null: nullpx
Anne Hathaway

El diablo viste a la moda se relaciona con otras películas de Anne Hathaway y tú ni en cuenta

Publicado 1 Jul 2020 – 04:47 PM EDT | Actualizado 1 Jul 2020 – 04:48 PM EDT
Reacciona
Comparte

El diablo viste la moda esconde algunas curiosidades de las que no sabías, como que se relaciona con algunas de las películas que hizo en sus inicios Anne Hathaway.

¿Eso no lo sabías, verdad?

El diablo viste a la moda siempre nos recuerda las mismas cosas: Nueva York, Vogue, moda, risas, novios y amigos tóxicos además de grandes actuaciones.

La película superó las expectativas desde su estreno y sin duda elevó las carreras de Anne Hathaway, Merryl Streep y Emily Blunt, quienes ahora son recordadas por sus agitados momentos en los pasillos de Runway.

Por lo tanto revisaremos 14 curiosidades sobre su éxito, su posible secuela y una adaptación musical.

¿La película antes que el libro?

El guión original de la historia comenzó producción antes de la publicación de la novela y se pensó como una parodia a la industria de la moda.

Cuando el libro se volvió un éxito al vender más de un millón de ejemplares y pasar 10 semanas en el primer lugar de los Best Sellers del New York Times, todo cambió.

El director David Frankel se unió al proyecto y modificó el enfoque hacia los sacrificios de una persona por lograr éxito en su carrera. Después de que la película fuera un éxito, el libro se tradujo a más de 40 idiomas.

Historia de la vida real

Quizá sepas que la autora del libro del que se originó la película, Lauren Weisberger se inspiró en su experiencia trabajando en Vogue para el personaje de Andrea.

Miranda es evidentemente una alusión a la editora de la famosa revista de moda, Anna Wintour, y el personaje de Emily es por la entonces asistente de Wintour, Plum Sykes, quien trabajó en la revista al mismo tiempo que Lauren.

De asistente a niñera

Por supuesto que la creadora de la historia estaría involucrada en la versión para la gran pantalla: Lauren Weisberger participó como la niñera de las gemelas en la escena del tren.

Otra gran villana

El rol de la controladora Miranda Priestly se pensó originalmente para otra gran actriz conocida por sus papeles de villana: Glenn Close.

Pero la actriz lo rechazó debido a que en aquel momento se sentía encasillada en las partes de antagonista.

Al final los productores le dieron a Mery Streep otro gran papel que la hizo brillar.

La moda es tan real como costosa

Durante toda la película vemos diferentes marcas y diseñadores como Tom Ford, Vivienne Westwood, Prada, Chanel, Dolce and Gabanna, las cuales prestaron tanto ropa como accesorios para su uso en la película.

A pesar de esta acción, la responsable de los atuendos, Patricia Field, gastó más de 1 millón de dólares, por lo que el filme se convirtió en uno de los más caros en cuestión de vestuario en la historia del cine.

Al terminar las grabaciones, todos los vestuarios se vendieron en una subasta para recaudar fondos destinados a investigación sobre el cáncer de seno.

Apariciones fabulosas

Con tantos de sus diseños y modelos desfilando en cada escena de la película, uno podría pensar que grandes figuras aprovecharían el momento para salir en pantalla.

Pero no fue así. Los genios detrás de las marcas brillaron por su ausencia, a excepción de Valentino Garavani, quien aceptó hacer una aparición después de diseñar el traje que Miranda lleva durante la cena de beneficencia.

De modelos y predicciones

En la novela, la modelo Giselle Bündchen es mencionada en un capítulo que habla sobre los conocidos de Miranda que le dieron costosos regalos de Navidad.

Para la versión cinematográfica, se le pidió a Giselle participar y ella aceptó con la condición de interpretar cualquier papel que no fuera el de una modelo.

De diablos y magos: la aparición de Harry Potter

Una de las tareas de Andrea es conseguir el último libro de J.K. Rowling para complacer a las hijas de Miranda: el infame manuscrito no publicado.

Pues se trata del último libro de la saga, Harry Potter y las reliquias de la muerte, cuya copia de utilería fue vendida en una subasta por 586 dólares (13 mil 300 pesos) que se enviaron a una organización de caridad.

El diablo y la princesa

Hay una gran relación entre los proyectos que sin duda marcaron un gran momento en la carrera de Anne Hathaway.

Tanto en El diablo viste a la moda como en El diario de la princesa y Ella está encantada, el personaje de Anne Hathaway pasa por una increíble transformación que la vuelve mucho más popular e importante.

Por otro lado, también comparten que la mejor amiga de su personaje se llama Lily: en El diario de la princesa y su secuela, era una compañera del colegio; en El diablo viste a la moda es una amiga curadora de arte.

Viviendo como el personaje

Al inicio de las grabaciones, Meryl Streep se tomó un momento con Anne Hathaway para hablar sobre los papeles y hacer la relación de los personajes lo más real posible para la pantalla.

Streep le dijo a Hathaway:

Quote: Creo que eres perfecta para el rol. Estoy muy contenta de que vayamos a trabajar juntas… Eso es lo último lindo que voy a decirte.

Y siendo la gran actriz que todos conocemos, así fue. Y es algo que Miranda Priestly (y Anna Wintour) dirían.

Las infames tallas

En diferentes momentos de la película se hace mención a la obsesión de las modelos y demás involucrados en el mundo de la moda por lograr un peso ideal para entrar en las tallas más pequeñas de la industria.

El personaje de Anne menciona que es una talla 6, que para las modelos es una talla 14. Ouch.

Debido a la agitada producción, Anne Hathaway pasó de ser una talla 6 a una 4. Eso es compromiso con el rol (y estrés).

Cambio de carrera

El éxito del filme sin duda significó un gran impacto en la trayectoria de todos los actores, pero ayudó más a ciertas personas.

Para Anne Hathaway fue un momento muy importante, ya que antes de esta película sólo había actuado en filmes infantiles (a excepción de Havoc y Secreto en la montaña).

Emily Blunt era una total desconocida, por lo que su aparición en el filme catapultó su carrera.

La historia llegará al teatro

Antes de la pandemia, los productores tenían pensado llevar la historia a Broadway en 2021 y hasta anunciaron a las protagonistas.

La ganadora del Premio Tony, Beth Leavel encarnará a Miranda Priestly y la actriz Taylor Iman Jones será la nueva Andrea ‘Andy’ Sachs.

La posible secuela

Mucho se ha especulado sobre una secuela debido al éxito de la película y la gran trayectoria de todos los involucrados.

En una entrevista Emily Blunt dijo:

«Si todos estuvieran de acuerdo, la haría. Pero casi no quiero que suceda, porque ahora que quieren hacer secuelas de todo, como que se disminuye lo especial que esa primera sigue siendo»

La verdad es que no la queremos… ¡la necesitamos!

También te puede interesar:

Reacciona
Comparte