null: nullpx
Los Angeles

El Queen Mary es una verdadera casa de terror, según último reporte

Los problemas de mantenimiento de la icónica embarcación fueron calificados como sustanciales y de riesgo para sus visitantes tras un reporte de los inspectores de la ciudad de Long Beach. De no ejecutarse las urgentes reparaciones requeridas, la casa de los laberintos del terror con sus populares leyendas de fantasmas podría cambiar de operador.
7 Oct 2019 – 5:13 PM EDT

El último "Titanic" alcanza 80 años

Loading
Cargando galería

De acuerdo con una carta de la ciudad de Long Beach al arrendatario y responsable de operar del cuidado del Queen Mary, el mantenimiento de la embarcación es decadente y riesgosa, razón por la cual le otorgan 30 días para responder con un plan de acción que asegure las reparaciones requeridas.

El documento describe que los actuales administradores han fallado en realizar las reparaciones requeridas por los inspectores de la ciudad. Entre las que destacan: fugas de aguas, cambio del sistema eléctrico, además de la actualización de equipos contra incendios dentro de la estructura.

Según el diario local Long Beach Post, Edward Pribonic ha inspeccionando al Queen Mary por más de dos décadas y en sus informes más recientes describen pasamanos rotos, alfombras unidas con cinta adhesiva, mangueras de fuego corroídas y zonas submarinas oxidadas en peligro de hundirse.

Estas condiciones levantan las alertas del popular hotel de 12 pisos, con habitaciones disponibles en los niveles 6, 7 y 8, festivales musicales, noche de cines, eventos comunitarios, así como el anual parque temático de horror Dark Harbor, atracción popular de la temporada de la noche de brujas.

Según los registros, el Queen Mary es propiedad de la ciudad de Long Beach y la empresa Urban Commons firmó un contrato de arrendamiento por 66 años para operar el activo de la ciudad.

Como parte de la negociación inicial la ciudad asignó $23 millones de dólares para reparaciones críticas requeridas tras una inspección marina en 2015, mientras que el arrendatario financiaría las reparaciones restantes por unos $289 millones de dólares.


Sin embargo, tras tres años de operaciones, Urban Commons no ha presentado, y al parecer tampoco está obligados a presentar, las reparaciones que realizaron con los fondos de la ciudad. Además la empresa duda que las reparaciones que necesita la embarcación de 83 años requiere un gasto de los 200 millones de dólares que detalló el reporte de 2015.

El Queen Mary llegó a Long Beach en 1967 y todavía atrae a más de un millón de visitantes al año. El barco es un ícono referencial de la ciudad de Long Beach.

Representantes de la ciudad aseguran que es posible que la ciudad avance con algunas de las reparaciones más urgentes con fondos de los contribuyentes y luego pedir que Urban Commons pague el financiamiento.

Más contenido de tu interés