publicidad

Aracely Arámbula al desnudo

Aracely Arámbula al desnudo

La actriz posó como Dios la trajo al mundo para el artista plástico Luis Fracchia. Los cuadros se exhiben ahora en la ciudad de México.

Aracely Arámbula al desnudo e4757d01e1474adf844dfe4413d17a9e.jpg

No fue muy difícil convencerlos

MÉXICO- La cantante Aracely Arámbula posó desnuda en 1998 para el pintor paraguayo Luis Fracchia. Pero eso no es todo. También el actor Eduardo Verástegui se dejó retratar por el mismo artista, en disfraz de Adán.

La noticia se dio a conocer en la inauguración de una exposición del trabajo de Fracchia en una galería de la ciudad de México.

"Este proyecto se inició prácticamente hace diez años, cuando Luis Fracchia me pidió que lo contacte con algunos modelos", reveló el curador de la muestra, Oscar Román, ante las cámaras del popular programa El Gordo y la Flaca.

Aunque las pinturas "en las que Eduardo y Aracely aparecen de espaldas y con las pompas apenas cubiertas " fueron exhibidas por primera vez en 1999, no se sabía en ese entonces quiénes eran los modelos.

publicidad

Hoy, finalmente, se conoce que los dueños de los cuerpazos retratados son los artistas mexicanos. Como recordarán, hace diez años Eduardo y Aracely estaban juntos y protagonizaban la exitosa telenovela Soñadoras.

Por todo ello, la prensa los tenía entonces como la pareja del momento. Sin embargo, no fue tan difícil para Fracchia convencerlos de posar para él. "Yo soy amigo de Eduardo Verástegui. Él se mostró muy entusiasmado, y lo contacté con el pintor", dijo Román. "Más tarde, [Fracchia] necesitaba una musa para esta muestra y contactó a Aracely".

Hace unos días, Verástegui fue elegido entre los 50 más bellos de la revista People en español . Por su parte, Aracely Arámbula, tras separarse recientemente de Luis Miguel, vive una nueva etapa en su vida, con regreso a la televisión y, ahora también, con cuadros al desnudo. Nos preguntamos cómo le habrá quedado el ojo al Sol de México... 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad