null: nullpx
Doctor Who

Las mejores series británicas

Publicado 28 Ene 2014 – 11:00 AM EST | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

La industria televisiva británica es, sin dudas, tan rica e interesante como la de los Estados Unidos y en los últimos años ha habido una gran cantidad de series que, no sólo no tienen nada que envidiarle a las mejores de este lado del Atlántico, sino que además han tenido una gran repercusión fuera del Reino Unido y han sobrevivido a la tendencia de que todo gran show británico sea adaptado antes que difundido en su versión original.

Con la asombrosa variedad y calidad que se observa en muchísimas de las series británicas de la actualidad, elegir las mejores de ellas no es tarea fácil, pero de todas maneras ahora intentaremos llevarla a cabo, incluyendo en la lista aquellas que han logrado la difícil combinación de popularidad y calidad.

Misfits

Un grupo de jóvenes inadaptados se ve obligado a realizar servicio comunitario por haber cometido algunos delitos menores, pero una repentina tormenta aparece y son golpeados por un rayo, lo que les da diversos y extraños poderes.

En una variación del género de superhéroes, estos irresponsables y despreocupados jóvenes harán de sus poderes la fuente de otras tragedias y de grandes complicaciones, entre muchas otras cosas, excepto el bien. Un talentoso elenco, un toque de humor negro e irreverencia e ingeniosas tramas sobrenaturales hacen de Misfits una de las series más entretenidas de ver.

Black Mirror

Probablemente la serie de ciencia ficción distópica que mejor ha abordado y extrapolado los miedos y las tendencias de la sociedad tecnológica e hiperconectada de la actualidad. Con sólo tres episodios por temporada (y dos temporadas emitidas hasta el momento), autoconclusivos e independientes entre sí, Black Mirror se interna en las contradicciones y los peligros de un mundo dominado por la tecnología donde lo humano tiene cada vez menos lugar, y llega a ser por momentos una experiencia perturbadora.

El nivel de impacto y asombro que se experimenta con el primer episodio tal vez no sea igualado después por ninguno de los siguientes, pero todos ellos aportan una visión original, inquietante y profunda sobre en mundo lejano pero a la vez familiar.

Luther

El mejor antihéroe de la televisión británica lo encontramos en el detective John Luther, interpretado por Idris Elba ( The Wire). Un personaje obsesivo y en ocasiones peligroso, para sí mismo y para las personas que lo rodean, que a medida que se va hundiendo en el mundo del crimen se ve cada vez más consumido por la oscuridad de los delitos y criminales con los que tiene que lidiar.

La presencia del personaje Alice Morgan ( Ruth Wilson) le aporta a la serie una gran dinámica y lo sitúa en el terreno de la ambigüedad moral que tan bien le calza a una serie dramática policial, en este caso, además, planteada de manera inteligente y compleja.

Doctor Who

Doctor Who ostenta el récord de ser la serie de ciencia ficción más extensa de la historia de la televisión. Gracias a una premisa simple y efectiva, a historias siempre imaginativas y a su vasta y atractiva mitología propia, Doctor Who ha logrado mantenerse por más de 50 años al aire (con un reboot que surgió en el 2005 y sigue emitiéndose con gran éxito en la actualidad) y es uno de los elementos más representativos y significativos de la cultura popular británica, al mismo tiempo que una gran serie de culto.

Uno de los mayores diferenciales de Doctor Who es el hecho de que su protagonista nunca muere: se regenera. Al momento han sido ya once los doctores que han aparecido en la serie, con el Duodécimo Doctor preparándose para aparecer en el especial de navidad de este año.

Sherlock

La versión moderna del icónico investigador privado creado por Arthur Conan Doyle protagoniza una de las mejores series de la actualidad. Con las nuevas tecnologías como vehículo para plantear y resolver las distintas clases de misteriosos crímenes, Sherlock nos presenta al investigador como un personaje excéntrico y un sociópata, pero brillante (magistralmente interpretado por Benedict Cumberbatch), cuyo único interés es poder poner en acción su asombrosa inteligencia, únicamente comparable a la del gran villano Moriarty ( Andrew Scott).

La presencia de John Watson ( Martin Freeman) como su asistente y amigo le da a Sherlock un carácter más humano y sirve también para responder las preguntas de la audiencia ante sus brillantes deducciones.

Reacciona
Comparte