null: nullpx
Criticas de Cine

El test de Bechdel y el papel de las mujeres en la ficción

Publicado 15 Abr 2014 – 03:15 PM EDT | Actualizado 14 Mar 2018 – 09:48 AM EDT
Reacciona
Comparte

Katrhyn Bigelow

Si notamos que la directora Kathryn Bigelow (que se ha destacado por grandes películas en géneros tradicionalmente considerados “masculinos” como el de acción o el bélico) es la única mujer en su rubro que ha ganado un Premio Oscar –por The Hurt Locker (2009)–, que lo mismo sucede con las guionistas Ruth Prawer Jhabvala –con Howards End (1992)– y Diablo Cody – Juno (2007)–, o que otras mujeres que han ganado Oscar importantes sólo incluyen a la encargada de edición Thelma Schoonmaker (que trabajó en varias grandes películas de Martin Scorsese) y a la compositora Rachel Portman (por la música de Emma, película de 1996), no es difícil percibir un patrón que se repite y que deja en amplia minoría a las mujeres.

La mayoría de las películas y series de televisión son realizadas, creadas y producidas por hombres.

Madres, hijas y novias

Evidentemente, esto no es porque las mujeres no tengan la capacidad de hacerlo –son muchísimas las que lo demuestran o han demostrado históricamente–, sino porque, como en muchos otros ámbitos de la sociedad, no tienen un lugar completamente ganado. Así como tampoco lo tienen en la Academia, lo que se ve reflejado por doble partida en las premiaciones de los Oscar y es al mismo tiempo causa y consecuencia, un círculo vicioso que se autoalimenta y reproduce.

Esta mayoría masculina en la realización de obras de ficción tiene varias consecuencias, pero una de las más destacadas es precisamente el papel que ocupan las mujeres –y lo femenino– en las películas y series. El reflejo de ellas en la ficción.

No necesariamente por ignorancia o por malas intenciones, sino que al ser producidas desde una óptica y una sensibilidad masculina, las ficciones carecen de personajes femeninos igual de ricos, matizados y profundos que lo que lo pueden ser los masculinos, e incluyen muy frecuentemente mujeres que sólo existen en relación al hombre, sin vida propia y, mucho menos, vida interior.

Para esto existe actualmente una especie de medición, que se ha popularizado en los últimos tiempos, de la mano de una concientización de este problema. Este es el test de Bechdel

La prueba

Nombrado así en honor a la historietista estadounidense Alison Bechdel, quien en una de sus tiras cómicas, en el año 1985, delineó algunas reglas básicas a la hora de evaluar los personajes femeninos en la ficción.

En esta tira de Bechdel, un personaje femenino sostiene que sólo mira una película si cumple con los siguientes requisitos:

  1. Tiene al menos dos personajes mujeres (con nombre, no de esos que aparecen como “chica #1")...
  2. Que hablan entre ellas...
  3. Sobre cualquier cosa que no sea un hombre.

Para el test de Bechdel, entonces, basta con tomar una película cualquiera (o series, libros, videojuegos) y ver si posee más de un personaje femenino, si entre ellas mantienen una relación y si, cuando conversan, lo hacen de otra cosa que no sean hombres.

Estos requisitos se han vuelto el método estándar por el cual se mide el lugar de las mujeres en la ficción pero el tema es bastante más complejo.

Según el sitio bechdeltest.com, en 300: Rise of an Empire no se cumplen los requisitos 2 y 3 del test

Muchas veces, desde el feminismo más obtuso y mal entendido, se acusa a series y películas de machistas basándose en el test de Bechdel, obviando que tal vez el mundo ficticio que retrata es un reflejo del problema real y expone esto voluntariamente (varias críticas surgieron a series como Sons of Anarchy y, más recientemente, a True Detective, dos series en las que la misoginia inherente y la fuerte presencia del machismo forma parte misma de la problemática que se intenta plantear).

Sin embargo, si se considera el test de Bechdel globalmente, ya la falta de equilibrio en cuanto al reflejo de los distintos géneros en la ficción se hace evidente y, la creación de personajes femeninos bastante menos realistas y profundos que los masculinos, es un verdadero problema.

El sitio web bechdeltest.com, editado por los propios usuarios, posee en su base de datos 5089 películas, de las cuales 56% pasan el test completamente, es decir, cumplen con los tres requisitos. El resto, o bien no incluye personajes femeninos, si los incluye no tienen relación entre sí, o, si la tienen, no hablan de otra cosa que no sean hombres.

Reacciona
Comparte