publicidad
Los campamentos de entrenamiento son fundamentales para el éxito en una temporada (AP-NFL).

Training camp para principiantes: Hora de que los equipos regresen a las bases

Training camp para principiantes: Hora de que los equipos regresen a las bases

Gil Brandt y sus 50 años de experiencia echan un vistazo a las prioridades de los equipos durante los campamentos de entrenamiento.

Los campamentos de entrenamiento son fundamentales para el éxito en una...
Los campamentos de entrenamiento son fundamentales para el éxito en una temporada (AP-NFL).

Por Gil Brandt

El campamento de entrenamiento es un parte de la temporada que conozco bien. Tom Landry también me recordaba que él y yo pasamos alrededor de dos años y medio de nuestras vidas en campamentos de entrenamiento a lo largo de nuestro paso por los Dallas Cowboys. Las cosas han cambiado mucho desde los sesenta, pero hay cosas que se mantienen iguales.

Una diferencia clave es que muchos equipos hoy en día llevan a cabo el campamento en la sede de sus instalaciones de entrenamiento de la temporada regular o cerca de ellas. Podría parecer extraño que los equipos hicieran sus campamentos en pueblos chicos, especialmente cuando consideras que los equipos de hoy en día tienen impresionantes y costosas instalaciones de prácticas en las que hacer su trabajo. No teníamos instalaciones así en los sesenta. De hecho los equipos en rara ocasión tenían sus oficinas y sus campos de entrenamiento en el mismo lugar. Desde luego, la mayoría de los equipos no necesitaba de mucho espacio para sus oficinas puesto que los cuerpos de entrenadores estaban limitados a cuatro empleados de medio tiempo.

publicidad

Los equipos también solían viajar regularmente a partidos de temporada que, en un intento por aumentar la popularidad de la liga, se llevaban a cabo en ciudades tan pequeñas y lejanas como North Platte, Nebraska y Bangor, Maine. En realidad cubríamos todas las esquinas del país.

Ahora que la popularidad de la liga ha crecido, las instalaciones se han vuelto más atractivas y los equipos viajan menos. Pero aún hay ciertas cosas en las que todos los equipos tienen que concentrarse durante esta importante época del año, cosas que son tan importantes ahora como lo eran hace 50 años. He aquí cinco metas clave para los equipos durante el receso de temporada.

1) Desarrollar talento.

El campamento de entrenamiento presenta una gran oportunidad para ayudar a llevar a jóvenes y prometedores jugadores a lo largo del arranque de sus carreras. Normalmente se pide a los entrenadores de posición que ayuden a desarrollar a un jugador de una universidad chica que podría no tener mucha experiencia. Los entrenadores buscan a alguien como Jermon Bushrod, Víctor Cruz, Ramses Barden o Breno Giacomini; un jugador con potencial de convertirse en un colaborador importante su se le entrena adecuadamente. Personalmente, yo vi como Rayfield Wright, a quien los Cowboys seleccionaron procedente de Fort Valley State, se convirtió en un tackle ofensivo digno del Salón de la Fama. Uno necesita a jugadores que estén dispuestos a hacer mucho trabajo extra, tanto en el campo como en el salón de clases, y a un entrenado o dos que puedan reconocer lo que ese jugador puede ser en dos o tres años.

2) Evaluar talento.

Evaluar el talento, tarea que va de la mano con desarrollar talento, es crucial para un equipo que quiere ser exitoso.

De cara al campamento, un personal de entrenadores sabrá ya lo rápido y fuerte que es cada jugador gracias a los entrenamientos del receso de temporada. Ahora es momento de averiguar quien destaca en cosas como correr sus rutas (para receptores), reconocimiento de jugadas (para apoyadores y alas defensivas) y desempeñarse bajo presión (para pateadores). ¿Quién puede contribuir? Más aún, ¿quién puede ayudar en equipos especiales? Este puede ser el factor clave al ensamblar el roster final. Por ejemplo, un equipo puede intentar cambiar a su cuarto mejor receptor mientras busca una manera de quedarse al quinto o sexto mejor, simplemente porque se destacan en equipos especiales.

Ah, y una cosa más: Hay que intentar no cortar a nadie que pueda regresar y derrotarte con otro equipo.

