U-20 Copa Mundial

Real del Monte y el legado de los ingleses al fútbol en México

Los ingleses en la región de Hidalgo desarrollaron con éxito el deporte más popular del mundo en suelo mexicano.
4 Jun 2017 – 7:41 AM EDT

Allá por 1902 se instauró oficialmente el fútbol en México. La potestad del deporte más popular del mundo en tierras aztecas se debate entre dos regiones: la de Orizaba, Veracruz, y en Real del Monte, Hidalgo.

Los datos son imprecisos e incompletos para determinar un ganador del que, simbólicamente, representa otro duelo del primer gran clásico mundial entre Inglaterra y Escocia, pues los primeros sembraron el fútbol en Hidalgo y los segundos en Veracruz. Curiosamente, ambas zonas son montañosas, con cielos normalmente cerrados y brumosos, como si la altitud fuera un requisito para desarrollar el balompié en México.

Si bien Orizaba ganó el primer torneo de fútbol organizado en aquel país, lo cierto es que en la región de Hidalgo es donde se desarrolló con más éxito este deporte, no sin muchos años de sufrimiento, pero hoy por hoy, los Tuzos del Pachuca son referencia de la Liga MX. La capital hidalguense se ubica a escasos 15 minutos en coche de Real del Monte y fue donde realmente se asentó el fútbol en la zona.

En Real del Monte aún se respira la presencia de aquellos mineros ingleses que tenían ese extraño juego de patear una pelota con los pies en sus ratos libres, entre turno y turno, mientras respiraban el aire fresco y recibían la luz del sol antes de entrar a las oscuras y malolientes grutas para extraer los metales.

Del lugar donde se presume existió la primera cancha de fútbol en México, sólo queda una placa. Ahí hay un estacionamiento de camiones de transporte público. En ese lugar, los mineros recreaban aquellos partidos de su natal Cornwall, la región de donde provenían, en el extremo suroccidental de la isla de la Gran Bretaña.

Sus restos descansan en el panteón inglés, un sitio que puede parecer por igual lúgubre y fascinante, confundido con la bruma de la montaña, que incluso en la apariencia de las tumbas se da fe de las diferencias económica que había entre ellos.

Lo que queda del legado de aquella época ahí es sólo el recuerdo. Se fueron los ingleses, su cancha y, si acaso, quedan los pastes, ese sencillo alimento tanto en preparación como en traslado para no desfallecer en el duro trabajo de las minas. Fue en Pachuca donde el fútbol se expandió en la región. El Pachuca Athletic Club participó en aquel primer campeonato amateur de 1902, en el que jugaron cinco equipos y se coronó el Orizaba, el primer campeón mexicano.

Más contenido de tu interés