Internazionale

La fiesta española entre las ruinas del Milan e Inter de Milán

Los dos grandes de la ciudad de Milán verán a dos españoles buscar la gloria en su ciudad.
27 May 2016 – 7:44 PM EDT

Después de poco más de dos años, el estadio en el juegan el Inter de Milán y el AC Milan vuelve a vivir un torneo de Champions League, pero no por mérito de sus equipos.

Uno de los grandes declives a nivel europeo de los últimos años es el que experimenta el AC Milan. Con siete títulos, el equipo ‘rossoneri’ es la segunda institución más ganadora en la historia de la Champions League, sin embargo, hace dos ediciones del torneo que no consigue acceder a la competencia.

En muchas ocasiones el futbol es curioso. El 19 de febrero de 2014, el AC Milan recibía en San Siro al Atlético de Madrid en la fase de octavos de final, con aquel duelo, el anhelo de llegar al juego por el título que se disputaría en el Estadio Da Luz de Lisboa.

Casi 66 mil aficionados presenciaron el gol de Diego Costa en los últimos minutos del encuentro. El Atlético de Madrid ganaba como visitante y dejaba muy mal parado al AC Milan, una serie que acabó con una goleada contundente de 5-1 en el global a favor de los españoles.

Aquella noche en Milán, San Siro entonó por última vez el himno de la Champions League. El gigante italiano es presa desde aquel entonces de una serie de eventos desafortunados que lo dejaron sin brillo, no solo en Europa, sino en su propia Liga.

En estos días se habla mucho de Milán, pero no por sus equipos de futbol, sino por el estadio donde el Atlético de Madrid encaminó una de sus mayores tragedias con aquella final de 2014 frente al Real Madrid. La bandera ondeante de la UEFA solo regresa a esa ciudad por la visita de los dos equipos de Madrid y no precisamente por alguna serie de resultados positivos del AC Milan y del Inter de Milán.

El equipo rossoneri de la temporada 2015-2016 fue un desastre anticipado por la dudosa planeación que se hizo. Acabaron séptimos de la tabla sin posibilidad de acceder siquiera a la Europa League, lo que incrementa una de las mayores crisis contemporáneas del gigante europeo. El próximo año, Milán se quedará otra vez sin ser una ciudad integrante del selecto grupo de clubes que participan en la Champions League.

El Milan optó por abrir la chequera en este torneo y apostar por las contrataciones del colombiano Carlos Bacca, el brasileño Luiz Adriano y los regresos de Kevin-Prince Boateng y Mario Balotelli. Salvo el caso del atacante cafetalero, todo resultó un desastre para un club que vive entre el rumor de ceses, transformaciones y ventas.

La campaña que inició con Sinisa Mihaijlovic como una gran apuesta por parte de Silvio Berlusconi acabó con el cese del ex futbolista tras una racha de cinco partidos sin ganar, tres de ellos con derrotas consecutivas. Cristian Brocchi fue el técnico que cerró la campaña y será el encargado de realizar una importante planeación para ver al cuadro lombardo en la edición de Champions League de 2017-2018.

Pero la historia no es solo negra con el Milan, también lo es para el Internazionale. Si los rossoneri suman dos años sin jugar un partido de Champions League, los neroazzurri no entonan el himno del torneo en el Giuseppe Meazza desde hace más de cuatro años.

El último juego del Inter de Milán en la Champions fue en los octavos de final de la edición 2011-2012. Fue el 13 de marzo de 2012 cuando el Olympique de Marsella echó a los italianos en el Giuseppe Meazza pese al triunfo nerozzurri de 2-1; el global de 2-2 le dio a los franceses el acceso a cuartos de final gracias al gol de visitante marcado por Brandao en tiempo de compensación.

La situación no mejorará para el Inter de Milán. Su cuarto puesto en la temporada que recién acabó lo deja sin posibilidad de jugar la Champions League del próximo año. La Europa League es un respiro que no parece ser suficiente para una institución de prestigio que tendrá que batallar mucho para volver a la edición 2017-2018.

La fiesta en Milán será española. La ciudad seguirá sin ser negra, azzurri o rossoneri, da lo mismo, el color será blanco puro o con grandes franjas rojas. Mientras dos equipos de Madrid copan las calles de la ciudad, los dos gigantes europeos que han llenado de gloria San Siro o Giuseppe Meazza descansan con un serio declive de su historia.

El Atlético de Madrid buscará que en el mismo césped en el que hace dos años obtuvo su primera alegría de cara a la final de la Champions se alargue para así, ganar la primera'Orejona' de su historia ante su más grande rival, y la institución que más lo dominó en los últimos 20 años.

Mientras tanto, el Real Madrid buscará acabar con el fantasma que le supone jugar en Milan. En San Siro, durante 14 oportunidades, los 'merengues' nunca han podido obtener un triunfo. Para la institución de 'Chamartín', jugar en la ciudad sede de la final de la Champions League se convirtió en un suplicio que intentarán romper contra el Atlético de Madrid.

Además, hay que recordar que la peor goleada que el Real Madrid recibió en Europa durante su historia fue en Milán, particularmente en San Siro cuando encajó cinco goles sin poder marcar uno solo.

La historia está para romperse y tanto Real Madrid como Atlético acabarán por dejar atrás una historia negativa, uno con el sufrimiento que le resulta jugar en la sede de la final de la Champions League, y el otro con un título que aún no se encuentra entre sus vitrinas.


RELACIONADOS:InternazionaleMilan

Más contenido de tu interés