null: nullpx
David Aja

Hawkeye: 7 razones por las que la versión de Fraction y Aja es el mejor cómic del siglo XXI

Publicado 28 Ago 2017 – 04:00 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Pese a no tener superpoderes (no en el sentido más espectacular del término), Clint Barton ha sabido ganarse un merecido lugar entre los superhéroes más poderosos de la Tierra. Y aunque inició su carrera en el bando de los villanos allá por 1964, hoy es uno de los más queridos miembros de los Avengers.

Pero Hawkeye también tiene una vida fuera del equipo, y buena parte de las aventuras que suelen ocurrirle en su vida normal es lo que los guiones de Matt Fraction y las ilustraciones de David Aja nos quisieron mostrar con esta serie de 22 números que vio la luz en 2012. ¿Por qué recordarla hoy, tantos años después? Porque Aja y Fraction rompieron el molde, y demostraron que un buen cómic no necesita demasiado despliegue, sino tan solo algunos elementos que rodeen a un buen protagonista.

Damos inicio así a esta lista de 7 razones por las que Hawkeye de Fraction y Aja es el mejor cómic del presente siglo. Sin discusiones.

1. La historia

Empecemos por la más obvia y general de todas las observaciones posibles. Recomendamos y apreciamos esta historia por su trama, por supuesto. Es que más allá de ser un cómic atrapante de principio a fin, no recurre a espectaculares giros argumentales ni grandes conflictos. Tiene su buena cuota de enredos, pero siempre en pos de una buena historia con visos detectivescos, de suspenso y acción. Es lo que podríamos denominar una «historia mínima», pero con grandes resultados.

El mejor resumen que puede ofrecerse al respecto es el de la propia introducción de su primer número, en donde leemos:

«Clint Barton, a.k.a. Hawkeye, se volvió el mejor tirador conocido por el hombre. Entonces ingresó a los Avengers. Esto es lo que hace cuando no está siendo un Avenger. Eso es todo lo que necesitas saber».

2. El arte

Principalmente vale destacar la impecable tarea desarrollada por David Aja, ilustrador inicial de este proyecto. Pero también debemos mencionar a los otros colaboradores que dibujaron en aquellos números en los que Aja no estuvo presente, como  Javier Pulido, Annie Wu o Francesco Francavilla. Todos supieron mantener una línea estética que podríamos definir como minimalista, aunque su simplicidad no sea en absoluto sinónimo de sencillez. Dibujos de pocos trazos con un alto nivel de detalle y expresividad, sin necesidad de sobrecargarse de luces y sombras o líneas de proyección.

3. Dos Hawkeyes

Como buen héroe veterano, Clint Barton tiene la suficiente previsión como para contar con un posible heredero de su manto y su nombre superhéroico. Es así que en esta historia no tenemos solo un Hawkeye, sino que tenemos dos. Bueno, lo correcto sería decir que no es un heredero, sino una heredera, una Hawkeye

De hecho, Kate Bishop no actúa aquí como una simple sidekick, sino que al portar por sí misma el nombre de Hawkeye ella también está comprendida en el título de toda la serie, por lo que lo más correcto es entenderla como una protagonista neta. Es más, varios números giran en torno exclusivamente a lo que le sucede a Kate, lejos de Clint.

4. El humor

No piensen que esta es una historia cómica. No, lejos está de serlo. Pero las pinceladas humorísticas que los guiones de Matt Fraction poseen son tan acertadas como efectivas, sirviendo tanto para generar clima como para darle un tono de alivio a aquellas escenas que, de lo contrario, podrían ser demasiado intensas. No obstante, la intensidad no es algo de lo que Hawkeye carezca. Te vas a reír leyéndola, pero también te comerás las uñas a causa de la tensión. 

5. Un día en la vida de...

Uno de los aspectos más importantes de esta serie es que su columna vertebral es la vida cotidiana de Hawkeye. No lo vamos a ver todo el tiempo embutido en unas mallas violetas saltando de azotea en azotea y tirando flechas por doquier. No. Lo veremos tratando de dormir, a solas con sus pensamientos, o monologando con una taza de café mientras trata de descifrar cómo se configura y se conecta un home theater de última generación. También te involucrarás en los conflictos con sus vecinos del edificio, y en sus periódicas parrilladas en la terraza.

Los superconflictos son para los superhéroes. Los mortales más o menos comunes —como tú, como yo, como Clint Barton— tenemos problemas como los que aquí se ven. O podríamos llegar a tenerlos, si caemos lo suficientemente bajo.

6. Cameos y participaciones especiales

¿Reconoces a las mujeres de la imagen? Te ayudo. De izquierda a derecha tenemos a Natasha Romanoff (alias Black Widow), Bobbi Morse (alias Mockingbird), y Jessica Drew (alias Spider-Woman). Y esto es solo el comienzo. A lo largo de los 22 números que esta historia abarca nos toparemos con algunos otros reconocidos personajes, al menos en pequeñas dosis, que siempre generarán un destello de genialidad, por mínimas que sean sus participaciones. Desde ya te aviso que no busques a Stan Lee, porque no tiene cameo aquí.

7. Puntos de vista

Otra muestra de la habilidad de la pluma de Fraction y la destreza de Aja para interpretar sus guiones y transmitirlos de forma magistral. Hawkeye no es una historia lineal, sino que va y viene, colmada de miradas al pasado y pasajes por situaciones que, aunque ya resueltas, no tenemos idea de cómo se resolvieron.

Para más condimentos en esta complejidad narrativa, en más de una oportunidad veremos la historia desde el punto de vista de otros de los implicados. Así como ya mencionamos que Kate Bishop protagoniza sus propios números y argumentos a los lados de la trama principal, también veremos qué ocurre desde los sucesivos villanos de turno, y disfrutaremos de todo un número a través de los ojos (y el hocico) de Lucky, alias Pizza Dog, el personaje más entrañable de toda esta historia.

¿Ya leíste Hawkeye de Matt Fraction y David Aja? ¿Qué estás esperando para hacerlo?

Reacciona
Comparte