publicidad

Boricuas se apoderan de la Quinta Avenida

Boricuas se apoderan de la Quinta Avenida

Cientos de puertorriqueños se presenciaron la décimo octava edición del desfile puertorriqueño.        

Nueva York - El clima se confabuló hoy con la comunidad puertorriqueña para celebrar con un radiante sol, y mucha algarabía, su tradicional desfile en la Quinta Avenida de Nueva York que abarrotaron con miles de banderas y su música.

Los ritmos típicos de la bomba y plena, la salsa, sin dejar atrás el contagiosos reguetón, retumbaron en la famosa calle neoyorquina, donde además se pasearon personajes del folclor como los vejigantes y cabezudos, en medio de ensordecedores gritos de cientos de miles de puertorriqueños que vestían con los colores de su bandera.

"¡Boricuas!" y "¿Dónde están los boricuas?" gritaban a su paso los que recorrían la Quinta Avenida, ya fuera caminando o en carrozas, provocando el furor de sus compatriotas, algunos de los cuales llegaron allí desde las 07.00 hora local (11.00 GMT) para lograr el primer lugar tras las vallas colocadas por la Policía a lo largo de la ruta.

Un total de 80 carrozas, 20 más que el año pasado, y 80.000 personas participaron en el desfile, entre ellas nutridas delegaciones de municipios de Puerto Rico encabezadas por sus alcaldes, bandas y grupos de baile que viajaron desde la isla caribeña para celebrar con sus compatriotas la presencia y aportación de los boricuas en Nueva York.

El municipio de Guayanilla, al que se le rindió tributo hoy en la Gran Manzana por el 180 aniversario de su fundación, fue el primero de los pueblos de la isla en tomarse la calle neoyorquina, mientras los que observaban gritaban al ver pasar a los representantes del lugar de donde son originarios o donde nacieron sus padres.

publicidad

También desfilaron hoy puertorriqueños que se desempeñan como bomberos, en la Policía, emergencias médicas, organizaciones comunitarias, sindicatos o son empleados de la ciudad, entre otros oficios.

Uno que no dejó de gritar al paso de sus compatriotas y que desde las 7 de la mañana esperó emocionado por el inicio del desfile fue Abimael Pérez, acompañado por su esposa y otros familiares.

"Vengo tempranito a representar a mi gente boricua todos los años, desde 1994. Amo a mi gente hasta la muerte", dijo a Efe Pérez, quien portaba una bandera, cuyos colores rojo, azul y blanco inundaron hoy la Quinta Avenida.

Otro que participó del evento fue el exgobernador de Puerto Rico Luis Fortuño, quien acudió junto a su esposa, Luce, en apoyo al precandidato republicano a la alcaldía de Nueva York John Catsimatidis.

El Desfile Nacional Puertorriqueño, que cada año reúne alrededor de dos millones de puertorriqueños y otros latinos que no se pierden el evento, estuvo encabezado por la legendaria actriz, cantante y bailarina Chita Rivera como Gran Mariscal.

Tras hacer el corte de la cinta que dejó inaugurado el evento junto al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, y la directiva del desfile, Rivera, de 80 años y estrella de Broadway, recorrió el trayecto en un automóvil deportivo desde el cual saludaba orgullosa a su gente.

García Padilla, electo el pasado noviembre y que fue el orador del tradicional desayuno que precede al desfile, caminó junto al presidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico, Jaime Perelló; la presidenta de la parada, Madeline Lugo, y el actor Julián Gil, y el primer saludo fue para las autoridades eclesiásticas en la Catedral de San Patricio.

El cantante Carlos Vives, padrino internacional de las artes, fue uno de los más aclamados por el público cuando apareció en una carroza, precedido por un grupo de baile de su natal Colombia.

"Es un orgullo para mí tener el cariño de los puertorriqueños, acompañarlos en un día tan especial y hablar de Puerto Rico hasta el cansancio, de lo que me gusta y lo que los amo", dijo a Efe Vives, que hizo el recorrido mientras cantaba "Quiero casarme contigo".

Vives vivió en Puerto Rico mientras protagonizó una telenovela allí y sus hijos mayores, de 20 y 16 años, son puertorriqueños, producto de su segundo matrimonio con una boricua.

Otro que causó furor fue el reguetonero Daddy Yankee, que mostraba con orgullo la bandera de su país en una carroza seguida por la que llevaba al cantautor Draco Rosa, en su reaparición en Nueva York, donde tiene un concierto el martes, tras su lucha contra el cáncer.

"Estoy muy emocionado, celebrando que me hayan invitado. Es increíble, impresionante, apoteósico", dijo sobre el mar de puertorriqueños que se conglomeró hoy en el desfile, donde también aplaudieron a los salseros José Alberto "El canario" y Frankie Negrón, el reguetonero Tito "El Bambino", la cantante Ambar, la merenguera Milly Quezada y la exreina de belleza Dayanara Torres, que promovía el filme "200 cartas", que protagoniza junto a Lin Manuel Miranda.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad