null: nullpx
Arg

¿Sabías que hay partes de El Principito inspiradas en Argentina? Te contamos cuáles son

Publicado 10 May 2017 – 02:48 PM EDT | Actualizado 24 Mar 2018 – 02:12 AM EDT
Reacciona
Comparte

El autor de El Principito era francés pero entre 1929 y 1931 vivió en Argentina para trabajar como piloto de avión, por lo que recorrió gran parte del país. La experiencia fue muy significativa para su vida, y de hecho, fue una fuente de inspiración para muchas de sus obras -incluyendo la más famosa de todas. 

Saint-Exupéry vivía en el departamento 605 del 6° piso de una de las torres de la Galería Güemes, en Florida al 200, y su bañadera se convirtió en el hogar de una foca bebé que encontró en uno de sus viajes a Trelew.

Referencias argentinas en sus cuentos

La boa que se comió a un elefante

Una de las imágenes más famosas de El Principito es la de la boa que se comió a un elefante. Según algunas versiones, no es casualidad que su forma sea muy similar a la Isla de los Pájaros en Chubut.

El aviador sorpendido por el niño

Otra de las historias cuenta que Saint-Exupéry realizaba un vuelo rumbo a Paraguay, cuando su avión sufrió un desperfecto técnico y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Concordia, Entre Ríos. Entonces, se encuentra con dos nenas rubias que se burlaron de él pero en francés: « ¡Qué tonto! ¡No vio la cueva!».

¿Te remite a algo? Claro que sí: al momento de El Principito, en que el aviador en el desierto es sorprendido por aquel nene especial.

Las niñas reales eran Edda y Suzanne Fuchs, hijas de un matrimonio francés que vivía en El Castillo de San Carlos, sitio que -por cierto- lo inspiró a escribir el cuento Oasis, del libro Tierra de Hombres:  « Había aterrizado en un campo y no sabía que iba a vivir un cuento de hadas». 

En la revista parisina Marianne, escribió la nota Las princesitas argentinas, en donde contó todas sus vivencias en el castillo y particularmente sobre estas nenas, quienes domesticaban animales: ovejas, hurones, una iguana, una langosta, un zorro, un mono y abejas.

El zorro y el amor por los animales

El Principito, como estas dos inquietas nenas con las que Saint-Exupéry se encariñó fuertemente, tiene un una conexión especial con los animales. En la famosa obra, es el zorro el que le dice que domesticar es crear lazos:  "Si me domesticas tendremos necesidad el uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para ti único en el mundo".

Otras obras con inspiración argentina

Tierra de hombres

Durante una tormenta en la Cordillera, su compañero y amigo piloto Henri Guillaumet se perdió. Por muchos días Saint-Exupéry sobrevoló los Andes para encontrarlo. En ese tiempo escribió una carta imaginaria a su amigo, que luego formaría parte de Tierra de Hombres:

“…Y cuando de nuevo me deslizaba entre los muros de los pilares gigantes de los Andes, me parecía que ya no te buscaba, sino que velaba tu cuerpo en silencio, dentro de una catedral de nieve…”.

Luego de 5 días de búsqueda, Guillaumet fue encontrado sano y salvo y la historia de todo lo que vivió Saint-Euxpéry en Argentina en relación a estos difíciles días en la cordillera, fue contada detalladamente en Tierra de Hombres.

Vuelo nocturno

Muchos de los vuelos que realizaba en su estadía en Argentina eran de noche y tenían 18 horas de duración, lo que lo inspiró para comenzar a escribir Vuelo Nocturno, publicado en su regreso a Francia en 1931.

La Cordillera de los Andes, los bosques, la estepa, los valles y la Patagonia fueron unos de los tantos lugares que lo cautivaron y llamaron fuertemente su atención, pero fue en Buenos Aires donde conoció a Consuelo Suncin, su musa y gran amor.

¿Sabías todos estos datos sobre el paso de Antoine de Saint-Exupéry por Argentina? ¿Se te ocurre alguna otra referencia en alguna de sus obras? ¡Contanos!

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:ArgArg-localArgentinaAutoresCuriosidades