3) Desarrollar nuevos esquemas.

Este juego es muy sofisticado. Mucha gente no tiene idea pero puede ser tan complicado y complejo como Wall Street, excepto porque en lugar de dinero, se juega con un ovoide.

Durante el receso de temporada, los entrenadores ofensivos y defensivos evalúan cualquier cosa que el equipo haya hecho el año anterior. Después de eso intentan generar nuevas ideas para ayudar al equipo a mejorar, algunas de las cuales se implementan o entrenan durante la pretemporada. Uno podría, por ejemplo, intentar presionar con dos jugadores o alinear de pie a un liniero. Algunas ideas que lucen muy bien en el pizarrón a veces no funcionan en los entrenamientos.

publicidad

Esta también es la época del año en la que te preparas para rivales específicos que sabes que tendrás que derrotar para tener un año exitoso. Por ejemplo, antes de la temporada 1975, el coach Landry hizo que los Cowboys entrenaran algunos cambios defensivos destinados exclusivamente para los Los Angeles Rams, un equipo que sabíamos que tendríamos que derrotar para pasar. Y así fue, el plan se puso en juego durante los playoffs y Dallas ganó 37 a 7.

4) Trabajar en acondicionamiento y trabajo de equipo.

En los sesenta la mayoría de los jugadores tenía trabajos en el receso de temporada; no había actividades organizadas de equipo o minicampamentos. El campamento de entrenamiento era un gran lugar para poner a los jugadores en la condición necesaria para jugar. Los muchachos trabajaban por ejemplo en ejercicio de técnica, en correr hacia atrás, en liberarse de bloqueos, muchas cosas que se cubren en la primavera en estos días. Muchos equipos tenían al menos 15 días de dos entrenamientos al día, con prácticas en la mañana de 10 am a 1:30 am y de nuevo en la tarde de 3 pm a 5:45 pm. Los equipos también llevaban a cabo sus reuniones de jugadores cinco noches por semana. Esto continuaba incluso cuando arrancaban los partidos de pretemporada. Los jugadores veteranos, por cierto, recibían alrededor de $50 por cada partido de pretemporada. El resto era gratis.

publicidad

Los jugadores de estos días están en buena condición, pero eso es completamente diferente de estar listo para jugar. El acondicionamiento del futbol americano es una parte muy importante del campamento de entrenamiento, en donde los jugadores pueden trabajar con sus protecciones, a diferencia de en las actividades organizadas de equipo. Los equipos suelen incorporar muchas carreras en sus ejercicios.

Construir química de equipo es otro aspecto importante del campamento de entrenamiento. Antes de la era de los grandes salarios, los jugadores salían en grupos a hacer algo como jugar bolos o tomar una cerveza. Los novatos tenían que pararse en sus sillas y cantar durante la comida o la cena; luego, la semana antes del tercer partido de pretemporada, los novatos tenían que organizar un espectáculo en el que se burlaban de entrenadores, jugadores y directivos. Este tipo de camaradería no es fácil de conseguir en estos días; los entrenadores tienen que esforzarse un poco más para crear esa sensación de cercanía.

Por ejemplo, en 2010 vi a Todd Haley, quien entrenaba a los Kansas City Chiefs en ese momento, sorprender a sus jugadores al hacerlos abordar una serie de camiones una mañana sin decirles a dónde iban (el destino resultó ser una película). La parte importantes es que en el camino los jugadores estaban forzados por la selección de asientos a sentarse cerca de otros y conocerse. Esto sucedió un puñado de veces ese año y los Chiefs mejoraron de 4-12 a 10-6.

publicidad

5) Mantener la salud.

Las lesiones son probablemente las mayores influencias en el record de ganados y perdidos de un equipo. Los coaches, desde luego, quieren que los jugadores lesionados regresen lo antes posible, pero es importante apoyarse del conocimiento del personal médico. Esto también es cierto cuando se trata de decidir la duración y la intensidad de los entrenamientos.

El ex entrenador de los San Francisco 49ers Bill Walsh era muy bueno para preservar la salud de sus jugadores. Muchos de sus entrenamientos eran sin protecciones y cortos y sus equipos siempre tenían excelentes marcas y eran capaces de jugar bien en la parte posterior de la temporada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad