null: nullpx
Keanu Reeves

Esta es la triste historia de vida de Keanu Reeves que nos hace amarlo aún más

Publicado 6 Ago 2018 – 11:30 AM EDT | Actualizado 6 Ago 2018 – 11:30 AM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando no se convierte en el elegante e implacable asesino John Wick, todo parece indicar que Keanu Reeves lleva una vida muy normal: se monta en el metro, se sienta a leer el periódico en el parque. Sin embargo, algunas cosas parecen preocupar a una parte del público, y hay quienes alguna vez apuntaron a que Keanu sufre una severa depresión.

Esto es algo que no sabemos. Lo que sí está claro es que el actor no ha tenido una vida fácil. Esta es la triste historia de Keanu Reeves. Si te lo encuentras en la calle, por favor, dale un fuerte abrazo en nombre de todos.

Antes que nada, debemos saber que es realmente introvertido

Muy contrario al resto de Hollywood, Keanu prefiere estar consigo mismo cuando no está trabajando. Shia LaBeouf, su coestrella en Constantine, habló al respecto: «No creo que interactúe mucho con otros humanos». El propio Keanu se ha expresado sobre el tema, alegando que compartir demasiados detalles personales distraería a la audiencia de su trabajo. «No me interesa mostrarle a nadie quién está detrás de la cortina», comentó.

Pero el Keanu de hoy tiene un pasado que quizá ayude a entender por qué es tan introvertido

La niñez difícil de Keanu Reeves

Cuando era un niño, el padre de Reeves abandonó a la familia, lo que causó que su madre se diera nuevos intentos amorosos en repetidas ocasiones y se mudara constantemente.

Keanu recuerda aquello como «la vida de un vagabundo», algo que no iba con él y le afectó hasta la adultez porque se sentía incapaz de asentarse hasta que cumplió 40 años. «Es un cambio para mí. Compré mi primera casa. Quería un hogar».

Su mejor amigo murió de una sobredosis

Para una persona tan solitaria, interactuar no es sencillo, así que tiene sentido que Keanu no se haya repuesto de la pérdida de River Phoenix, su amigo y también actor, quien falleció de una sobredosis a las afueras de un club nocturno. «Disfruté su compañía. Mucho. Y disfruté su mente y su espíritu. Sacamos lo mejor el uno del otro. Era un pensador original», dijo sobre él años después.

Perdió a su novia y a su hija

A finales de los 90, Reeves tuvo a Ava, una pequeñita que falleció a los ocho meses de nacida. La situación causó fricción entre Keanu y Jennifer Syme, su novia y madre de la niña, quien terminó por abandonarlo.

Poco después, fue ella quien falleció en un accidente de coche. «No es justo. Es absurdo. El duelo cambia de forma, pero nunca termina [...] Cuando la gente que amas se va, estás solo», comentó el actor al respecto.

Y luego, Hollywood pareció darle la espalda

Tras ser una de las figuras más taquilleras desde mediados de los 80 hasta mediados de los 2000, Reeves parecía ya no llamar la atención de los estudios cinematográficos. Para intentar contrarrestarlo, se dedicó a hacer películas independientes con la esperanza de volver a llamar la atención de Hollywood, y llegó a la conclusión de que ya no pertenecía allí.

«Apesta, pero así son las cosas», confesó. Sin embargo, extrañaba los mejores tiempos: «quiero continuar moviéndome, haciendo cosas y contando historias. Quiero poder hacerlo, ser actor, director y producir».

Sin embargo, en los últimos años Keanu se ha mostrado activo, y aunque no sea de los actores más requeridos en Hollywood está claro que con el éxito de la saga John Wick ha vuelto a salir a la palestra.

Keanu, eres grande y estamos contigo.

No te vayas a ir sin leer...

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Keanu ReevesVix