null: nullpx
Familia Real

La reina Isabel le cerró las puertas a Harry y Meghan en un día especial ¿aún no los perdona?

Publicado 4 Ene 2021 – 04:34 PM EST | Actualizado 4 Ene 2021 – 04:34 PM EST
Reacciona
Comparte

Las tensiones dentro de la familia real británica siguen vivas, a pesar de que ya pasó un año desde que el príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron su separación.

Así lo revelaron fuentes cercanas al palacio de Buckingham, que aseguran que la reina Isabel prohibió que su nieto formara parte de un evento público muy importante para la monarquía.

Todo se remonta al pasado Día del Armisticio, en noviembre del 2020. En esta fecha, los gobiernos de la Mancomunidad recuerdan a los soldados que fallecieron durante la Primera Guerra Mundial.

La familia real conmemora estas vidas con un evento público en el Cenotafio de Londres, en donde depositan flores rojas y rinden un homenaje.

Esta fecha es especialmente importante para Harry, ya que él mismo sirvió en el ejército durante 10 años. Por ello, a pesar de su distanciamiento con la Corona, el príncipe solicitó que se pusiera una corona de flores en su nombre.

Sin embargo, fue la propia reina Isabel II quien le negó esta petición, según reveló el periódico Daily Mail.

El Día del Armisticio es también una de las fechas más importantes para la reina y, de acuerdo con los reportes del periódico, ningún detalle de la planeación pasa desapercibido para ella. Cuando vio la solicitud de Harry, no le tomó «ni dos segundos» rechazarla.

Previamente, algunos medios habían especulado que fueron miembros del personal del palacio de Buckingham quienes declinaron la idea de Harry.

A pesar de que la Reina tiene un gran respeto por todo lo que su nieto ha logrado dentro y fuera del Ejército, vio su petición como un ejemplo de lo poco que entiende su situación fuera de la realeza, señaló el diario.

«La Reina es muy firme en su opinión de que no puedes escoger y elegir lo que quieres hacer cuando se trata de la institución (la Corona). O estás dentro o estás afuera.»

De esta manera, queda más que claro que la monarca rompió tajantemente la relación institucional que mantenía con su nieto. ¿Será que algún día los perdone a él y a Meghan por dejar sus deberes de royals?

En vista de la negativa que tuvo por parte de su abuela, el ex duque tuvo que conmemorar el Día del Armisticio a su propia manera.

Acompañado de Meghan Markle, llevó una corona de flores a las tumbas de soldados de la Mancomunidad en el Cementerio Nacional de Los Ángeles.

Sobre las flores escribió el mensaje:

«A todos los que sirvieron y han servido, gracias»

Sin duda, el hijo menor de Diana y Carlos está más distanciado que nunca de su familia. ¿Algún día veremos la reconciliación?

Si eres fan de los royals, checa estas historias:

Reacciona
Comparte