publicidad
Tras el escándalo de la cuenta no pagada en un restaurante, Britney regresó para enmendar su error y dejar una buena propina como disculpa de lo acontecido.

Britney Spears dejó 100 dólares de propina

Britney Spears dejó 100 dólares de propina

Tras el escándalo de la cuenta no pagada en un restaurante, Britney regresó para enmendar su error y dejar una buena propina como disculpa de lo acontecido.

Tras el escándalo de la cuenta no pagada en un restaurante, Britney regr...
Tras el escándalo de la cuenta no pagada en un restaurante, Britney regresó para enmendar su error y dejar una buena propina como disculpa de lo acontecido.

Britney Spears y su prometido, David Lucado, acapararon todo tipo de titulares esta semana tras darse a conocer que habían abandonado un conocido restaurante de Los Ángeles sin pagar la cuenta, un episodio que ellos afirman se debió únicamente a una confusión entre la artista y uno de sus empleados, quien ahora se ha encargado de solventar el asunto a través de un solidario gesto cortesía de la princesa del pop.

Como publica el portal de noticias TMZ, poco antes de poner fin a su cena romántica, Britney pidió a uno de sus guardaespaldas que se encargara de pagar los 30 dólares de su sencilla comida de dos platos, pero éste acabó olvidándose de la solicitud de su famosa jefa y todos se marcharon del establecimiento sin pagar.

publicidad

Al darse cuenta de su error y sentirse "fatal" por lo ocurrido, la estrella de la música pop no dudó en extender un cheque por 130 dólares para que le fuera entregado directamente a la camarera que les atendió, una elevada cantidad que se entendía como una sutil forma de pedir perdón y que, como no podía ser de otra forma, motivó que el citado guardaespaldas tuviera que volver a ejercer de mensajero para enmendar así su fallo anterior.

Tras quedar en paz con el mencionado restaurante, y consigo misma, la extrovertida Britney Spears podrá seguir cultivando la amorosa relación que mantiene con su actual pareja, así como continuar con la planificación de un ilusionante futuro que, probablemente, terminará en el altar y dará comienzo a los preparativos para tener su primer hijo juntos.

"Britney no puede hacer nada ahora mismo porque está sujeta a un contrato que le obliga a presentarse todas las semanas en el escenario de un casino en Las Vegas, pero al menos está aprovechando sus escasos ratos libres para organizarse de cara al futuro próximo. Está loca por David y tiene claro que se va a casar con él, aunque también le gustaría volver a ser madre", aseguró un informante a la revista Us Weekly.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad