null: nullpx
Cine y Series
Evergreen

10 momentos en los que Harry Potter demostró que era un verdadero Slytherin

Publicado 7 Jul 2020 – 12:54 PM EDT | Actualizado 7 Jul 2020 – 02:08 PM EDT
Reacciona
Comparte

Cuando Harry estaba sentado en el taburete, en medio del Gran Comedor, esperando el veredicto del Sombrero Seleccionador, su mente se concentraba en la súplica «En Slytherin no, en Slytherin no».

Nunca había tenido amigos, por lo que no quería perder a Ron, quién aseguraba que a Slytherin solo iban los magos tenebrosos.

«En Slytherin no, ¿eh? ¿Estás seguro? Podrías ser muy grande, sabes, lo tienes todo en tu cabeza y Slytherin te ayudaría en el camino hacia la grandeza. No hay dudas, ¿verdad? Bueno, si estás seguro, mejor que seas... ¡GRYFFINDOR!»

Con esa frase, el sombrero marcó el destino de Harry, pues en lugar de tener a su lado a Malfoy, Crabbe y Goyle, tuvo a Ron, Hermione y Neville. Pero, ¿el sombrero estuvo en lo correcto al enviarlo a Gryffindor?

Harry mostró un gran valor en muchas de sus aventuras y fue capaz de sacar la espada de Godric Gryffindor, pero en su segundo año el chico tuvo una crisis de identidad, debido a que mostraba características que Salazar Slytherin admiraba en un mago.

A continuación, te mostraremos las 10 veces en las que Harry mostró tener todo lo necesario para ser un Slytherin de primer nivel.

#1 Parsel

Uno de los primeros poderes extraordinarios que mostró Harry fue cuando habló con una serpiente en el zoológico, en el cumpleaños de su primo Dudley, cuando ni siquiera sabía que era un mago.

Después, Harry supo que la lengua que habló cuando se comunicó con el reptil se llama Parsel, y muy pocos magos son capaces de usarla (por cierto, ninguno de ellos respetable).

Cuando en su segundo año sus compañeros descubren que podía hablar Parsel, de inmediato sospechan que Harry es el heredero de Slytherin. El estigma que lo une con Salazar Slytherin y con Voldemort lo sigue durante años, hasta la muerte del mago tenebroso.

Si Harry hubiera sido un Slytherin, no solo los rumores habrían aumentado, sino que sería una especie de héroe para los compañeros de su casa.

#2 Engañó a Malfoy

Sí, fue por una buena causa, pero para ayudar a Dobby a escapar del yugo de sus amos, Harry engañó a Lucius Malfoy para que le regalara —sin saberlo— una prenda al elfo doméstico.

La astucia para engañar, sobre todo a personas que tienen un estatus mayor, era algo muy apreciado por Salazar Slytherin.

#3 No le importa romper reglas

Gryffindor era uno de los magos más valientes y poderosos de su época, pero era un respetuoso de las leyes mágicas y les exigía a sus alumnos hacer lo mismo, incluyendo las reglas de su propio colegio.

Harry, por el contrario, no tenía problemas en romper las reglas de la escuela, sobre todo cuando se sentía seguro con su capa de invisibilidad, la cual usó desde su primer año para entrar a la sección restringida de la biblioteca y leer acerca de Nicolas Flamel.

En parte por su valor, en parte por su ego, Harry parece creerse exento de las reglas del colegio, tal y como lo menciona Snape en varias ocasiones.

#4 Sectumsempra

Uno de los errores más tontos y peligrosos de Harry fue utilizar hechizos sin haberlos probado antes.

Cuando Harry descubrió varios embrujos en el libro de pociones del príncipe mestizo, Hermione le advirtió que no debía usarlos, un consejo muy sensato.

Sin embargo, él no le hizo caso y pensó que sólo estaba celosa porque al fin él la había superado en algo que no fuera Defensa Contra las Artes Oscuras, por lo que en un duelo contra Malfoy usó Sectumsempra, una maldición que estaba en el libro con una pequeña advertencia que decía «para enemigos».

Malfoy se llena de cortaduras y Harry lo deja sangrando en el piso. Snape llega para curar a su alumno y descubre el secreto de nuestro mago favorito.

#5 Ambición por ganar el Torneo de los Tres Magos

Al principio, Harry se preocupa únicamente por no hacer el ridículo en el Torneo de los Tres Magos, pero después de su tercera prueba su parte Slytherin comienza a aflorar.

Su deseo era vencer a Cedric, ganar la Copa y con ello la admiración de sus compañeros, en especial la de Cho Chang.

Harry demuestra que también es un Gryffindor honorable, ya que acepta compartir la gloria con su compañero, aunque después todo salió mal.

#6 Atacó a Bellatrix

Después de entrar en el Departamento de Misterios, Harry y sus amigos son emboscados por los mortifagos. Cuando todo parecía perdido, llega la Orden del Fénix y se une a la batalla.

Bellatrix asesina a Sirius, desatando la ira de Harry, quien la persigue y le lanza la maldición cruciatus, para provocarle un dolor inmenso.

Harry muestra la crueldad de Slytherin y un deseo enorme de venganza, pero no el suficiente odio.

#7 Venganza contra Snape

Harry y Severus Snape mostraron su antipatía mutua casi desde la primera vez que se vieron, pero nunca habían llegado al grado de hacerse un daño mayor.

Cuando Snape asesina a Dumbledore, Harry muestra un odio y deseo de venganza digno de cualquier Slytherin.

Incluso, en el funeral del director Harry jura vengarse de Snape, aunque poco después conoce la verdad detrás de todo.

#8 La maldición imperius

Harry usa otra maldición imperdonable cuando quiere entrar a Gringotts, para buscar un horrocrux en la bóveda de Bellatrix Lestrange.

Como buen Slytherin, justifica el uso de la maldición imperius como un acto para un bien mayor: detener a Voldemort. Harry tiene pocos problemas en manipular al duende que los guía y muestra un desconocido don para las artes oscuras.

#9 Cruciatus por segunda vez

En el séptimo libro Harry usa nuevamente la maldición cruciatus, cuando el mortifago Amycus Carrow tiene la osadía de escupir en la cara de Minerva McGonagall.

Enfurecido, Harry se quita su capa de invisibilidad y lanza la maldición sobre el mortifago (ahora sí con éxito). Esa vez lo sintió en serio y de verdad quería hacerle daño, y si bien sus intenciones podrían parecer caballerosas, es un acto de justicia Slytherin.

#10 Ambición y trampa

La ambición de Harry por la gloria se hace presente también cuando el profesor Slughorn reta a su clase a elaborar la poción de muertos en vida, y como recompensa les ofrece un pequeño frasco con felix felicis, un elixir de la buena suerte.

Harry ignora los sentimientos de su amiga Hermione y el trabajo de todos sus compañeros, y usa las instrucciones del príncipe mestizo para conseguir su objetivo.

A decir verdad, todos los personajes de Harry Potter demuestran características de más de una casa. Hermione tiene la inteligencia que Rowena Ravenclaw hubiera alabado, Neville es un fiel amigo y un chico muy noble, ideal para Hufflepuff; mientras que Snape, a pesar de todos sus errores, muestra el valor digno del mejor Gryffindor.

Todo eso demuestra que no importa a qué casa pertenezcan, son las acciones lo que definen a los magos.

Échale un ojo a esto:

Reacciona
Comparte