null: nullpx
México

El hijo de Pablo Escobar no quiere que veas series de narcos y te decimos por qué

Publicado 18 Jul 2017 – 06:03 PM EDT | Actualizado 24 Mar 2018 – 05:11 AM EDT
Reacciona
Comparte

Las series y películas de narcotraficantes están de moda. ¿Te sorprende? Seguro que no. Narcos, Escobar, El cartel de los sapos, El capo, Sin tetas no hay paraíso, La Reina del Sur, Rosario Tijeras, etcétera, etcétera, etcétera.

'El Señor de los Cielos' por sí solita tiene ¡396 episodios! Suficientes como para ver drogas y balazos todos los días por un año completo y hasta de sobra.

Como tal, no es malo que existan series de narcos, a final de cuentas son una realidad latinoaméricana que debe ser expuesta por más terrible, cruda y extravagante que sea. No hay nada peor que negar que algo existe porque si te rehúsas a reconocer algo, no lo podrás combatir.

La cuestión está en que a estas producciones les está saliendo el tiro por la culata, porque en lugar de ponernos a los narcos como un problema social que debemos enfrentar, los representan como héroes. Como gente ch*ngona que, tal vez al final se murió de una manera horrible, pero que vivió con todos los lujos y con el respeto (o miedo) de todos los que le rodeaban.

Esta imagen del narcotraficante como un súper héroe en troca es especialmente peligrosa en la época actual, caracterizada por crisis tanto económicas como sociales. Por un lado tienes deudas y salarios para morirse de hambre, y por el otro una pérdida de identidad azuzada por los medios, las redes sociales, la desigualdades y la globalización.

El resultado: gente pobre que se percibe sin propósito en la vida. O sea, personas manipulables e impresionables. Y si lo que vemos a cada rato en la tele es una persona ricachona que tiene todo lo que quiere (sean objetos o personas), pues no podemos culpar a quienes aspiran a ser como esos personajes infames.

Pocas personas cuentan con un punto de vista tan cercano a la realidad de crecer con un narcotraficante como modelo a seguir como Juan Pablo Escobar Henao, el hijo de Pablo Escobar. Imagínate vivir bajo la sombra de el Rey de la cocaína, un hombre que ganaba hasta 420 millones de dólares a la semana con la venta de drogas.

El domingo pasado Juan Sebastián Marroquín Santos (el nuevo nombre legal de Juan Pablo) habló acerca de la mistificación de la figura del narco y su efecto en los jóvenes en la Feria Internacional del Libro 2017 en Guatemala.

"Se ha vendido una historia que no es real y se ha incitado, proponiéndoselo o no, a que miles de jóvenes alrededor del Planeta quieran ser Pablo Escobar", comentó Sebastián Marroquín. Esta afirmación no carece de fundamentos.

Por ejemplo: cuando salió la foto de El Chapo con Sean Penn, la camisa que utilizaba el traficante se convirtió en un artículo súper deseado de la noche a la mañana. Barabas, la marca de ropa, tuvo que "apagar" su sitio ante la altísima demanda que no logró atender. La camisa costaba 128 dólares (2 mil 391 pesos) y eso no fue un impedimento para que la gente la quisiera a toda costa.

Sebastián Marroquín declaró que su propósito ahora es demostrar las razones por las cuales él decidió no convertirse en una copia de su padre. Sebastián ahora vive en Buenos Aires, Argentina con su esposa e hija, en donde ejerce su carrera de arquitecto. También apareció en el documental de 2009 "Pecados de mi padre", en donde les pidió perdón a los hijos de las víctimas de su progenitor.

"El resultado triste y final de esas series es que le han robado los sueños a la juventud", señaló Marroquín.

¿Tú qué opinas?

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MéxicoNarcosSeries LatinasViX