cuánto tiempo estás perdiendo analizando tu pasado y tus problemas. ¿Te estás olvidando del mundo que te rodea? ¿Está afectando tus relaciones, tu trabajo, tu crecimiento? Si es así, reflexiona y levanta la vista para ver qué está pasando en tu presente. Es esencial tener los pies bien puestos en lo que te está pasando. Crédito: Shutterstock
13/19
Comparte
Una vez que lo hagas, rodéate de personas que te ayuden en tu camino. Olvida a las personas que te hicieron daño; si están en tu vida todavía, ¿qué esperas para alejarte? Todos debemos tener un entorno saludable lleno de familiares y amigos que nos ayuden, comprendan y quieran para hacer lo mejor de nuestras vidas. Si hay algo tóxico cerca de ti, deshazte de ello. Crédito: Shutterstock
14/19
Comparte
Acepta con plena conciencia que es imposible cambiar lo que pasó: solo puedes cambiar la manera en la que lo percibes y asumes. No puedes volver al pasado, pero puedes cambiar la forma en que lo ves y lo manejas de ahora en adelante. Si no lo haces, llevarás ese dolor emocional a todo lo que experimentes y vivas en la actualidad. Crédito: Shutterstock
15/19
Comparte
Sobre todo, perdónate a ti mismo. No te andes culpando por lo que hiciste o no hiciste, por lo que te llevó a pasar tal cosa, el tan temido "y si hubiera"... Sólo podemos intentar aprender de ello, conocernos a nosotros misoms para no volver a cometer los mismos errores y sobre todo, qué tomar de ello para mejorar y seguir adelante. Shutterstock
16/19
Comparte
Ponte metas u objetivos a seguir en tu vida. Saber que estás haciendo algo por lo que vale la pena seguir, nos da aliento para afrontar los problemas, ya que cuando pasen, podremos hacer eso que tanto queremos o estaremos con alguien que lo comprenda y nos quiera. Crédito: Shutterstock
17/19
Comparte
Realizar nuevos proyectos o ayudar a los demás pueden ser algunas de las cosas que pueden aportar sentido a nuestra vida. ¿Estás ayudando lo suficiente a tus seres cercanos? ¿Los has dejado tal vez involuntariamente de lado por estar inmerso en ti? Puedes también ser voluntario en causas nobles, para ayudar al prójimo necesitado. Crédito: Shutterstock
18/19
Comparte
No tengas miedo a volver a empezar. Si las cosas no salieron como te lo planeabas, no te rindas. Tú eres el único dueño de tu destino, así que tienes toda la oportunidad de tomar las riendas de tu vida y darle la dirección que quieras. Algo sencillo con lo que puedes empezar es marcarte objetivos pequeños a corto plazo. Crédito: Shutterstock
19/19
Comparte
Consigue ayuda profesional si lo crees necesario. Si te sientes abrumado o no tienes, puedes o quieres el apoyo de alguien cercano, hay expertos en muchos ámbitos que estarán más que dispuestos a echarte la mano. No te quedes callado, siempre habrá una luz adelante, esperando por ti para redirigir tu vida hacia algo mejor. No lo dudes. Crédito: Shutterstock
Reacciona
Comparte
En alianza conCivic Science

Más contenido de tu interés