null: nullpx
Cine

La última escena de 'Corre' es más perturbadora de lo que parece: final explicado

Publicado 5 Abr 2021 – 12:50 PM EDT | Actualizado 5 Abr 2021 – 12:50 PM EDT
Reacciona
Comparte

El thriller más popular del momento es Corre, una película producida por Lionsgate y protagonizada por Sarah Paulson y una debutante Kiera Allen.

La trama gira en torno a una tóxica relación madre e hija. Diane se dedicó en cuerpo y alma a cuidar de su única hija Chloe, a quien mantuvo prácticamente aislada del mundo exterior para controlar su vida bajo el pretexto de su delicada condición médica.

El repentino interés de Chloe en salir de casa y asistir a la universidad provocó que su madre tomara nuevas medidas para retenerla a su lado.

Cambió uno de los medicamentos de la chica para impedir que tuviera una mejora. Sin embargo, ella se dio cuenta y comenzó a dudar respecto a las intenciones de su madre.

Tras una extensa búsqueda de la verdad, Chloe se entera que su paraplejia (incapacidad para mover la parte inferior del cuerpo) es provocada debido a un medicamento para perro llamado ridocaína.

También descubre que Diane no es su verdadera madre, sino que es una mujer que la secuestró del hospital siendo una bebé, ya que ella no pudo superar la muerte de su hija debido a que nació prematura.

Posteriormente, Chloe ingiere algunos químicos para que pueda ser llevada al hospital y ahí pedir ayuda al personal.

Así es como se descubre lo que hizo Diane, quien tiene un enfrentamiento con la policía, el cual termina con ella herida de bala y arrestada.

En el final de la película se muestra a una Chloe ya adulta, quien estudió Medicina y ya formó su propia familia.

A pesar de todo lo que le hizo, la protagonista continúa visitando a Diane en la institución donde la internaron. ¡Incluso en los últimos minutos la llama ‘mamá’!

Explicación del final de ‘Corre’

Chloe averiguó que Diane la mantenía alejada del mundo para no ser descubierta como la mujer que robó a un bebé del hospital, 17 años atrás.

Ser la víctima en todo ese tiempo despertó en la chica profundos sentimientos de venganza.

Ya para el desenlace de la historia, Chloe aprovecha su posición de poder para ser ella quien ejerza todo el control sobre Diane, tal y como la mujer lo hizo cuando la tenía bajo su custodia.

Dicho rasgo es un claro indicio de que la protagonista nunca pudo superar el trauma de su secuestro y de que su "madre" la mantenía enferma para que dependiera de ella. Aunque logró liberarse de esa retención, no pudo lidiar con los sentimientos que toda la situación le provocó.

De ese modo, el ciclo de abuso y violencia continuará con este par de mujeres, porque la víctima se convirtió en la abusadora.

En los últimos momentos, Chloe le da una pastilla verde con blanco a Diane, como castigo por lo ella le hizo durante toda su vida. Así se da por sentado que la mujer perderá el control sobre su cuerpo y quedará postrada en la cama de la institución mental.

Durante la película madre e hija se repetían incansablemente que necesitaban una de la otra, dicha frase tiene mucho sentido en esta relación tóxica de codependencia.

Chloe en un inicio necesitaba de Diane para que la ayudara debido a su condición; sin embargo, para el final, cuando logra deshacerse de ella como tutora, la sigue requiriendo para aliviar su tensión emocional.

Por otro lado, Diane sufrió una gran trauma al perder a su bebé y la única forma de superar el luto fue mediante Chloe.

Las visitas de la chica son una desgarradora ilusión para Diane, quien piensa que su 'hija' sí se preocupa por ella, pero la realidad es que solo es visitada para que se le administre el medicamento para perros.

¿Qué dice la psicología al respecto?

De acuerdo con el especialista Alfredo Guerrero Tapia, investigador y profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, las víctimas desarrollan resentimiento y venganza en contra de su abusador.

Dichos sentimientos provocan una inhibición patológica en el agredido y pueden surgir como conductas negativas cuando la víctima se siente desamparada o desprotegida. Muy probablemente para Chloe, el castigo que recibió Diane no fue suficiente.

Además, de acuerdo con el análisis del especialista, los niños suelen ser más difíciles de tratar, incluso si reciben terapias. Esto debido a la memoria muscular y un constante cambio en la simbología del poder y la justicia.

Corre cuenta una historia realmente impactante con un final agridulce. Aunque a simple vista pueda parecer un final feliz donde la chica es puesta en libertad, la realidad es más sombría.

Chloe nunca estará del todo libre porque su trauma se quedó para convertirla en lo que más odiaba. Cuéntanos en los comentarios qué te pareció este magnífico thriller psicológico.

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte