null: nullpx
desarrollo

Noruega es el primer país del mundo que toma medidas reales y dice NO a la tala de los bosques

Publicado 20 Jun 2016 – 03:05 PM EDT | Actualizado 5 Abr 2018 – 01:47 PM EDT
Reacciona
Comparte

Hoy queremos mostrar con orgullo nuestro apoyo a Noruega, primer país del mundo que de verdad toma medidas serias y coherentes contra la preocupante deforestación que está sufriendo nuestro planeta a mano del hombre.

Y es que la Rainforest Foundation Norway (RFN), acaba de anunciar un serio compromiso en forma de ley en el parlamento, por el que el país escandinavo se compromete a no va aceptar el consumo ni la importación de ningún producto que esté directamente relacionado con la tala indiscriminada de los bosques que forman el pulmon del planeta.

Los llamados bosques tropicales más preocupantemente talados, se encuentran en zonas de Indonesia, Malasaia, Papua Nueva Guinea, Paraguay, Aregentina, Bolivia y Brasil. Estas zonas, capaces de producir más oxígeno que cualquier otra parte del planeta dada su extensión, son las más castigadas también y en estas selvas es donde Noruega ha fijado la vista para poder contribuir de algún modo a la sobreexplotación.

Es esta, no obstante, una medida mayormente simbólica puesto que la pequeña población del país escandinavo, no puede suponer una gran diferencia en el consumo que provoca la tala de las selvas. Pero sin duda aporta un importantísimo granito de arena siendo pionero en esta medida y comenzando así lo que sin duda será una cadena de preocupación y medidas por el planeta en otros países.

Por lo pronto, el gobierno no va a aceptar importar ya no solo maderas, sino ningún producto que derive de la tala de las selvas, tales como el aceite de palma o de coco, muy usados en la industria de la madera y responsables entre otros factores del 40% de la deforestación.

Además Noruega invierte cada año un importante capital promoviendo proyectos de agricultura para que las zonas que ya se han despoblado, propiciando así trabajo para muchos campesinos y evitando que se devasten nuevas zonas. 

Así que seguimos pendientes del responsable de la fundación y promotor de los proyectos para cuidar de nuestros bosques,  Nils Hermann Ranum, quien continúa con su labor y su cruzada. Hoy está en el candelero como precursor del desarrollo sostenible y anima al resto de países a tomar medidas similares para poner remedio a esta terrible desertización.

Gracias por iluminarnos, este es el primer paso de un camino hacia un futuro mejor.

Reacciona
Comparte