Seattle Seahawks

Ricardo Lockette está agradecido por otra oportunidad después de su lesión

El ex receptor de los Seahawks relató la situación más dificil de su vida, cuando se lesionó en el campo y por la cual se retiró del fútbol americano.
5 Jul 2016 – 6:16 PM EDT

Los días de juego de Ricardo Lockette terminaron, pero su camino lejos de la NFL no ha atenuado el aterrador momento de la temporada pasada.

El ex receptor de los Seattle Seahawks fue forzado al retiro en mayo debido a una lesión en el cuello que sufrió en el juego que perdieron ante los Dallas Cowboys.

Lockette estaba en su cobertura cuando fue lesionado en un violento bloqueo del safety de Dallas Jeff Heathduring en el juego que Seattle ganó en la Semana 8. Lockette estuvo tendido en el campo por varios minutos antes de ser llevado al hospital más cercano, donde entró inmediatamente a cirugía ya que tenía un ligamento del cuello dañado.


Lockette escribió acerca de lo que recordaba de ese gran choque en un artículo publicado en The Players' Tribune:

Fue como si hubiera sido un accidente de auto. Todo fue muy rápido, y entonces todo se volvió lento”, escribió Lockette. “Hiba corriendo para cubrir la patada de despeje ante Dallas la temporada pasada, como lo había hecho muchas veces antes. Empujé a mi bloqueador. Me volví hacia mi izquierda. Vi un jersey blanco.

Un choque de auto.

Choqué contra el suelo, y escuché el sonido que nunca quieres oir. Cuando se tiene un encuentro con la muerte, la gente dice que siempre ve una luz. Bueno, yo no vi una luz. Escuché un ruido. Tú sabes del ruido que estoy hablando .como cuando eres un niño, aburrido en una fiesta familiar, y recorres tu dedo alrededor de la parte de arriba de la copa de vino de tu tía. Un zumbido lejano.

Fue horrible. No podía escuchar a la multitud, no podía escuchar a mis compañeros. Ahí fue cuando supe que algo estaba mal.

Estaba pensando, O.K., levántate. Sólo levántate.

Pero no pude levantarme. Todo mi cuerpo estaba entumecido. No podía mover mis brazos. No podía mover mi cabeza. No podía hablar.

Todo lo que podía mover eran mis ojos, y pensé:

¿Estoy muerto?

¿Estoy paralizado?

¿Qué está pasando?

¿Estoy a punto de morir?

Por favor, que alguien me ayude.

Lockette pasó a describir la ayuda que recibió del personal médico en el campo, que hicieron “todo perfecto para proteger mi vida”, y la amabilidad hacia mi familia por mis compañeros, fans y los Seahawks, que “se prolongó por semanas”.

Cuando se retiró en mayo, Lockette entregó un mensaje apasionado y sincero. Por lo que le recomendamos leer todo el artículo.


RELACIONADOS:Seattle Seahawks

Más contenido de tu interés