publicidad
Los quarterbacks de la generación 2012 enfrentarán importantes desafíos en su segundo año (AP-NFL).

Los más grandes desafíos que enfrentan los quarterbacks de segundo año en 2013

Los más grandes desafíos que enfrentan los quarterbacks de segundo año en 2013

Todo mundo está emocionado con el posible avance de los mariscales de la generación 2012 pero he aquí los desafíos más grandes que enfrentarán.

Los quarterbacks de la generación 2012 enfrentarán importantes desafíos...
Los quarterbacks de la generación 2012 enfrentarán importantes desafíos en su segundo año (AP-NFL).

La generación 2012 de quarterbacks fue la historia más fascinante de la temporada pasada. Ahora llegó el momento del segundo acto.

El viaje que Andrew Luck, Robert Griffin IIII, Russell Wilson y Ryan Tannehill emprenderán será un tema dominante en esta temporada.

Existe la idea de que todos los quarterbacks de segundo año darán un gran paso hacia adelante este año, pero la historia de la NFL indica que eso es poco probable (como nos puede recordar Cam Newton). Hemos hablado mucho de los increíbles atributos de cada uno de los jugadores. ¿Pero cuáles serán los desafíos más importantes que enfrenta cada uno?

Andrew Luck, Indianapolis Colts

Luck superó una línea ofensiva terrible el año pasado al completar una serie de lanzamientos de bajo porcentaje que pocos mariscales siquiera intentarían. Pero esos pases de alto riesgo crearon muchas entregas de balón. El gerente general de los Indianapolis Colts Ryan Grigson intentó atacar el problema en el receso de temporada al firmar al tackle derecho Gosder Cherilus y al Guardia Donald Thomas, pero ambos jugadores son apuestas arriesgadas. Luck tendrá la misión de cargar con este equipo, especialmente con su línea.

publicidad

Robert Griffin III, Washington Redskins

El más grande obstáculo para RG3 es casi tan obvio que no se necesita mencionarlo. Su desgarre de ligamento anterior cruzado le robó todo un receso de temporada en entrenamiento y podría remover algo de su explosividad como corredor al principio de la temporada. Estaremos más interesados en ver la precisión y la habilidad de Griffin de quedarse en el bolsillo.

Cuando Tom Brady regresó de su lesión de ligamento anterior cruzado, el famoso valor en el bolsillo y la precisión que caracterizan a Brady se vieron amenazados. Griffin recibió mucha atención en la temporada pasada por sus grandes jugadas, pero fue su excelencia para “colocar el balón” lo que destacó más que cualquier cosa. Griffin colocó el balón exactamente en donde tenía que ir a la altura de cualquier quarterback de la NFL. Será difícil repetir esa actuación luego de su lesión y sin un receso de temporada.

Russell Wilson, Seattle Seahawks

Los Seahawks ayudaron cuidadosamente a Wilson a avanzar en la temporada pasada. En diciembre, él se convirtió en el punto focal de una de las mejores ofensivas de la NFL. Wilson tendrá aún más responsabilidades este año, pero tendrá que preocuparse por las dudas de su grupo de receptores. Percy Harvin se perderá hasta cuatro meses por su lesión de cadera. Sidney Rice está en Suiza para recibir un tratamiento de rodilla.

Wilson debería de ser muy bueno sin importar quiénes sean sus receptores titulares. Pero Harvin y Rice no son un dúo particularmente confiable. Es una combinación extrema; puede ser muy buena, o salir muy mal.

Ryan Tannehill, Miami Dolphins

Tannehill es quien más áreas tiene para mejorar del grupo. Si bien muestra todo lo que uno querría ver de un joven mariscal franquicia, Tannehill fue demasiado inconsistente. En muchas ocasiones falló pases rutinarios, lo que rara vez le pasó a los quarterbacks antes mencionados.

Los Dolphins añadieron a Mike Wallace para esta temporada pero los reportes tempranos de su química con Tannehill no ha sido excelente. Los Dolphins tienen poca profundidad en su grupo de receptores y tienen una línea ofensiva peor que la del año pasado. El potencial de Lamar Miller es interesante, pero el grupo de corredores no ha sido probado. Aún si Tannehill mejora, necesitará más ayuda de sus compañeros.

El equipo entero tendrá que superar la presión de las altas expectativas, especialmente si la fuerte inversión realizada por el equipo en el receso de temporada no se convierte en triunfos tempranos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad