null: nullpx
Terremotos

El gran terremoto: ¿Por qué California tiene el más alto riesgo de sismos de EEUU?

En los últimos días una serie de temblores de magnitudes mayores a 4.5 han sacudido a la zona de la Bahía. Y aunque el movimiento telúrico es común en California, muchos aún se pregunta por qué el "big one" se puede presentar en este estado.
17 Oct 2019 – 01:01 AM EDT

Varios terremotos han sacudido a la zona de la Bahía en los últimos días y aunque es un hecho común en California las razones por las cuales el gran terremoto podría presentarse en la región no radican solo en las más de 300 fallas detectadas en la zona, sino a un conjunto de factores que hacen de la región el escenario perfecto para dichos fenómenos naturales.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos ( USGS) para comprender el riesgo que enfrentan las diferentes áreas de los Estados Unidos con respecto a los terremotos es necesario saber dónde están las fallas y cómo se comportan. Sin embargo, "los científicos solo pueden conocer la existencia de una falla cuando se produce un terremoto o cuando ha dejado una marca reconocible en la superficie de la tierra". Una vez que se ha identificado una falla, el siguiente paso es determinar cómo se comporta.

En la zona oeste de Estados Unidos, se han detectado cientos de fallas que han generado terremotos reconocidos y documentados en la hisotoria moderna. La actividad volcánica y los movimientos telúricos de las placas tectónicas continentales y marítimas del océano Pacífico de la zona hacen que toda la región sea llamada "The Ring of Fire" (Anillo de fuego), un anillo caracterizado por la cantidad de volcanes activos y de terremotos en una cadena que conecta la zona oeste de todas las Americas con el este de Asia e incluso de Australia.

De acuerdo con el USGS el Sur de California, que hace parte del Anillo de Fuego, "tiene el mayor nivel de riesgo por terremotos en los Estados Unidos”. Además, existe un 9 por ciento de probabilidad de que un sismo de gran magnitud ocurra en cualquier momento debido a que el Estado Dorado se encuentra sobre las placas tectónicas de Norte América y del Pacífico, entre ellas la conocida falla de San Andrés.

La zona del sur de California “tiene más de 300 fallas capaces de producir terremotos de magnitud 6”, de acuerdo con investigaciones del USGS. Además, la alta densidad poblacional del Estado Dorado sobre dichas fallas, puede afectar a más de 20 millones de habitantes de las áreas metropolitanas de Los Ángeles y San Diego, lo cual representa “el mayor riesgo urbano en los Estados Unidos”.

Por otro lado, estudios del USGS han detectado que el área de la Bahía de San Francisco tiene la mayor densidad de fallas activas de cualquier área urbana de la nación. "La probabilidad de uno o más terremotos urbanos grandes (M6.7) en los próximos 30 años es alta, estimada en 62%".

En el área de la Bahía de San Francisco, el USGS y otras organizaciones están haciendo estudios para aumentar "el conocimiento de las diversas fuentes de terremotos. Están tratando de comprender la naturaleza tridimensional del sistema de fallas y la variación en el tamaño y el momento de los terremotos pasados". Los científicos también están investigando las fallas fuera de la región del Área de la Bahía que aumentarán la comprensión general del comportamiento de los grandes sistemas de fallas generadoras de terremotos como la Falla de San Andrés.

Expertos aseguran que "la capacidad de prepararse y mitigar los efectos de estos terremotos futuros es fundamental para mantener el tejido económico y social de la región".

A pesar de que los avances tecnológicos han permitido predecir con mayor exactitud los alcances que un terremoto podría tener, aún no es posible pronosticar cuándo un sismo de gran magnitud puede sacudir al estado. Por lo tanto el próximo “Big One” podría ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso.


En fotos: la destrucción que dejó el terremoto más mortífero del sur de California

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.